ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Estados Unidos ¿Casi pleno empleo o desempleo real del 40%?

Estados Unidos ¿Casi pleno empleo o desempleo real del 40%?

De acuerdo con los últimos datos del BLS (Oficina de Estadísticas del Trabajo), el desempleo oficial en los Estados Unidos se encontraría debajo de los 4% de los trabajadores.

Habiendo pasado la “pandemia” el sistema norteamericano habría sido capaz de agregar entre 150 mil y 400 mil nuevos empleos todos los meses.

Eses números parecen un verdadero milagro considerando la profundidad de la mayor crisis capitalista de todos los tiempos.

Pero volvamos a los números del propio BLS. Más de 100 millones de trabajadores norteamericanos no tienen un empleo formal y 20% de las familias (casi 20 millones de ellas) no tienen ningún miembro empleado.

Las manipulaciones estadísticas fueron transformadas en verdadera burla después del gobierno de Ronald Reagan. Casi 100 millones de trabajadores son excluidos de la fuerza de trabajo, lo que representa un aumento de 30 millones en relación al año 2000.

El porcentaje de la población en edad de trabajar habría caído del 64,6% en el año 2000, para menos del 58%. Simplemente usando este número tenemos que el desempleo real es de por lo menos el 40%.

Es evidente que las supuestas centenas de miles de nuevos empleos que supuestamente son adicionados no pasan de una farsa.

Preguntas básicas sobre la farsa de las estadísticas

¿Cuántos empleos de tiempo integral han sido adicionados desde el 2008?

¿Por qué si la situación es tan buena, casi 50 millones de personas dependen de la ayuda del gobierno para comer?

¿Por qué más de 60 millones de norteamericanos sobreviven de la ayuda gubernamental para vivir?

¿Por qué más de 10 millones de trabajadores de tiempo parcial son considerados como empleados siendo que quieren un trabajo de período integral, pero no lo encuentran? El BLS considera como trabajadores de período parcial aquellos que trabajaban 40 horas semanales y tuvieron su jornada (y salario) reducidos para menos de 34 horas, y que suman cinco millones de trabajadores.

¿Por qué los jóvenes que nunca trabajaron no entran en las estadísticas? Solo estos demandarían la creación de 150 mil nuevos empleos por mes.

¿Por qué los presos, que suman más de 3,5 millones, no son considerados desempleados? Las prisiones en los Estados Unidos son considerados un negocio privado.

¿Por qué no son considerados como trabajadores aquellos que son obligados a trabajar en el mercado informal por falta de alternativas?

¿Y los trabajadores que son obligados a pasar a retiro de manera compulsoria?

La crisis capitalista y la escalada de la explotación

La crisis capitalista ha llevado a acelerar los procesos de subcontrataciones y a la migración de las unidades productivas adonde el costo de la mano de obra es más barato, como los países asiáticos y México.

En este período, principalmente a partir del 2019, la economía capitalista mundial entró en importante recesión y ahora enfrenta el aumento descontrolado de la inflación.

El llamado sweat work, el trabajo por producción y sin derechos legales, ha crecido a las alturas y es lo que predomina.

El sueño de la burguesía es disminuir el costo de la mano de obra al nivel de los trabajadores del Estado de Mississipi, que reciben por lo menos 50% menos que el promedio nacional.

Es justamente la acelerada agudización de la crisis capitalista el motor de la revolución.

Las crecientes dificultades para realizar las ganancias o para la reproducción ampliada del capital son apenas dos de sus principales contradicciones que tienen en la base la contradicción principal: el carácter crecientemente socializado de la producción capitalista que se choca con la apropiación privada por un puñado de explotadores.

Para el próximo período está puesto el enfrentamiento entre la burguesía, y los trabajadores y todos los oprimidos.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana