ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
CINE POLÍTICO: BLOODY SUNDAY (DOMINGO SANGRIENTO)

CINE POLÍTICO: BLOODY SUNDAY (DOMINGO SANGRIENTO)

Cine Político sobre los trágicos sucesos ocurridos en Londonderry el domingo 30 de enero de 1972, en Irlanda del Norte. La película narra la historia del acontecimiento, pero para entender lo que allí sucedió es necesario recapitular algunos puntos centrales de ese momento histórico.

PRODUCCIÓN:  Irlanda – 2002

DURACIÓN: 107 min.

ACTORES: Allan Gildea, Bryan Watts, Carmel McCallion, Christopher Villiers, David Clayton Rogers, David Pearse, Declan Duddy, Deirdre Irvine, Edel Frazer, Gerard Crossan, Gerard McSorley, Gerry Hammond, Gerry Newton, James Hewitt, James Nesbitt, Jason Stammers, Joanne Lindsay, Johnny O’Donnell, Ken Williams, Mary Moulds, Mike Edwards, Nicholas Farrell, Rhidian Bridge, Sean O’Kane, Simon Mann, Thomas McEleney, Tim Pigott-Smith

GUIONISTAS: Paul Greengrass

DIRECTORES:  Paul Greengrass 

Productor Ejecutivo: Jim Sheridan

Cine Político sobre los trágicos sucesos ocurridos en Londonderry el domingo 30 de enero de 1972, en Irlanda del Norte. La película narra la historia del acontecimiento, pero para entender lo que allí sucedió es necesario recapitular algunos puntos centrales de ese momento histórico.

Un breve contexto histórico:

El 7 de diciembre de 1688, las tropas del rey católico Jacob II de Inglaterra se posicionaron frente a las murallas de Londonderry pues estas habían jurado lealtad al príncipe protestante  holandés Guillermo de Orange durante la “Revolución Gloriosa”. 

Es así que la ciudad permaneció bajo ataque durante 105 días, entre artillería, balaceras, enfermedades y hambruna, pero siempre al grito de “No Surrender” (No hay rendición), lo que terminó convirtiéndose en una de las frases de los “unionistas” irlandeses. 

En este momento, el Imperio Inglés cumplía un papel “progresista” (conquistaba, explotaba y dominaba sus colonias,pero llevaba llevaba un cierto desarrollo a la mayoría de estas) en comparación con los imperios decadentes de la epoca principalmente el Imperio Español. 

En la lucha por la independencia de Irlanda hubieron importantes rebeliones, por ejemplo la de 1798 que fue derrotada por las tropas inglesas dejando un gran número de muertos y mucha destrucción. 

En 1916, tres organizaciones revolucionarias Irlandesas se agruparon en una estructura conocida como IRB (Hermandad Republicana Irlandesa) que también fue derrotada. Los ingleses declararon la Ley Marcial e inclusive fusilaron algunos destacados dirigentes irlandeses de la época; el más conocido fue James Connolly, que era también un importante dirigente socialista. 

Para enfrentar el creciente aumento de la represión, en 1919, fue fundado el IRA (Ejército Republicano Irlandés), como sucesor de los Voluntarios Irlandeses que había sido fundado en 1913.

Entre esa época y 1970, hubieron varios ascensos y reflujos. En 1969, el IRA y su brazo político el Sinn Féin estaban divididos en varias facciones. 

Después del “Bloody Sunday” que fue el 30 de enero de 1972, el IRA creció exponencialmente como un movimiento político de masas; la gran mayoría del pueblo Irlandés pasó a verlo como el instrumento principal de lucha contra la brutalidad del Imperialismo Inglés. 

En Free Derry Corner, el anuncio decía: “Estás entrando en Derry libre”.

Bloddy Sunday, ¿Que nos dice la película? 

La película muestra la brutal represión del Ejército Inglés contra una manifestación pacífica realizada en la ciudad de Londonberry, el domingo 30 de enero de 1972, dirigida por activistas de los derechos civiles. 

Los manifestantes protestaban contra un decreto del Gobierno británico que autorizaba la prisión preventiva, llamado “internment”, que consistía en encarcelar SIN JUICIO a cualquier irlandés sospechoso de pertenecer al IRA. 

En la película destaca el personaje de  Ivan Cooper, un parlamentario pacifista que líderaba el movimiento por los derechos civiles y compartía la política de Martin Luther King de lograr un cambio a través de actos pacíficos. Hasta el propio Cooper cambiará en gran medida su opinión luego de la masacre.

Se destaca la participación de soldados del Regimiento de Paracaidistas en la represión, los cuales nunca antes habían sido accionados para reprimir manifestantes civiles. 

La masacre dejó un saldo de 13 personas asesinadas y 14 heridas, de las cuales una murió posteriormente. Existen estimaciones de que fueron en realidad alrededor de 300 heridos en total. La investigación realizada por el gobierno Inglés concluyó que la actuación del Ejército contra los manifestantes desarmados que eran alrededor de 10.000, había sido no sólo justificada, sino que en defensa propia. 

Hugh Gilmore (tercero desde la izquierda) recibe un disparo en el transcurso del “Domingo Sangriento”.

La brutalidad inglesa contó con apoyo de las altas esferas del gobierno Inglés, a tal punto que los oficiales del Ejército responsables por lal masacre fueron condecorados por la reina de Inglaterra. 

Ante la represión, el IRA aumenta sus filas, pues ese fue el camino que el propio Ejército Britanico les colocó como única forma de luchar y reivindicar. 

En respuesta a la desproporcionada represión, durante los siguientes días existieron grandes jornadas de huelgas en el Úlster, no se acudió a los colegios, y la Embajada de Inglaterra fue quemada. 

A su vez se convocó una nueva manifestación para el domingo siguiente, la cual transcurrió en silencio, pero los diputados irlandeses que acudieron fueron detenidos. 

Quedó cada vez más claro que la brutalidad del Imperialismo Inglés sólo podría ser contenida y derrotada por medio de todos los métodos de lucha, desde las manifestaciones pacíficas hasta la lucha armada. La política inglesa enconó aún más la situación y provocó un escenario inusual: que las dos facciones del IRA, hasta entonces irreconciliables, decidieron limar sus asperezas y trabajar conjuntamente para vengar a los muertos.

Este proceso dejó como base la transformación del IRA en una organización política revolucionaria de masas a partir de ese momento.

Elementos técnicos y estéticos:

La película contiene un estilo hiperrealista que traslada al espectador a los propios pasos de los protagonistas y la brutalidad de ese particular domingo en Irlanda del Norte.

La sensación se construye  a partir de la forma en la que se graba la película, donde tomas con mucho zoom, primeros planos de los personajes, poca estabilidad de la cámara y un uso magistral de la cámara en mano en movimiento, genera la sensación de cercanía y de participaçión en los acontecimientos; rompe en alguna medida con la separación del espectador y la película. 

La escenografía y las actuaciones nos trasladan de forma magistral al ambiente político-social de 1972. 

Greengrass realiza un trabajo sutil con cada uno de los 4 principales personajes que presenta, mostrando los conflictos internos y la relación de estos con todo un entorno político que rige su accionar y comportamiento. 

Logra indignar, revolver el estómago y conmover desde el comienzo al final de la misma, haciendo que su duración no se sienta en absoluto. 

En el 2002, apenas tres años después de los Acuerdos de Paz, Domingo sangriento ganó el Oso de Oro en la Berlinale y el premio a la mejor película en el Festival de Sundance.

Reflexiones para hoy: 

  1. Las formas de represión siguen siendo muy similares: El monopolio de la violencia y la represión sigue estando en manos del Estado Burgués. Las formas de actuación de la represión siguen siendo muy similares.  Estos preparan y organizan la represión urbana en acciones de guerra contra el pueblo. Incentivan la violencia para tener una fundamentación de su abismal represión y así instaurar la “teoría de los dos demonios”.

Conectado con el punto anterior, se ha visto en diversas reflexiones en torno a lo sucedido ese domingo de 1972, que la culpa habría sido de “cuatro jóvenes irresponsables y violentos” que incitaron a los soldados a disparar. Pero lo que en verdad procura dejar en claro la película – que vale aclarar es muy pertinente e igualmente realizado en nuestros días-  es que los soldados ya estaban preparados para reprimir y justificar su accionar; estaban preparados para atacar y encarcelar al mayor número posible de civiles. Lo que luego se refleja por ejemplo en los largos montajes realizados para justificar su brutal represión. 

  1. El enemigo principal, es decir, la burguesía imperialista, siempre ha visto a los pueblos y a los trabajadores como los enemigos mortales de sus privilegios y su dominación. Por esto, es que despliega de forma creciente la represión sobre los pueblos, pues sabe de lo que estos son capaces en un gran ascenso de masas; todo el sistema burgués podría colapsar y se enfrentaría a grandes revoluciones. Es por esto, que se toman muy en serio la lucha de clases. Nosotros, como organizaciones revolucionarias, debemos organizarnos seriamente y tomar la organización de la lucha de los trabajadores y los pueblos como el único camino posible para la liberación de la explotación y la opresión.
  2. Existen diversas tácticas para combatir al sistema burgués, como acciones pacíficas, actuación en las instituciones burguesas, como los parlamentos, la lucha sindical, la lucha armada, etc. El arte de la dirección revolucionaria es el uso de cada uno de los métodos en su momento adecuado para poder golpear al sistema desde todos los frentes, nunca confundiendo táctica con estrategia. 
  3. La unión en la lucha, y por la base, es la única forma de conquistar victorias importantes. Este sistema por años ha quebrantado a la clase obrera y los pueblos oprimiéndolos, dividiéndolos; es nuestro papel fundamental en este momento apelar a la unificación en pro de banderas de luchas concretas y sentidas por las masas, como por ejemplo, el NO pago  a la deuda pública y externa, Fuera el Imperialismo de América Latina, Refundación de Carabineros y todas las policías militarizadas, salarios dignos, etc.

Memoria, Verdad y Justicia:

Las víctimas. Fila de arriba (der a izq): Patrick Doherty, Gerald Donaghey, John Duddy, Hugh Gilmour, Michael Kelly, Michael McDaid y Kevin McElhinney. Fila de abajo: Bernard McGuigan, Gerard McKinney, William McKinney, William Nash, James Wray y John Young.

Patrick Joseph”Paddy” Doherty de 31 años, fue baleado en la espalda cuando buscaba refugio de la tempestad de balas que llovían sobre los manifestantes. ,Doherty fue sujeto de una serie de fotografías, tanto antes como después de su muerte, llevadas a cabo por el fotógrafo francés Gilles Peress. Aunque el testimonio de un soldado le señalaba como portador de un arma con la que pudo haber disparado contra las tropas británicas, el informe Widgery reconoció posteriormente que en las fotografías se le podía ver desarmado, resultando negativas las pruebas forenses buscando residuos de haber utilizado un arma de fuego.

Gerald Donaghy, de 16 años, fue herido de un balazo en el estómago mientras corría a buscar refugio. Murió poco después. Glenfada Park y Abbey Park. Fue llevado a una casa vecina, donde le examinó un doctor. Allí le vaciaron los bolsillos con objeto de identificarlo. Una fotografía posterior de la policía mostraba el cadáver de Donaghy con varias bombas de clavos en los bolsillos. Ni los que le registraron en la casa ni el oficial médico que certificó su muerte poco después declararon haber visto ninguna bomba. Donaghy era miembro del Fianna-Éireann, un movimiento juvenil conectado con el IRA.

John “Jackie” Duddy de 17 años, fue alcanzado por un disparo en el hombro en el aparcamiento de Rossville Park. La bala le atravesó saliendo por la parte izquierda del pecho. Cuatro testigos declararon que le abatieron mientras corría desarmado huyendo de los disparos. Tres de ellos afirmaron haber visto a un soldado apuntar deliberadamente hacia él.

Hugh Gilmore de 17 años, fue abatido cuando corría hacia los pisos Rossville huyendo de los disparos. Tenía heridas de bala en la parte derecha y la parte izquierda del pecho, además de en el brazo derecho. Probablemente estas heridas se las causaron dos balas.

Bernard “Barney” McGuigan  de 41 años, había estado escondido en la esquina de los pisos Rossville, salió agitando un pañuelo blanco para avisar de sus intenciones, tratando de llegar hasta Patrick Doherty, que yacía moribundo. En su camino recibió un disparo en la cabeza.

Michael Kelly, que también tenía 17 años, murió de un balazo en el estómago en una barricada vecina al complejo conocido como “Pisos de Rossville”.

Michael McDaid, de veinte años, fue herido de bala en la cara cuando se alejaba de los paracaidistas británicos. La bala que lo mató entró por la mejilla izquierda y salió por la parte superior derecha de la espalda, lo que sugiere un disparo preciso, hecho desde lo alto, desde las posiciones que ocupaban las tropas británicas, en las murallas de la ciudad.

Kevin McElhinney, que tenía diecisiete años, lo mataron por la espalda, mientras se arrastraba y buscaba refugio. La bala entró por el glúteo izquierdo y salió por la parte izquierda del pecho.

Bernard McGuigan, de cuarenta y un años, que había logrado refugiarse en la esquina de los “Pisos Rossville”, salió a la calle con un pañuelo blanco en la mano y trató de llegar hasta Doherty. Doherty recibió un balazo en la cabeza. Murieron los dos.

Gerald McKinney, de treinta y cuatro años, corría detrás de Donaghy y, cuando lo vio caer ensangrentado, se detuvo, se dio vuelta y gritó a las tropas británicas: “¡No disparen! ¡No disparen!”. En ese momento recibió un balazo en el pecho y murió casi enseguida. 

William Noel Nash, de diecinueve años, corrió en ayuda de uno de los heridos y murió de un balazo en el pecho, en plena calle.

James Joseph Wray, de veintidós años fue herido en la espalda y pidió ayuda desesperado porque, gritó, no podía mover las piernas: fue rematado por disparos hechos a corta distancia. Uno de los testigos de su muerte, un sacerdote de apellido O’Keefe, dijo que el chico no estaba armado.

John Pius Young, también de diecisiete años, murió de un balazo en la cabeza junto a una barricada. 

John Johnston, de 59 años, que recibió un balazo en la pierna y murió cuatro meses y medio más tarde: Johnston ni siquiera participaba de la marcha, iba de camino a la casa de un amigo cuando quedó en medio del tiroteo.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana