EDGAR WILFREDO PRADO ARANGO:  Mecánico de Corazón Inmenso

EDGAR WILFREDO PRADO ARANGO: Mecánico de Corazón Inmenso

Existe un Video que demuestra que Edgar Prado fue asesinado arrodillado durante protestas en Ayacucho. Sus últimas palabras “Hermana, no seas mala. Hay que apoyar. Muchos heridos están desangrándose”.

Edgar Wilfredo Prado Arango, un mecánico automotriz de 51 años de edad, recibió un disparo tras salir a ayudar a un manifestante herido. No era un terrorista, no estaba armado, no realizó ninguna acción que pusiera en peligro la vida de otros, no atentó contra ninguna ley, simplemente, solidarizó con los hermanos y hermanas heridos por la propia policía a la orden de un régimen asesino. Antidemocrático, dictatorial y colocado a dedo por el imperialismo norteamericano.

Quién era Edgar Wilfredo Prado Arango

Edgar Wilfredo Prado Arango, un experimentado mecánico automotriz de 51 años, se encontraba ese fatídico día en su hogar arreglando una de sus camionetas. Este padre de familia, dedicado a su trabajo y comprometido con su familia, no tenía ninguna relación con las protestas que sacudían la región.

Lo que le ocurrió:

El jueves 15/12, en medio de la creciente tensión en la zona, Edgar dejó su labor momentáneamente y subió a buscar a su hermana Nancy para advertirle sobre el peligro que representaban las balas perdidas. Pese a la preocupación, decidió salir corriendo hacia la calle al escuchar ruidos en su cochera.

“Hermana, no seas mala. Hay que apoyar. Muchos heridos están desangrándose”.

A pesar de los esfuerzos, Edgar necesitaba atención médica urgente en Lima. La familia se esforzó por conseguir un traslado aéreo, pero al acudir al cuartel Los Cabitos en busca de ayuda. Se encontraron con una negativa por parte de los militares. Alegaron que en un estado de emergencia, nada podían hacer por los civiles que se desgranaban a manos de sus propias armas. Trágicamente, al regresar al hospital, Nancy supo que su hermano Edgar ya no estaba con vida.

Edgar Prado Arango, un hombre que sostenía económicamente a sus padres de tercera edad, se convirtió en una víctima más de la violencia desatada en las protestas. Su trágica historia se suma a la de otros peruanos como Jhon Henry Mendoza Huanrancca y Josué Sanduño, quienes también perdieron la vida a causa de disparos de arma de fuego, destacando el alto costo humano de estos eventos.

Existe un Video que demuestra que Edgar Prado fue asesinado arrodillado durante protestas en Ayacucho.

Perú arroja luz sobre una situación preocupante. En medio de este conflicto, se ha señalado con fuerza la responsabilidad de un gobierno golpista y un Estado cuyo poder está monopolizado.

El gobierno encabezado por Dina Boluarte, carece de legitimidad no solo popular sino también legal.

Es decir, ellos disparan en nombre de la democracia, así como incumplen las propias normas legales sobre la cual dicen sustentarse. ¿Acaso la democracia es la libertad del 1% frente a la explotación del 99?

Ese sucio juego llega a su fin, la sociedad peruana, latinoamericana y del mundo obrero en general sabe que no existe más que una dictadura del capital y que la verdadera democracia renacerá con la organización y el poder del pueblo.

Este sombrío panorama llama a la acción a las organizaciones ronderas, campesinas, populares y clasistas, que históricamente han defendido los derechos y la justicia en las comunidades peruanas. Su presencia y acción son fundamentales para contrarrestar la impunidad y la opresión.

Es esencial que estas organizaciones, con su profundo compromiso con la justicia social, continúen luchando por la rendición de cuentas, la transparencia y la VERDADERA democracia. Una en la que la voz del pueblo sea oída a cada segundo de vida y no cada 4 años en una urna.

En un momento en que el gobierno y el Estado han fallado en proteger a sus ciudadanos, la voz y la acción de las organizaciones ronderas, campesinas y clasistas son un faro de esperanza para un futuro más justo y seguro en Perú.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana