ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
¿Qué entendí? “Salario, precio y ganancia” Karl Marx

¿Qué entendí? “Salario, precio y ganancia” Karl Marx

¿Qué es el salario?

Es el precio de la mano de obra en el mercado de trabajo. Es definido por el mercado y la correlación de fuerzas entre el patrón y el empleado.

Ejemplo: una determinada fuerza de trabajo vale 1000 dólares, pero hay una alta oferta de trabajadores que pueden realizar este trabajo. Esto significa que el precio ofrecido por el comprador de este servicio, el patrón, puede ser menos que 1000, pues hay una alta oferta por parte de los trabajadores que pueden realizar este servicio (lo que pasa con los abogados no apadrinados, por ejemplo).

Ahora digamos que los trabajadores que realizan este trabajo x, “de la nada”, dejan de trabajar o producir el producto, y no hay nada ni nadie que pueda hacer con que vuelvan al trabajo hasta que sus exigencias sean cumplidas. Entonces en este caso el salario podría aumentar y llegar a más de 1000 dólares.

Por otro lado, también es válido decir, en relación al primer ejemplo, que si hay mucho trabajo y poca gente cualificada para este trabajo, en este caso el salario tiende a ser más alto.

¿Qué es el valor-trabajo?

El valor del trabajo no es lo mismo que el salario. El salario, como fue descrito, depende de las leyes del mercado, como la oferta y la demanda y la correlación de fuerzas entre el patrón y el empleado.

El valor del trabajo es el valor real que cada producto posee y no necesariamente el precio que este producto tendrá en el mercado. El valor del trabajo es determinado por el conjunto de valores de la fuerza de trabajo. Por ejemplo, en una fábrica de sillas, a cada parte que los trabajadores trabajen para armar la silla le será adicionado el valor correspondiente de la fuerza de trabajo.

Entonces, ¿lo qué los trabajadores tienen que saber?

1:¿cuánto un trabajador recibe por el valor del trabajo?

La respuesta es…nada. El valor del trabajo es determinado cuando el trabajo está hecho, y un trabajador no recibe por el valor del trabajo, ni siquiera los capitalistas. Éstos reciben por el precio del producto, lo que está vinculado a la oferta y demanda; ya el trabajador debería recibir por su fuerza de trabajo.

2: ¿Cómo es medido el valor de la fuerza de trabajo?

El valor de la fuerza de trabajo es determinado por la cantidad de horas invertidas para la realización del trabajo. (cantidad de horas en que se demora normalmente para hacer el trabajo; si un trabajador holgazanea para aumentar el valor, eso en términos promedios no es considerado).

3: ¿Cuál es el valor de la fuerza de trabajo?

El valor de la fuerza de trabajo, por las reglas del sistema burgués, es lo mínimo necesario para que los trabajadores puedan vivir, reproducirse y no extinguirse. O sea, el valor de la fuerza de trabajo es determinado en cada país por el valor de los artículos de primera necesidad o por la cantidad de trabajo necesario para su producción.

Por ejemplo, hoy en día, los trabajadores son obligados a vender su fuerza laboral por aproximadamente ocho horas diarias. Sin embargo hay estudios que comprueban que con poquísimas horas de trabajo diarias, ya consiguen cubrir lo que vale su trabajo. ¿Y qué pasa con las horas restantes? Se las apropia el capitalista.

¿Por qué ésto sucede?

En el sistema capitalista, en el cual vivimos hoy en día, no hay forma de sobrevivir sin dinero. Para obtenerlo, los burgueses, dueños de los medios de producción, venden las mercancías producidas por los trabajadores. Los trabajadores, a su vez, como no son dueños de lo que producen, venden lo único que poseen, su fuerza de trabajo.

Entonces, justamente porque el trabajo es una mercancía, los capitalistas van a tratarlo como tal. Es decir, un capitalista no paga por un instrumento de trabajo por lo que este instrumento puede darle de lucro, le paga su costo y su mantenimiento. Sólo los seres humanos generan valor; las máquinas son amortizadas y deben ser descontadas en los libros contables hasta su descomisionamiento, de acuerdo con la legislación.

En el mundo de los negocios, si los capitalistas hacen una inversión, ellos van a querer obtener ganancias, como una de las principales leyes del capital. Entonces, cuando un capitalista compra la fuerza de trabajo, él gana el derecho de explotar al máximo su producto, del mismo modo que se apropia del uso de las demás mercancías.

La fuerza de trabajo es la única mercancía que produce valor.

¿Qué es el precio de las mercancías?

Mercancías son artículos que no son utilizados para consumo propio y que satisfacen una necesidad social, y que al mismo tiempo son producidas para ser vendidas en el mercado. Los precios de las mercancías se regulan por el precio del trabajo social, es decir, los valores de una mercancía son correspondientes a las cantidades o sumas de trabajo socialmente necesario invertido en ellas.

Para calcular el valor de cambio de una mercancía, tenemos que añadir a la cantidad de trabajo socialmente necesario invertido en ella, la cantidad de trabajo socialmente necesario contenido en las materias primas con que se elabora la mercancía final y el trabajo incorporado a las herramientas, maquinarias, edificios y empleados en la producción de dicha mercancía. Además es necesario ajustar el precio al valor del mercado, o sea, ajustarlo en relación a la oferta y la demanda.

¿Cómo el trabajador se ve obligado a luchar?
PLATAFORMA DE LUCHA PLR – AL

En el sistema capitalista, los precios del producto, las monedas de cada país, la economía en sí pasa por fluctuaciones. Esto significa que la economía de los países vá bien y después vá mal, a pesar de que hoy en día vá de mal a peor, pues no hay como superar la crisis de 2008 sin una gran guerra. En estas fluctuaciones los precios de los artículos de primera necesidad también van a fluctuar, para arriba o para abajo de sus respectivos valores.

Si el valor de trabajo y el salario de los trabajadores es reducido, significa que ni siquiera el mínimo para sobrevivir están recibiendo.

Por lo tanto, el trabajador se ve obligado a luchar, por una necesidad básica, sobrevivir.

La cuestión es que el valor del trabajo es forzosamente dictado por el ciclo del sistema. Los capitalistas siempre irán a forzar a que los salarios sean lo más bajos posibles, inclusive por causa de la tendencia al aumento de la composición orgánica del capital (tendencia a la reducción del uso de la mano de obra).

Es una cuestión casi natural que el trabajador, ya que es obligado a seguir estas reglas, se movilice por sus necesidades.

Lo que ocurre hoy en día es que por más que los trabajadores quieran y lo intenten por las vías democráticas (acuerdos con el patrón, elegir a un reformista en las elecciones), el sistema capitalista está en creciente crisis, la más aguda de todos los tiempos. Eso significa que ningún gobierno o jefe en el mundo, alcanza a mantener lo mínimo, pues todas las grandes empresas se encuentran en una situación cada vez más difícil para obtener ganancias a partir de la producción.

Las grandes empresas hoy en día consiguen funcionar como capitalismo de estado, solo se mantienen con vida debido a que los gobiernos les están repasando trillones de dólares para ellas (incluir datos), estan inventando pandemias (articulo de los pajaros) y yendo a guerras casi nucleares (incluir articulo).

Las empresas capitalistas o están despidiendo una cantidad gigantesca de trabajadores, están quebrando y las empresas estatales están siendo privatizadas, incluso con el apoyo de partidos de “izquierda” oficiales.

Hoy en día, el sistema capitalista está en una crisis insolucionable y no puede conceder ni siquiera el mínimo.

La única salida para la crisis actual es o mantener el sistema e irse a una guerra en gran escala, o repartir el exceso de producción mundial e imponer una economía planificada.

La segunda opción es inviable para la burguesía, pues esto significaría la muerte del capitalismo, pero es la única opción viable para los trabajadores, los pueblos oprimidos, los que no quieren ser carne de cañón, tomen el poder y revolucionen la producción y el sistema social actual.

Los trabajadores recibirían además del mínimo el valor real de su trabajo, la economía atendería las necesidades de la población lo que solucionaría el problema del hambre, de la vivienda, de la salud, etc. ya que el enfoque sería una economía planificada y no las ganancias capitalistas.

¿Cómo se desarrolla la lucha por el poder político?
Programa de PLR-AL

Los trabajadores son lo que son. Ellos se movilizan por sus necesidades; rara vez se movilizaran por su conciencia, pues si así fuera serían revolucionarios. Pero su conciencia puede evolucionar para la conciencia revolucionaria, cuando la situación es revolucionaria, lo que implica en la lucha por el poder político.

Las luchas de los trabajadores en general empiezan por la búsqueda de soluciones a problemas concretos, en el local de trabajo o vivienda. Esa lucha concreta puede evolucionar para luchas más amplias, para huelgas por ramas de trabajo por ejemplo (todos los mineros, o los petroleros, o los trabajadores del sector eléctrico, o los del sector alimenticio, etc.). Esas luchas pueden evolucionar y transformarse en luchas más amplias que incluyan a varios sectores, lo que puede dar lugar a la formación de consejos de trabajadores.

Toda lucha contra el Estado burgués, que es el resúmen de la sociedad burguesa, es una lucha política. El Estado burgués es la principal herramienta y representante del poder de la burguesía. 

Las huelgas de las empresas públicas tienen la posibilidad de transformarse rápidamente en lucha política, contra el estado.

Los trabajadores en el proceso de evolución hasta la lucha política, que implica en la derrota de la burguesía, van perdiendo la confianza en las instituciones burguesas. Por ejemplo intentan una solución con el patrón y no lo logran. Lo intentan con los sindicatos y éstos están cooptados por agentes de los patrones y del estado. Los trabajadores por ejemplo, entran en huelga y la justicia se los impide o la policía los golpea. Después viene el ejército y la represión aumenta aún más. Y en este proceso los trabajadores van dándose cuenta que la única solución es que ellos asuman el control de la producción para lo cual se ven obligados a luchar por el poder político.

Dos conclusiones principales. Los trabajadores luchan por sus necesidades y contra los efectos de sus males en primer lugar. El papel de los revolucionarios es el de guiar a los trabajadores en dirección a la lucha política direccionando su rabia y su descontento a las causas del problema, el régimen burgués.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana