ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
“Democrático” (nem tanto): os interesses de Elon Musk vão muito além que os próprios negócios

“Democrático” (pero no mucho): los intereses de Elon Musk van mucho más allá del negocio

De todos modos, no cabe duda de que las cuestiones económicas o de otro tipo no son los principales aspectos relacionados con el interés por la compra de Twitter -y la complejidad del tema nos lleva a inferir que Elon Musk parece querer ser el poseedor de más poder en el pesado juego del imperialismo, al controlar uno de los amplificadores de opinión más importantes del mundo”.

por ricardo guerra para PLR y sakerlatam.es

Los satélites Starlink son usados por la infraestructura militar de las Fuerzas Armadas de Ucrania, que pone fin a la inocencia (comprada por ingenuos y desprevenidos analistas de todos los matices) de que los intereses detrás del ambicioso proyecto del magnate Elon Musk garantizaría el acceso a Internet en cualquier parte del mundo (con seguridad e independencia del sistema) para cualquier persona:

Por otra parte, ahora con el anuncio de la compra de Twitter, las motivaciones detrás de los intereses “altruistas”, “democráticos” e incluso comerciales del multimillonario están revelando relaciones entrelazadas y articulaciones con las maniobras del imperialismo, orientadas a impactar directamente en la devenir de la política y la economía en distintos países, así como en la configuración geopolítica del Planeta.

No es de extrañar la euforia con la que representantes de la derecha y la extrema derecha de todo el mundo recibieron la noticia de la adquisición de la red social por parte de Musk. La cuestión detrás de los “ambiciosos proyectos” que lideró esconde, de hecho, una confluencia de intereses relacionados con el control y mantenimiento del poder del gran capital en el Planeta:

  • Cuyo objetivo es hacer que los más ricos y poderosos sigan gobernando y dictaminando en la forma de pensar, actuar y vivir de las personas;
  • Y que los privilegios de unos pocos estén garantizados por la sangre y el sudor de todos los demás.

El golpe de Estado financiado por el propio Elon Musk en Bolivia, contra la concesión del litio a Alemania:

  • Se desarrolló, en gran medida, a partir de la organización de grupos fascistas y sectores de la burocracia de las fuerzas armadas locales (de manera similar a lo que sucedió en Ucrania);
  • Y no nos deja dudas sobre los objetivos y métodos más profundos utilizados por la llamada élite financiera mundial para garantizar sus intereses y poder.

Por tanto, no son solo los negocios, y mucho menos la “democratización del acceso a Internet” o la “preocupación por la libertad de expresión” los que motivan los movimientos perpetrados por Musk:

  • En primer lugar, son obras ambientadas en la cumbre del capitalismo mundial para garantizar su proyecto de dominación y perpetuación del poder;
  • Movimientos que también incluyen una disputa por el espacio interno y la afirmación en esta cumbre, que involucra a Musk, Deep State/Apple/Google y Trump y su nueva red (Truth Social).

Así, ante las declaraciones públicas de Musk sobre priorizar la “libre expresión” en Twitter, la gran prensa burguesa emprendió una fuerte campaña en el sentido de mantener todo como está, al fin y al cabo, la máxima de que “en el equipo que va ganando no se hacen cambios” también se puede aplicar en el juego en el que se involucran (¿o no?) los grandes capitalistas:

  • En el actual contexto de guerra, es muy posible que las diversas redes sociales estadounidenses estén “disciplinadas” bajo el esfuerzo bélico general del imperialismo;
  • Esto llevó a Musk a enfrentar presiones, por ejemplo, de Apple y Google -que trabajan directamente con los servicios de inteligencia de los EE.UU. y amenazaron con eliminar Twitter de sus plataformas Apple Store y Google Play;
  • También está el tema relacionado con el reparto del mercado de las redes sociales con la nueva red social impulsada por Donald Trump, que ya está experimentando un fuerte flujo de crecimiento.

Finalmente, no hay duda de que las cuestiones económicas o de outra orden no son los principales aspectos relacionados al interés en la compra de Twitter – y la complejidad del tema nos lleva a inferir que Elon Musk parece querer ser el poseedor de más poder en el pesado juego del imperialismo, al controlar uno de los amplificadores de opinión más importantes del mundo.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

1 comentario en «“Democrático” (pero no mucho): los intereses de Elon Musk van mucho más allá del negocio»

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana