ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
El nuevo fascismo de hoy

El nuevo fascismo de hoy

Fascismo es una palabra que ha sonado mucho en los últimos tiempos. Pero... ¿Que es realmente? ¿Que fuerza representa? ¿Como y por qué ha aumentado en el mundo? ¿Es espontáneo? ¿Cuál es la salida?

El crecimiento del fascismo siempre está relacionado con la agudización de la crisis capitalista, lo que implica en la escalada de la guerra.

El propio desarrollo de la guerra implica en estados de sitio, cortes marciales y poderes excepcionales. La burguesía se vale del fascismo, como movimiento de masas reaccionario en las calles, para contener el desarrollo de las tendencias revolucionarias.

Con el fortalecimiento del fascismo en Europa, surge la pregunta fundamental: ¿cuáles son las características del fascismo actual?

¿Qué nos muestra el fascismo en Italia, donde llegó al gobierno?

¿Y en Francia? donde el Frente Nacional se ha transformado en la segunda fuerza política.

¿Y en Alemania? donde los fascistas de la AfD (Alternativa para Alemania) siguen creciendo a cada elección. 

En las recientes elecciones en Baja Sajonia, AfD duplicó su votación para casi el 11%.

Los socialdemócratas vencieron, pero cayeron del 47,9% en 1998, para el 33,4%.

Los restos del Partido Obrero Unificado de la antigua Alemania Oriental, ahora agrupados en la Die Linke (La Izquierda) cayeron del 4,6% en las últimas elecciones, para el 2,7%; y la misma situación se ha repetido en las elecciones en Saarland, Schleswig-Holstein y North Rhine-Westphalia.

Nuevos desafíos para la burguesía, nuevo fascismo

La burguesía en crisis desarrolla un tipo de fascismo diferente del que desarrolló en las décadas de 1910 y 1920.

Ahora no tiene la necesidad de derrotar grandes movimientos de masas y la revolución como peligros inmediatos, pero sí existe la necesidad de poner de pie una fuerza capaz de contenerlos en un futuro.

El fascismo está siendo construido concretamente para suprimir la oposición a la guerra y la devastación social.

Se trata de un fascismo sin una base nacional muy clara y sometido al imperialismo europeo y norteamericano.

El discurso en contra de la Unión Europea y de la OTAN ha sido sustituido por el pago de la deuda pública y externa, la sumisión a las órdenes del Banco Central Europeo, su oposición a Rusia y a la guerra, el rechazo a las figuras de Hitler y Mussolini.

La única fuerza social capaz de enfrentar el nuevo fascismo como instrumento de choque de la burguesía contra los trabajadores y el movimiento de masas son los trabajadores organizados.

Los trabajadores serán puestos en movimiento nuevamente por el avance de la mayor crisis del capitalismo de todos los tiempos. El papel de los revolucionarios es prepararse seriamente para organizar sus luchas, para transformarse en un factor político real.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana