ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
José Martí: Revolucionario de la Libertad

José Martí: Revolucionario de la Libertad

En la esencia revolucionaria de un líder, llamado a protagonizar los grandes cambios que le hagan justicia al ser humano, es normal encontrar reunidas varias condiciones y cualidades que lo eleven a categorías supremas.

Escrito por: Hugo Flores Del Carpio.
Perú, 20 de mayo de 2022.

¡LUCHAR PARA VENCER!

La Habana, Cuba, 28 de enero 1853.
Dos Ríos, Cuba, 19 de mayo 1895.

En la esencia revolucionaria de un líder, llamado a protagonizar los grandes cambios que le hagan justicia al ser humano, es normal encontrar reunidas varias condiciones y cualidades que lo eleven a categorías supremas. En la naturaleza humana de José Julián Martí Pérez, coincidieron muchas virtudes, cualidades y áreas de preparación. fue muchas cosas a la vez… ensayista, periodista, abogado, filósofo, político de esencia patriota, independentista y revolucionaria.

Pero, sobre todo, José Martí fue:
Revolucionario de la libertad.
Pensador de la independencia.
Maestro de las mentes libres.
Líder transformador.
Ejemplo de lucha persistente.
Eterno guía del pueblo cubano.
Y poeta de la vida.

Guerra de los Diez Años (1868-1878).

José Martí, siendo todavía adolescente comenzó a vivir los rigores de la política. A los 16 años, el 21 de octubre de 1869, es llevado injustamente a prisión por una carta dirigida a uno de sus compañeros de colegio que se había incorporado como voluntario en el ejército español que luchaba contra los independentistas. Es acusado de traición y sentenciado a 6 años de prisión. Finalmente termina siendo deportado a España, donde cursa estudios universitarios en Derecho Civil y Filosofía y Letras, realiza actividades periodísticas y se va adentrando en la política.

La Guerra Chiquita (1879-1880).

Terminada oficialmente la Guerra de los Diez años, el 10 de febrero de 1878 con el Pacto del Zanjón y el triunfo español, los brotes de independencia continuaban. José Martí regresa a Cuba y se inserta en la lucha conspirativa por la independencia y es nombrado sub delegado en Cuba del Comité Revolucionario Cubano establecido en Nueva York. Un nuevo levantamiento ocurrido entre el 24 y 26 de agosto da comienzo a Guerra Chiquita. Al mes siguiente, Martí es detenido y sufre su segunda deportación a España.

Su labor por la independencia de su Isla no se detiene y el pueblo cubano ya lo reconoce como uno de sus grandes líderes. José Martí va madurando políticamente y también va madurando la guerra definitiva que daría la independencia de Cuba del dominio español.

Partido Revolucionario Cubano.

Lejos de Cuba, Martí mantiene sus ideales de independencia, le pone más énfasis a sus actividades periodísticas y la importancia política y cultural de su nombre va creciendo en el continente americano. En 1881, estando en Venezuela, es expulsado del país a consecuencia de un artículo que escribió sobre el intelectual venezolano Cecilio Acosta fallecido en Caracas el 8 de julio de 1881.

Luego de un cuidadoso y detallado trabajo político de organización, el 10 de abril de 1892, los nuevos esfuerzos de José Martí por la independencia de Cuba dan un salto cualitativo. En esa fecha es proclamada la fundación del Partido Revolucionario Cubano (PRC). Básicamente, el PRC se declara Independentista, Latinoamericanista, Antiimperialista, Antirracista y Democrático, llegando a convertirse, en la práctica, en un partido de masas.

Guerra de Independencia.

Con el PRC como sostén principal se fue tejiendo la guerra definitiva que culminaría con la independencia del dominio español. El 24 de febrero de 1895 fue la fecha elegida para iniciar el histórico episodio final. El levantamiento se dio de manera simultánea en más de 30 localidades cubanas y es conocido como Grito de Baire y culminaría el 12 de agosto de 1898 con el triunfo del pueblo cubano.

Su tránsito a la eternidad.

A la Guerra de Independencia de Cuba, José Martí la llamó La Guerra Necesaria. Organizó todo su proceso y fue parte activa desde el inicio de levantamiento, pero no pudo estar presente en el momento del triunfo. Es durante el desarrollo de la guerra que fallece el 19 de mayo de 1895, alcanzado por las balas enemigas.

Martí poeta.

José Martí también fue uno de los poetas más destacados de la poesía hispanoamericana y uno de los iniciadores del Modernismo, movimiento literario que transcurrió entre los años 1880 y 1917, principalmente en el campo de la poesía. También pertenecieron a este movimiento, intelectuales de la talla de Rubén Darío, José Santos Chocano, Julián del Casal, Francisco Gavidia, por mencionar solo algunos.

José Martí dijo: “Si no luchas, ten al menos de decencia de respetar a quienes sí lo hacen”.

¡Luchar para vencer!

Poema: Yo soy un hombre sincero.
José Martí.

José Martí, un periodista total – La Jiribilla

Yo soy un hombre sincero
de donde crece la palma.
Y antes de morirme quiero
echar mis versos del alma.

Yo vengo de todas partes,
y hacia todas partes voy:
Arte soy entre las artes.
En los montes, monte soy.

Yo sé los nombres extraños
de las yerbas y las flores,
y de mortales engaños,
y de sublimes dolores.

Yo he visto en la noche oscura
llover sobre mi cabeza
los rayos de lumbre pura
de la divina belleza.

Alas nacer vi en los hombros
de las mujeres hermosas:
Y salir de los escombros
volando las mariposas.

He visto vivir a un hombre
con el puñal al costado,
sin decir jamás el nombre
de aquella que lo ha matado.

Rápida, como un reflejo,
dos veces vi el alma, dos:
Cuando murió el pobre viejo,
cuando ella me dijo adiós.

Temblé una vez… en la reja,
a la entrada de la viña…
cuando la bárbara abeja
picó en la frente a mi niña.

Gocé una vez, de tal suerte
que gocé cual nunca: cuando
la sentencia de mi muerte
leyó el alcaide llorando.

Oigo un suspiro, a través
de las tierras y la mar.
Y no es un suspiro… es
que mi hijo va a despertar.

Si dicen que del joyero
tome la joya mejor,
tomo a un amigo sincero
y pongo a un lado el amor.

Yo he visto al águila herida
volar al azul sereno,
y morir en su guarida
la víbora del veneno.

Yo sé bien que cuando el mundo cede, lívido, al descanso,
sobre el silencio profundo
murmura el arroyo manso.

Yo he puesto la mano osada,
de horror y júbilo yerta,
sobre la estrella apagada
que cayó frente a mi puerta.

Oculto en mi pecho bravo
la pena que me lo hiere:
El hijo de un pueblo esclavo
vive por él, calla y muere.

Todo es hermoso y constante,
todo es música y razón.
Y todo, como el diamante,
antes que luz es carbón.

Yo sé que al necio se entierra
con gran lujo y con gran llanto,
y que no hay fruta en la tierra
como la del camposanto.

Callo, y entiendo, y me quito
la pompa del rimador:
Cuelgo de un árbol marchito
mi muceta de doctor.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana