ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Margaret Thatcher, del ascenso a la bancarrota del “neoliberalismo”

Margaret Thatcher, del ascenso a la bancarrota del “neoliberalismo”

Margaret Thatcher fue primera ministra de Gran Bretaña entre 1979 y 1990, por el Partido Conservador, los tories.

En 1959, fue elegida diputada por el distrito de Finchley (que se encuentra en el norte de Londres) y como Subsecretaria de Estado para las Pensiones en el gobierno de Harold McMillan (1957-1963).

Hasta 1970, con los conservadores en la oposición, ocupó diversos cargos en el partido. Con la victoria del conservador Edward Heath en 1970, Thatcher asumió el cargo de ministra de Educación y Ciencia. Como ministra trató de recortar la inversión, incluso la leche de la merienda escolar, pero la oposición de la población fue enorme.

El embargo petrolero de los países árabes y el crecimiento del movimiento obrero, que exigía aumentos salariales debido a la creciente inflación, llevó al Partido Conservador a perder las elecciones generales para el Partido Laborista en febrero de 1974. Heath terminó sufriendo un enorme desgaste y Thatcher llegó a competir por el liderazgo de los conservadores, con propuestas más a la derecha, y terminó victoriosa.

Thatcher aumentó el acercamiento con el IEA (Instituto de Asuntos Económicos), apoyado por los grandes especuladores, bajo la influencia de Friedrich von Hayek, el mentor del papa del neoliberalismo, Milton Friedman. Ella tomó la vanguardia del movimiento ideológico contra el llamado estado de bienestar.

¿Cuál fue el significado de la subida de Margareth Thatcher al gobierno británico?

Lea también

Una breve historia de como ser mujer, no define tu pensamiento político. 

La victoria de Margaret Thatcher, junto con la victoria de Ronald Reagan en los EE.UU., representó el ascenso del  ala de derecha al poder tras el fracaso de los sectores de la izquierda del imperialismo, los “socialdemócratas”, para contener la crisis.

El demócrata Jimmy Carter en los Estados Unidos y el laborista James Callaghan en Gran Bretaña no pudieron contener la inflación galopante y el desempleo que roían la economía desde finales de 1960, con un pico tras el colapso del capitalismo de 1974, la denominada crisis del petróleo.

El mundo se movía hacia la depresión económica y la hiperinflación; exactamente la misma situación que vive en capitalismo hoy en día, ya en su mayor crisis de toda su historia.

Una nueva ola revolucionaria se había abierto, llegando a un punto culminante con la revolución iraní en 1979, la revolución polaca que ocurrió en 1980 y el ascenso de la revolución en América Latina, especialmente en América Central, y en África y Asia.

Las políticas keynesianas basadas en el gasto público obsceno, centrado principalmente en la industria de las armas y los programas sociales, no habían podido sostenerse. La enorme deuda y el déficit público acentuaron la caída de las ganancias de las multinacionales. Era necesaria una nueva política y el denominado “neoliberalismo” tomaría ese lugar.

En 1974, von Hayek había declarado: “El mundo por fin comenzó a moverse en la dirección correcta”. Ese mismo año, recibió el Premio Nobel de Economía, lo que mostró la dirección que el imperialismo quería imponer en el período siguiente.

Los llamados “neoliberales” afirmaron que la solución para contener las presiones inflacionarias era la desregulación de la economía.

El Departamento de Economía de la Universidad de Chicago era financiado directamente con dinero de Wall Street.

En 1976, Milton Friedman fue nombrado como un “gran economista” y recibió el Premio Nobel de Economía. A partir de ahí, empezó a influir en las políticas de los gobiernos más reaccionarios de las últimas décadas, como las sangrientas dictaduras sudamericanas militares, la primer ministra de Gran Bretaña Margaret Thatcher, del presidente Ronald Reagan a George Bush Jr en los Estados Unidos, el gobierno de China en 1980 y en la imposición del “neoliberalismo” en el mundo bajo la bota del imperialismo, principalmente del imperialismo norteamericano.

Margaret Thatcher y la caída del keynesianismo

Lea También

¿Cómo y por qué manipulan las estadísticas del PBI?

El presidente demócrata Jimmy Carter, predecesor de Ronald Reagan, nombró el “neoliberal” Paul Vaulcker como presidente de la Reserva Federal al final de su mandato. En agosto de 1979, la economía de los Estados Unidos estaba en recesión, el desempleo y la inflación eran galopante y las tasas de interés ascendían al 21%.

Thatcher tomó algunas medidas destinadas a desmantelar el llamado “estado de bienestar” en Gran Bretaña y trató de hacerle frente, sin éxito, al sindicato de los mineros del carbón, que en 1974 había provocado grandes apagones debido al corte en el suministro de combustible para las centrales térmicas, lo que llevó a la caída del primer ministro, Ted Heath.

En Gran Bretaña, Margaret Thatcher había ganado las elecciones de 1979, debido a la parálisis económica creciente y la incapacidad del Partido Laborista para contener la crisis.

La oposición de las masas llevó al aumento de la oposición interna en el Partido Conservador y en el propio gobierno.

En 1981, estallaron disturbios en varias ciudades de Gran Bretaña. El nivel de aprobación del gobierno cayó a niveles récord, cercanos al 20%.

Si bien la recesión siguió subiendo, el gobierno continuó aumentando los impuestos sobre el empleo y el consumo. En marzo de 1981, 364 destacados economistas publicaron una declaración criticando la política económica del gobierno.

En 1982, la inflación había sido reducida del 18% al final de la década anterior, para el 8,6%. Pero el costo del “éxito” fue la tasa de desempleo más alta desde 1930 y la caída en la producción industrial en un 30% en cinco años.

En 1982, la inflación y el desempleo se habían duplicado y el gobierno estaba tan desgastado que la aprobación había caído a 18%, lo que daba por sentado que Thatcher sería derrotada en las próximas elecciones.

El gobierno conservador, a pesar de en la teoría, ser favorable al llamado “mercado libre”, en la práctica, mantuvo un fuerte control estatal de la economía, ya que temían el avance de la crisis.

Las ideas de von Hayek y Friedman eran difundidas por el IAE (Instituto de Asuntos Económicos), encabezado por Sir Keith Joseph. Margaret Thatcher, la futura primera ministra, fue una discípula y admiradora de Hayek.

Margaret Thatcher y el ascenso del “neoliberalismo”

Lea También

El “neoliberalismo”: una política de crisis y fracasada

El “neoliberalismo” fue muy desacreditado debido al desgaste del gobierno que quedó paralizado en el intento de frenar el ascenso revolucionario.

La correlación de fuerzas se invirtió a favor del grupo dirigido por Margareth Thatcher con la victoria británica en la Guerra de las Malvinas en 1982.

Mientras que la dictadura militar argentina se derrumbó, el índice de aprobación de Thatcher subió para 59% y terminó ganando las elecciones del año siguiente.

Reelecta en 1982, el segundo gobierno de Thatcher se convirtió en el primer gobierno en el mundo que impuso la política del se llamaría en adelante como “neoliberalismo”, en una situación política que avanzaba para convertirse rápidamente en una situación revolucionaria en escala mundial, como continuidad y efecto de la agudización de la crisis económica capitalista de la década de 1970 y de la derrota del imperialismo norteamericano en Vietnam.

En la base de las políticas “neoliberales” estaban el desmantelamiento de las empresas públicas y los ataques a gran escala contra las masas trabajadoras, parcialmente anestesiadas por la mejora relativa en la economía hechas posible por el aumento del consumo.

Las ganancias del sector financiero se elevaron con la política de altas tasas de interés y otros mecanismos. Sin embargo, la agudización de la crisis capitalista continuó avanzando y deteriorando la calidad de vida de los trabajadores.

En marzo de 1984, el sindicato británico más fuerte país, el de los trabajadores de las minas de carbón, se declaró en huelga. Las minas habían sido nacionalizadas en 1947 y eran subvencionadas en hasta un 70%.

El gobierno de Thatcher se enfrentó a los huelguistas con el uso intensivo de la fuerza policial, dejando cientos de heridos y deteniendo a miles de trabajadores; se mantuvo firme y logró derrotar a la huelga después de un año de lucha, sin haber concedido nada y a un costo estimado de £ 1,5 mil millones para la economía del Reino Unido.

Hasta 1992, 97 minas de carbón fueron cerradas alegando falta de rentabilidad y, en 1994, las 53 minas restantes fueron privatizadas, aunque la mayoría eran rentables.

Decenas de miles de puestos de trabajo se perdieron y las comunidades vinculadas a los mineros fueron devastadas.

Del mismo modo, el movimiento de independencia de Irlanda del Norte fue contenido por la fuerza.

A partir de este momento, las políticas “neoliberales” corrían sueltas.

La fabricación de productos en el mercado asiático, especialmente en China, ayudaron a controlar la inflación y el desempleo, y a contener el movimiento obrero, pues plantas industriales enteras eran movidas para China donde los salarios de los obreros eran irrisorios.

La producción industrial se redujo a la tercera parte de lo que había sido, para representar poco más del 10% del PIB.

La economía se concentró en la especulación financiera y en el consumo, promovida por medio del crédito posibilitado a través de los fondos públicos transferidos a los bancos.

En 1987, Thatcher ganó las elecciones de nuevo, aunque esta vez lo logró, por un margen mucho menor.

Hasta 1988, fue privatizada la empresa del gas, las telecomunicaciones, el control de los aeropuertos, la industria del acero, la British Airways y la British Petroleum.

El reflujo del movimiento sindical británico era tan grande que sólo comenzó a recuperarse en los últimos años.

En los Estados Unidos, la administración Reagan también había logrado detener el avance del movimiento obrero. En 1981, derrotó a la huelga de los controladores aéreos tras despedir 11.400 trabajadores de una única vez.

El primer sector que se liberalizó en los Estados Unidos fue el de la aviación. Con la implementación de las reformas “neoliberales” en gran escala en 1982, la inflación fue controlada.

Después de la consolidación del “neoliberalismo” como política oficial en los EE.UU. y Gran Bretaña, el imperialismo avanzó en la aplicación de la misma política en una escala global.

La decadencia y bancarrota del “neoliberalismo”

Lea También

¿La crisis capitalista es cíclica o permanente?

Desde la imposición de las políticas neoliberales en gran escala en el Reino Unido y en los Estados Unidos, el imperialismo las impuso en todo el mundo.

El fuerte deterioro de los servicios públicos, la compresión salarial, los ataques contra el movimiento obrero y la dirección de la economía para la especulación financiera llevaron al desmantelamiento del parque industrial y condujeron a un fuerte desgaste del gobierno de Margaret Thatcher.

Las enormes transferencias de recursos públicos, detrás de la implementación de las políticas “neoliberales” en la década de 1980, fueron posibles gracias al impuesto sobre el petróleo del Mar del Norte, que alcanzaba a 90%.

Con el avance de la especulación financiera, estos recursos eran cada vez más cortos y el gobierno continuó atacando a las masas trabajadoras.

En 1989, se introdujo una nueva forma de calcular el impuesto residencial que igualó el costo sin importar el valor de la residencia, con el objetivo de favorecer a los ricos.

Los Gastos de la Comunidad (o poll tax), cuyo no pago implicaba en la imposibilidad de votar, llevó a una masiva manifestación de repudio en Londres el 31 de marzo de 1990.

La policía trató de reprimirla, bajo las órdenes directas de Margaret Thatcher, siguiendo los mismos métodos que se habían utilizado hace seis años contra los mineros. Los manifestantes se enfrentaron con la policía y el saldo fue de 113 heridos y 340 personas detenidas.

En 1990, la creciente impopularidad de Thatcher y la oposición intransigente a la entrada de Gran Bretaña en la UE (Unión Europea), llevó a la eliminación de la dirección del Partido Conservador y a la renuncia al gobierno. Era el comienzo de la caída del “neoliberalismo”.

En 1997, los conservadores perdieron las elecciones para el Partido Laborista. El gobierno laborista de Tony Blair, en la práctica, continuó aplicando las políticas conservadoras “neoliberales”. Las derrotas militares de las invasiones de Irak y Afganistán aceleraron la bancarrota del “neoliberalismo” con el colapso capitalista de 2008, que no se ha cerrado hasta hoy.

La burguesía no ha logrado desarrollar una nueva política debido al enorme parasitismo del capitalismo y, por lo tanto, se ha visto obligada a seguir aplicando políticas “neoliberales”, con consecuencias cada vez más desastrosas que revelan la decadencia historia del sistema capitalista y la inevitabilidad del socialismo.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana