Evo regresó a Bolivia para ayudar a romper la rebelión

Evo regresó a Bolivia para ayudar a romper la rebelión

Desenmascarando a Evo Morales, " el bombero de las revoluciones".

Evo Morales huyó de Bolivia en 2019, para la «tranquilidad» del asilo político en México, seguido por el vicepresidente Álvaro García Liñera después de renunciar públicamente, en un video ampliamente difundido en las redes sociales. 

Además, toda la cadena de mando renunció, incluidos ministros, alcaldes, el presidente y el vicepresidente del Senado y el presidente de la Cámara de Representantes. 

La disculpa era que querían evitar un baño de sangre. 

La izquierda oportunista latinoamericana y mundial emitió llamamientos emocionales de que Evo había realizado importantes mejoras en las condiciones de vida de la población y que era un gran líder campesino e indígena. 

Lo que el liderazgo del MAS (Movimiento Al Socialismo) debería explicar es por qué asumió cargos de responsabilidad si en el momento de una gran batalla abandonó a los trabajadores de la ciudad, los campesinos y los indígenas, y sólo se preocupó por su propio ombligo. 

De hecho, ésta es exactamente la misma política aplicada por toda la izquierda pequeño burguesa, que se integró a la «democracia imperialista» hace décadas y ahora aún más por la creciente agresión del imperialismo. 

Evo Morales encabezó el modelo de la izquierda mundial oportunista, luego de la decadencia del chavismo en Venezuela, después de la muerte de Hugo Chávez Frías.

Evo Morales: bombero de la revolución

Evo Morales declaró públicamente que estaba dispuesto a regresar a Bolivia para «apaciguar» a las masas. 

Lo que Evo no explicó, porque no hay forma de explicarlo, es la sucesión de capitulaciones a la derecha y, sobre todo, no haber llamado a las masas a resistir el golpe a fines de octubre del 2019.

Evo y la dirección del MAS se habían especializado desde 2013 en comprar a los líderes de los movimientos sociales, en paralizar las luchas y en «negociar» con la derecha y el imperialismo. 

Es la política antigua y bien conocida de la izquierda burguesa y pequeña burguesa. 

Después de largos años mamando en la ubre del estado, los líderes se “olvidan” de luchar y sólo quieren «negociar». El propio oportunismo de Evo se intensificó cuando le pidió al comandante de la Policía que no tomara medidas enérgicas contra Camacho y los fascistas.

Bajo la tremenda presión de las masas, los sindicatos y los movimientos sociales reanudaron la lucha, después de haber estado paralizados durante al menos cuatro años, sin los principales líderes del MAS. Eso abrió un cambio en la situación política. 

Para la burguesía y el imperialismo se planteó el grave problema de cómo contener el movimiento de masas.

Con tal muestra de fuerza, las masas querían mejoras en las condiciones de agudización acelerada de la crisis capitalista y el control del imperialismo. 

Se abrió una crisis revolucionaria que junto con Chile, comenzó a adquirir características insurreccionales en dos países que tienen una gran tradición de lucha revolucionaria. La clase obrera boliviana, encabezada por los mineros y aliada con los campesinos, en 1952, destruyó el ejército y la policía.

La crisis revolucionaria podría extenderse a toda la región si el golpe militar y los fascistas sufrieran una vergonzosa derrota en Bolivia, y más aún si el propio Sebastián Piñera, el aliado derechista de Donald Trump, también fuese derrotado en Chile.

Las grandes lecciones de la crisis revolucionaria en Bolivia

Si dependiera del MAS, el golpe militar y los fascistas ya habrían triunfado. 

El problema puesto era sobre la posibilidad de romper el levantamiento popular a través de maniobras institucionales. 

El imperialismo exige la salida del MAS y el control de la derecha. La población se movilizó y sólo el MAS tenía el poder de la contención social. 

La alternativa fue la fuerza bruta que actuó como más combustible para el incendio social, como también pasó en Chile. 

Una derrota del golpe y un fuerte ascenso del movimiento de masas podría convertirse en el detonante de la desestabilización de toda la región, al menos.

Todavía hubo un cierto punto muerto, pero debido a que las masas se levantaron espontáneamente a partir de los eventos de El Alto y contuvieron el golpe, el imperialismo quedó en peor situación. 

Eso se puso aún peor mirando a toda la región en su conjunto. 

La apuesta en América Latina, el patio trasero del imperialismo, es sobre cuál país será el próximo en implosionar.

Sobre Bolivia, tenemos tres conclusiones importantes. 

En primer lugar, el imperialismo está dispuesto a poner a los pueblos en un baño de sangre para salvar las ganancias del gran capital. 

En Bolivia intentaron usar el clásico golpe militar con el ejército y la policía, junto con las bandas fascistas. 

En segundo lugar, el rotundo fracaso de la izquierda oportunista que exige diálogo, acuerdos con los golpistas, los fascistas y el imperialismo para mantener la «paz» social, para «apaciguar», según las palabras de Evo. 

¿A servicio de quién está esa política, ya que el imperialismo busca extraer hasta la última gota de sangre de los trabajadores para salvar a las grandes empresas de la peor crisis de la historia? 

El temor a la revolución social es tan grande que la izquierda oportunista prefiere huir y dejar al pueblo bajo una dictadura fascista que liderar a las masas indígenas y a la clase trabajadora a luchar para derrotar al imperialismo.

En tercer lugar, el pueblo boliviano recurre a todas las formas de lucha y a todos los elementos disponibles para proteger sus vidas. 

¿En qué dirección gira la rueda de la historia?

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana