ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
El “secreto” de las ganancias de la especulación financiera

El “secreto” de las ganancias de la especulación financiera

Los principales centros financieros donde se emiten derivados financieros nocivos son Wall Street, en Nueva York, y la Citi de Londres. ¿Como funcionan? ¿Y como nos impacta a nosotros?

Los principales centros financieros donde se emiten derivados financieros nocivos son Wall Street, en Nueva York, y la Citi de Londres. Por cada transacción, los grandes bancos reciben un porcentaje que oscila en torno al 2,5% de la misma. Esto explica los enormes volúmenes que se manejan. Pero para el capitalismo parasitario las ganancias nunca son suficientes.

La manipulación de los índices ha sido uno de los métodos para acelerar las ganancias. Uno de los tantos escándalos que estallaron en el último período fue la manipulación de la Tasa Libor por parte de los principales bancos imperialistas. Libor se utiliza para indexar US$ 500 billones anuales en transacciones especulativas, principalmente sobre CDS (credit default swap), que se utilizan como una especie de seguro para las transacciones relacionadas con los principales bonos.

Recientemente, el mayor corredor (dealer) de IRS (interest-rate swaps), ICAP, con sede en Citi en Londres, fue investigado por el gobierno de EE. UU. por haber manipulado el ISDAfix (el índice utilizado en todo el mundo para calcular el IRS) junto con el 15 los bancos más grandes del mundo. ISDAfix indexa US$ 379 billones en transacciones con apuestas en transacciones de cambio de divisas. El simple hecho de retrasar la publicación del índice, pero revelarlo por adelantado a un grupo de especuladores, hizo posibles enormes ganancias.

Hablar del “libre mercado”, como lo anuncia la prensa imperialista, está a un millón de años luz de la realidad. Lo que existe es un control obsceno de los principales recursos de la sociedad por parte de la burguesía imperialista, del puñado de familias especuladoras que dominan el mundo. Toda la política mundial está orientada a mantener el flujo de recursos hacia estos parásitos. En los Estados Unidos, los seis bancos más grandes controlan el 60% del PIB.

Apuestas, contra-apuestas y garantías

La especulación financiera ocurre no solo con dinero para especular en la compra y venta de valores, sino también con grandes cantidades para apostar en estas transacciones. Tal es la esencia del actual sistema financiero ultra-parásito.

Los gigantescos volúmenes de recursos transferidos por los gobiernos se crean desde el aire, sin lastre productivo. El requerimiento de garantía supera los US$ 12 billones según el TBAC (Treasury Borrowing Advisory Comitee) .

La creación de garantías no la pueden posibilitar los monopolios, el sector privado, porque la economía ha entrado en recesión y las inversiones privadas han desaparecido del mapa. Por eso, la “salida” han sido programas obscenos de transferencia de recursos públicos, como los llamados QEs (quantitative easing).

Los QEs permiten garantías, mientras que los préstamos ilimitados a tasas cercanas al 0% (el llamado ZIRP – programa de tasa de interés cero) permiten la generación prácticamente ilimitada de derivados financieros, Ilimitados al abismo, obviamente.

La gran mayoría de las grandes empresas están orientadas a la especulación financiera, con un enfoque en favorecer a los grandes accionistas: transferencias de dividendos, recompra de acciones y otras transacciones especulativas a corto plazo.

Los valores financieros generados son de baja calidad y, por lo tanto, no pueden utilizarse como garantía HQC (High Quality). El “estelionato”, propio de la etapa actual del capitalismo, consiste en la compra de estos bonos semi podridos por parte de los bancos centrales a su valor total, que los suman a la cadena de quiebras denominada “repo de reserva fraccionaria”, que no es más que la acumulación de bonos incobrables, transformando las garantías depreciadas en efectivo para las grandes empresas. Un trato excelente para los monopolios.

Para mantener estos mecanismos en funcionamiento, además de la emisión de moneda mala, en cuyas operaciones los llamados dealers primarios (compradores mayoristas) obtienen grandes ganancias, han proliferado operaciones “ilegales”, como el lavado de dinero proveniente del narcotráfico y otras (ha habido numerosos escándalos en los últimos años), la manipulación de índices, los paraísos fiscales, la depredación medioambiental atroz (gas y petróleo de esquisto por fracturación hidráulica, explotación en el Ártico, etc.) en todos los países desarrollados, salarios muy bajos, mano de obra esclava, etc.).

¿Cuál es el impacto del “déficit” colateral en el sistema financiero?

En 2008, la cantidad de dinero podrido (dinero en la sombra) en el sistema bancario estadounidense se estimó en US$ 21 billones. Hoy, la cantidad se estima en más de US$ 50 billones, la mitad de los cuales no está respaldada por garantías.

El déficit de más de US$ 25 billones en garantías conduce a la quema de un volumen de capital ficticio mucho mayor que en 2008, simplemente considerando una situación similar. El agujero tendría que ser cubierto por el estado. Pero, ¿cómo hacerlo con los volúmenes de deuda actuales?

La Reserva Federal de EE. UU., así como otros bancos centrales, no puede inundar el mercado con la velocidad “necesaria” a riesgo de disparar la inflación.

El corazón del sistema capitalista está rápidamente trancándose, tal como sucedió a principios de la década de 1930, cuando aún existía el patrón oro, pero en condiciones mil veces más explosivas.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana