ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
¿“Multilateralismo” o guerra intercapitalista?

¿“Multilateralismo” o guerra intercapitalista?

China es la principal potencia del SCO y de acuerdo con el imperialismo norteamericano, es la principal amenaza de todos los tiempos. Hasta ahora ningún cambio en el control del mercado mundial ha ocurrido por vías pacíficas.

En los días 15 y 16 de septiembre ocurrió el encuentro anual de la OCS (Organización de Cooperación de Shanghái).

Fueron firmados más de 40 acuerdos entre sus miembros.

Irán fue admitido como el noveno miembro.

La OCS representa uno de los instrumentos que los gobiernos de China y Rusia están desarrollando para oponerse a la presión del imperialismo norteamericano.

Dos de las políticas principales en su búsqueda por la expansión es el Nuevo Camino de la Seda y el Made in China 2025; ésta orientada a privilegiar la producción de alta tecnología.

El Nuevo Camino de la Seda está compuesto por una serie de inversiones en infraestructura para exportar mercancías chinas a Europa, que representan aproximadamente US$ 75 mil millones anuales.

Con la guerra en Ucrania y las sanciones contra Rusia, las rutas fueron muy afectadas. Esto implicó en el desarrollo de nuevas rutas vía Tayikistán y Kirguistán, a las cuales, antes de la guerra, Rusia se oponía.

La participación de India como miembro, y de Pakistán y Turquía como observadores muestra la composición heterogénea y contradictoria de la SCO.

Pakistán y la India se encuentran en estado de guerra desde 1948, principalmente por causa de Manchuria.

India y China mantienen una situación conflictiva en el Océano Índico principalmente.

Turquía es miembro de la OTAN (Organización del Atlántico Norte).

La crisis capitalista mundial ha fomentado las tendencias centrípetas, donde pasaron a predominar las políticas del “sálvese el que pueda”.

China y Rusia solo se aproximaron después de la crisis capitalista del 2008, con el aumento de las dificultades para hacer negocios con el imperialismo que incluso aumentó la presión militar sobre ambos países.

Un nuevo bloque crece en la disputa por el mercado mundial

El Gasoducto Siberia-2 exportará enormes volúmenes de gas de Rusia a China, pasando por Mongolia, lo que disminuyó la dependencia de la exportación de gas ruso a Europa, y la aumentó en relación a China.

China es la principal potencia del SCO y de acuerdo con el imperialismo norteamericano, es la principal amenaza de todos los tiempos.

China busca proyectarse como una potencia imperialista, aumentando su control de los sectores de punta del mercado mundial, principalmente la especulación financiera, la tecnología, los sectores de punta y el mercado de armas.

El imperialismo empujó a Rusia a la guerra en Ucrania con el objetivo de debilitar el principal aliado de China que, a pesar de ser una superpotencia militar es una potencia económica de segunda categoría.

Hasta ahora ningún cambio en el control del mercado mundial ha ocurrido por vías pacíficas. Exactamente lo opuesto; siempre han ocurrido por medio de guerras sangrientas. Y es esa justamente la salida que el imperialismo busca imponernos como “salida” para su mayor crisis de todos los tiempos.

El imperialismo norteamericano no puede aceptar la pérdida del control del mercado mundial porque eso significaría transformarse en una potencia secundaria, lo que podría llevar, debido al acúmulo de contradicciones, a una revolución en los propios Estados Unidos.

Pero mientras las sanciones aumentan, los afectados se aproximan y se alejan de los negocios con el imperialismo. Eso a pesar de que lo hace como capitalistas que son, buscando los negocios y manteniendo contradicciones importantes.

La declaración de Vladimir Putin fue exactamente el factor que llevó a las guerras de Irak y de Libia, mismo que Saddam Hussein apenas querían disminuir el uso del dólar en las transacciones internacionales: “en la política y la economía mundiales tienen lugar transformaciones fundamentales y tienen un carácter irreversible” donde resaltó el aumento de las transacciones en divisas nacionales. Ésto junto con el apoyo abierto del imperialismo al gobierno de Kiev por Estados Unidos, equivale a una guerra que a cada día se vuelve más abierta.

Las declaraciones del presidente chino, Xi Jinping, fueron aún más claras en el sentido de la confrontación militar, dándole secuencia a los acontecimientos en Taiwán: “es importante no permitir los intentos de fuerzas externas de provocar revoluciones de color, al tiempo que contrarrestamos la injerencia en los asuntos internos”.

Xi Jinping dijo que China y Rusia son “potencias globales responsables” que buscan la “multilateralidad” y rechazan la “orden” arbitraria impuesta por los Estados Unidos, el “mundo unipolar”.

Xi Jinping buscó aproximarse con Turquía, llamando a desarrollar más “confianza política”, principalmente en lo que se relaciona con el Nuevo Camino de la Seda.

En la etapa superior del capitalismo, el imperialismo, una de las características principales en la disputa por el mercado mundial son las guerras contrarrevolucionarias, que andan de la mano de las revoluciones.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

1 comentario en «¿“Multilateralismo” o guerra intercapitalista?»

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana