ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Del Concilio Vaticano II al Papa Jorge Bergoglio

Del Concilio Vaticano II al Papa Jorge Bergoglio

La actual crisis del Vaticano representa una continuación de la crisis que alcanzó niveles críticos después de la Segunda Guerra Mundial a causa del apoyo a los regímenes nazi-fascistas. ¿Cuál fue el significado de la elección de Bergoglio como Papa? ¿Cómo es la crisis del Vaticano parte de la crisis del sistema capitalista?

¿Crisis religiosa o política?

El Papa Juan XXIII intentó abrir paso al ala izquierda del Vaticano, a través del Concilio Vaticano II de 1962, que se inició el 11 de octubre de 1962.

La actual crisis del Vaticano representa una continuación de la crisis que alcanzó niveles críticos después de la Segunda Guerra Mundial a causa del apoyo a los regímenes nazi-fascistas.

La derecha de la Iglesia Católica y la reacción imperialista mundial se opusieron y aumentaron los ataques en contra de la izquierda que comenzaba a estructurarse, principalmente en América Latina, en torno a la llamada Teología de la Liberación.

La extrema derecha católica siguió apoyando a las dictaduras más tenebrosas y sanguinarias, contra las que se había levantado la izquierda.

Con el ascenso del llamado “neoliberalismo”, en la segunda mitad de la década de 1980, la extrema derecha del Opus Dei fue forzada, eliminada, en los hechos, con las otras alas, y pasó a formar parte del bloque de derecha para la imposición de las políticas “neoliberales” en escala mundial.

La crisis del Vaticano es parte de la crisis del sistema capitalista y se expresa en la incapacidad del grupo ultraderechista dominante para estructurar una nueva política de salida, del mismo modo que pasa con el capitalismo mundial.

La corrupción y los vínculos con la mafia son parte de los mecanismos de supervivencia del propio Vaticano, del mismo modo que ocurre en cualquier empresa capitalista.

La crisis teológica de hecho es la expresión de la crisis política que, ante la falta de alternativas, intenta dar solución a la radicalización de la misma política reaccionaria.

La solución del Papa argentino Jorge Borgoglio a la crisis, en la práctica, no ha sido una solución y ha llevado a nuevas y más aguda crisis, principalmente con el transcurrir del recrudecimiento de la crisis capitalista que se reflejará en las ganancias de las inversiones del Vaticano, la pérdida de fieles y el rechazo a la masas contra su política reaccionaria. Eso explica también como el reaccionario Jorge Bergoglio se transformó en el “democrático” Jorge Bergoglio.

De colaborador de la Dictadura de Videla a Papa

¿Cuál fue el significado de la elección de Bergoglio como Papa? ¿Cómo es la crisis del Vaticano parte de la crisis del sistema capitalista?

El cardenal argentino jesuita Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires fue elegido como nuevo Papa con el nombre de Francisco I, en homenaje a San Francisco de Asís, el santo de los pobres.

Detrás de la propaganda sobre el origen latinoamericano y su “sensibilidad” a la pobreza, se escondía una figura sórdida y representativa de la derecha.

Bergoglio fue uno de los colaboradores de la Iglesia Católica Argentina con la sanguinaria dictadura de Jorge Rafael Videla. Nada nuevo para la derecha religiosa. El mismo Papa Pío XII había animado a Hitler a ascender al poder y era un gran partidario de Mussolini.

En el documento original revelado hace algunos años de un memorando de la reunión celebrada el 15 de noviembre de 1976 entre el Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Argentina con la Junta Militar (http://iglesiaydictadura.wordpress.com/tag/verbitsky) se decidió que “de ninguna manera pretendemos establecer una posición de crítica a la actuación del gobierno” dado que “un fracaso conduciría, con mucha probabilidad, al marxismo”, por lo que “acompañamos el actual proceso de reorganización del país ”. Las reuniones mensuales continuaron durante todo el régimen militar.

En 2010, Borgoglio compareció ante un tribunal relacionado con el campo de concentración de la ESMA, después de haber declarado que los dos curas fueron secuestrados luego de que Bergoglio le quitara la protección. Además, él fue uno de los principales militantes activos de la lucha contra el derecho al aborto y las libertades democráticas en Argentina.

Él se puso al frente de la presión de la Iglesia para evitar aprobación del derecho al aborto no punible en las provincias, ni siquiera abriendo una excepción en los casos de violación, presión a la que cedieron tanto el kirchnerismo como los gobernadores de derecha. Borgoglio declaró: “No somos ingenuos: no es una simple lucha política, es la pretensión destructiva del plan de Dios”.

En 2010, cuando se tramitaba el proyecto de matrimonio entre Personas del Mismo Sexo, Borgoglio lanzó una campaña pública, lo que llevó a la calificación como “Guerra de Dios” contra “una movida del Diablo”.

¿Cuál fue el significado de la elección de Borgoglio como Papa?

La elección de Borgoglio como nuevo Papa demostró no solo la continuidad del dominio de la extrema derecha de la Iglesia Católica, el Opus Dei, sino también la salida burocrática y la presión para la enorme crisis que llevó a la renuncia del Papa anterior, Joseph Razinger.

La política de Borgoglio se enfocó en la realización de una reforma “ministerial” del Vaticano, de la Curia y de los departamentos, con el objetivo de hacerlos “más efectivos”. En otras palabras, las empresas del Vaticano debían seguir operando como cualquier empresa capitalista, pero con mucho cuidado con los escándalos y la corrupción.

Para enfrentar el crecimiento del Islam y de las iglesias evangélicas en América Latina, la pauta fue “impulsar el diálogo” con los sectores adecuados. Para seguir impulsando la campaña contra la mujer, la bioética y las libertades civiles, ha intentado controlar a los pedófilos. Sólo en compensación por las demandas por pedofilia en Estados Unidos, el Vaticano gastó más de US$ 3.500 millones.

La “nueva política” intentó mantener bajo control el aparato del Vaticano para continuar, en la práctica, como un abanderado de derecha. Todo bajo la máscara y abundante demagogia de la defensa de los pobres, fundamental en el contexto de recrudecimiento de la crisis capitalista mundial.

El Vatileaks: el Vaticano al borde de la ruptura

La corrupción siempre existió en el Vaticano, incluso con negocios importantes en común con la mafia. Del mismo modo, la colaboración con los regímenes más siniestros, como los fascistas y los nazis, fue siempre la tónica.

Lo que muestran distintas revelaciones de los documentos secretos por parte del llamado Vatileaks es la revelación del trasfondo de la corrupción por la quiebra de tal o cual banco, con la intervención directa, de puño y letra, de los principales cardenales y el propio Papa Ratzinger.

Son cartas, notas, mensajes y telegramas que evidencian las disputas por el poder, las luchas entre las distintas alas, la corrupción y las conspiraciones para el control del IOR (Instituto para las Obras Religiosas), o, lo que es lo mismo, el Banco del Vaticano, totalmente despojado de su disfraz religioso.

La disputa entre los principales actores, el expresidente del Vaticano, Gotti Tedeschi, aliado de Ratzinger, miembro del Opus Dei y hombre del Banco Santander desde 1992, y el secretario de Estado, Monseñor Bertone, fue el punto de lanza de las luchas intestinas.

La revelación de los documentos secretos tiene por detrás al alcalde Paolo Gabriele, pero está claro que fue una operación detalladamente diseñada. Tedeschi fue despedido por “irregularidades” solo unos días antes de que se revelaran los documentos. Los resultados prácticos de las revelaciones llevaron a la dimisión del Papa y a la actuación de Bertone.

Los sectores más derechistas del Vaticano, como los vinculados a la Fraternidad de San Pío X, fundada por Monseñor Lefebvre, habían sido los más favorecidos por Ratzinger, con la acusación y la pronta suspensión de las sanciones canónicas.

No se desconocía en absoluto la existencia de cuentas anónimas y el blanqueo de dinero.

El asesinato de Roberto Calvi, vinculado a la logia masónica P2 y presidente del Banco Ambrosiano, que en ese momento había quebrado, era un gran conocedor de los mecanismos de blanqueo de dinero de los mafiosos y, según todos los indicios, era un quemador de archivos.

En la década de 1990, el Banco del Vaticano creó una red de cuentas bancarias en nombre de las falsas bases para el blanqueamiento, que incluyó la investigación del banco creado en paralelo para este fin, el Enimonte, que inspiró a la sociedad italiana en pleno apogeo de la lucha antimafia que buscaba desviar la atención de la quiebra del régimen político que llevó a la desaparición de escena de la Democracia Cristiana.

La novedad del Vatileaks es que hoy en el lugar de los falsos nombres de las fundaciones aparecen los nombres de los religiosos.

El Vaticano está muy cerca del cielo y muy cerca de los pecados terrenales, principalmente desde la reacción derechista.

La religión y la lucha revolucionaria

La tremenda crisis del Vaticano se expresa en la incapacidad del grupo dominante para estructurar una nueva política de salida, del mismo modo que pasa con el capitalismo mundial.

La corrupción y los vínculos con la mafia son parte de los mecanismos de supervivencia del propio Vaticano, del mismo modo que ocurre en cualquier empresa capitalista.

La crisis teológica de hecho es la expresión de la crisis política que, ante la falta de alternativas, intenta dar solución a la radicalización de la misma política reaccionaria.

La actual crisis del Vaticano representa una continuación de la crisis que alcanzó niveles críticos después de la Segunda Guerra Mundial a causa del apoyo a los regímenes nazi-fascistas.

Como revolucionarios, nosotros tenemos profundo respeto por los sentimientos religiosos de las masas. Consideramos a la religión, como lo dijo Karl Marx, como el “opio de los pueblos”, entendiendo por esa frase como el alivio (el opio, la cocaína, el alcohol etc.) para la brutalidad de la opresión capitalista.

Al mismo tiempo, como revolucionarios también tenemos el deber de denunciar todos y cada uno de los ataques de las direcciones de las iglesias y religiones contra los trabajadores y las masas. Denunciar sus conexiones con los capitalistas y la burguesía en general.

En las luchas concretas, los ejes siempre deben estar orientados a resolver los problemas concretos de las masas, buscando la unidad de todos los explotados, religiosos o no.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana