La planta de energía nuclear de «bajo costo» de Fukushima

La planta de energía nuclear de «bajo costo» de Fukushima

En el sistema capitalista, siempre el dinero "habla más alto". El gobierno japonés siempre supo lo peligroso que es la planta de energía nuclear de Fukushima.

La central nuclear de Fukushima fue construida como planta de bajo coste por la multinacional estadounidense GE, en sociedad con la multinacional japonesa Toshiba, con el objetivo de incrementar el valor de las acciones de su operador, Tepco.

La mayoría de las inversiones en seguridad simplemente se redujeron siguiendo el modelo de diseño de más de 25 plantas de energía nuclear en los Estados Unidos.

Un año después del accidente de Fukushima, la comisión encargada de evaluarlo, integrada por 30 profesores universitarios, abogados y periodistas, emitió un informe en el que destacaba la total impotencia del gobierno japonés para hacer frente a un desastre nuclear de gran envergadura.

El gobierno incluso consideró la posibilidad de vaciar la ciudad de Tokio, que tiene más de 20 millones de habitantes, pues temía el colapso de varias otras centrales nucleares del país, que se encontraban en las mismas condiciones de falta de mantenimiento y seguridad que Fukushima. .

El desastre ambiental de marzo de 2010 ayudó a acentuar la crisis capitalista en Japón, que enfrenta la escalada de la mayor crisis capitalista de todos los tiempos.

El aumento de las exportaciones de petróleo para mover las termoeléctricas provocó, en enero de este año, el primer déficit comercial mensual del país en 30 años.

El primer ministro, Yoshihiko Noda, instruyó el pasado 28 de febrero a los alcaldes de las ciudades vecinas a Fukushima para que orienten a los residentes a regresar a sus hogares a pesar de que no se han resuelto los problemas de seguridad y contaminación ambiental. Unas 160.000 personas aún viven en albergues temporales.

La seguridad de las centrales nucleares japonesas, al igual que ocurre en otros países capitalistas, está sujeta a reducción de costes a pesar del aumento exponencial de los riesgos. Según el informe de la UCS, solo se han reportado los casos más graves.

En 1996, un accidente en un reactor nuclear provocó ondas de radiación que se filtraron a los suburbios de Tokio, pero la población no fue advertida.

Desde 1993, para el mantenimiento de los reactores nucleares de Fukushima, se ha establecido la práctica de sacar agua de los circuitos vitales de refrigeración de los reactores para utilizarla en bombas auxiliares con el fin de evitar el uso de agua de un lago, que debe ser tratada , aumentando los costos operativos, para reducir la corrosión y el mantenimiento de la bomba.

Con esa práctica, el sistema de refrigeración nunca podría funcionar, ya que no funcionó en marzo de 2011, en una situación de emergencia, debido a niveles de agua insuficientes. Además, ni siquiera había un generador, que pudiera ser activado en una situación de desastre, alimentado por diesel, que permitiera mantener el proceso de enfriamiento en caso de un sismo.

En 2002, TEPCO, operador de la planta de energía nuclear de Fukushima, falsificó los registros de seguridad y el gobierno lo obligó a cerrar temporalmente sus 17 reactores, incluidos los de Fukushima. Los ejecutivos de TEPCO han admitido haber falsificado más de 200 hallazgos técnicos en las dos décadas anteriores. Los responsables de TEPCO no fueron arrestados ni sufrieron ningún tipo de castigo, lo que demuestra el dominio del estado burgués por parte de los especuladores financieros.

En 2007, un terremoto de 6,6 puntos en la escala de Richter obligó a TEPCO a cerrar los siete reactores de Fukushima. Después de 21 meses de mantenimiento del terremoto, solo se han reiniciado cuatro de los siete reactores.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana