¿Quién fue el ganador del premio Nobel de la Paz, Henry Kissinger?

¿Quién fue el ganador del premio Nobel de la Paz, Henry Kissinger?

Por de trás del ganador del premio nobel de la paz, Henry Kissinger, hay una história verdaderamente sangrienta en América Latina y el mundo.

El 30 de noviembre de 2023 falleció a la edad de 100 años el, otrora todo poderoso, secretario del Departamento de Estado (el equivalente al ministro de Relaciones Exteriores) en la década de 1970 y posteriormente, uno de los más influyentes miembros del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Henry Kissinger.

Kissinger fue distinguido con el Premio Nobel de la Paz en 1974, así como lo fueron otros genocidas.

En América Latina lo conocemos muy bien por su participación en los golpes de estado sangrientos que impusieron dictaduras brutales en toda la Región.

En la década de 1980 Kissinger junto con otro consejero de seguridad, Zbigniew Brzezinsky, elaboraron las bases de las políticas que se denominaron “neoliberalismo” y que tenían como uno de sus componentes principales la migración de una buena parte de las plantas industriales de los países occidentales a China y otros países asiáticos donde los salarios eran de unas pocas decenas de dólares mensuales.

Esa política fue desarrollándose a partir de la aproximación de los Estados Unidos con la China de Mao Tse Tung, en contra de la Unión Soviética, y culminó con la visita del presidente Richard Nixon a China en plenos ataques en contra de Vietnam, Comboja y Laos.

Manos muy manchadas con la sangre de los pueblos del mundo

Vietnam

Kissinger ganó el Premio Nobel de la Paz por negociar un alto el fuego en Vietnam en 1973. Pero la guerra podría haber terminado cuatro años antes si no hubiera permitido que el plan de Nixon se llevara a cabo.

En 1969, Nixon fue electo presidente y Kissinger fue ascendido al cargo de asesor de seguridad nacional.

La prolongada guerra costó la vida a millones de vietnamitas, camboyanos y laosianos, que tuvieron que soportan ataques brutales.

En Indochina, los norteamericanos solo no usaron la bomba atómica.

Camboya

La expansión de la guerra por parte de Kissinger preparó el escenario para el régimen genocida de los Kemeres Rojos en Camboya, que tomó el poder de un régimen militar respaldado por Estados Unidos y mató a una parte significativa de la población.

La toma del poder por el Kmer Rojo fue facilitada por el imperialismo norteamericano.

Además de la campaña de bombardeos masivos de Nixon, que mató a cientos de miles de personas, hasta el día de hoy la gente sigue muriendo por munición estadounidense sin detonar.

Bangladesh

En 1970, los nacionalistas bengalíes de lo que entonces se conocía como Pakistán Oriental, hoy Bangladesh, ganaron las elecciones.

Temiendo perder el control, el gobierno militar de Pakistán Occidental lanzó una campaña asesina que Kissinger y Nixon apoyaron firmemente, para fortalecer a Pakistán como contrapeso a China y la India cercana a la Unión Soviética.

El número de muertos se calcula entre 300.000 a tres millones de personas.

Chile

Nixon y Kissinger organizaron la desestabilización del gobierno de la Unidad Popular, encabezado por  Salvador Allende, que había sido electo como presidente de Chile en 1970.

Los Estados Unidos invirtieron millones de dólares para fomentar un golpe de estado.

El entonces jefe de la CIA, William Colby, dijo en una audiencia secreta de 1974 del Subcomité Especial de Inteligencia de las Fuerzas Armadas en el Cámara de Diputados, que el gobierno estadounidense había gastado 11 millones de dólares para “desestabilizar” el gobierno de Allende.

Durante el gobierno del dictador general Augusto Pinochet, más de 4.000 personas fueron desaparecidas o asesinadas, y decenas de miles de opositores fueron torturados, encarcelados o exiliados.

Argentina

Kissinger ya no ocupaba el cargo después de que Jimmy Carter sucediera a Ford como presidente en 1976, pero continuó activamente respaldando el asesinato, dando su sello de aprobación a los genocidas argentinos.

Durante el gobierno derrocado de la presidenta Isabel Perón fue uno de los apoyadores de las AAA, organización paramilitar organizada por el ministro peronista López Rega, que tenía como objetivo asesinar a los líderes políticos y sociales más destacados.

El gobierno militar libró la llamada “guerra sucia” contra los izquierdistas, calificando a los disidentes como “terroristas”.

Durante una visita a Argentina en 1978, Kissinger halagó al dictador Jorge Rafael Videla, elogiándolo por sus esfuerzos en la lucha contra el “terrorismo”.

Videla es responsable por la desaparición de por lo menos 30.000 opositores.

Operación Cóndor

Henry Kissinger también estuvo por detrás de los demás golpes de estado de la época. Para empezar, del golpe de estado en Uruguay (junio de 1973) y del golpe de estado en Argentina (marzo de 1973).

En paralelo, Kissinger fue uno de los organizadores de la Operación Cóndor, que era la coordinación represiva entre las varias dictaduras que incluía la posibilidad de la actuación en los demás países para perseguir a sus opositores.

El saldo de muertos, torturados, presos y desaparecidos, así como el régimen de terror generalizado que fue implantado, haría al propio Hitler sonrojarse.

Chipre

Chipre, donde viven griegos y turcos, había sido testigo de violencia étnica durante toda la década de 1960.

En 1974, después de un golpe de estado por el gobierno militar gobernante de Grecia, las tropas turcas entraron en Chipre.

Kissinger apoyó tanto a los golpistas como a los invasores, ambos miembros de la OTAN (Organización del Atlántico Norte).

Juntos, el golpe griego y la invasión turca provocaron miles de víctimas.

Timor Oriental

En 1975, Kissinger le dio luz verde al dictador indonesio Suharto para la invasión de Timor Oriental por parte de Indonesia, una antigua colonia portuguesa que avanzaba hacia la independencia.

Durante una visita a Yakarta, Kissinger y Ford dieron el vamos a Suharto, para practicar el genocidio en Timor Oriental.

Al día siguiente, Suharto entró con su ejército equipado por Estados Unidos y mató a 200.000 personas.

Israel

Cuando estalló la Guerra de Octubre en 1973, en el momento en que una coalición de naciones árabes encabezada por Egipto y Siria atacó a Israel, Kissinger encabezó la respuesta de la Administración Nixon.

Él empujó contra los intentos del Pentágono de retrasar el envío de armas a Israel, que posibilitaron al ejército israelí revertir las pérdidas tempranas y avanzar a 100 kilómetros de El Cairo.

Siguió un alto el fuego. Su diplomacia itinerante entre Egipto, otros países árabes e Israel allanaron el camino para los Acuerdos de Camp David en 1978.

El objetivo, según las propias palabras de Kissinger en 1981, era: “aislar a los palestinos” de sus vecinos y amigos árabes.

Africa del Sur

Durante la mayor parte de la gestión de Kissinger en las administraciones de Nixon y Ford, él no tuvo mucha influencia en África.

Pero en 1976, cuando su mandato llegaba a su fin, visitó Sudáfrica, otorgando legitimidad política al gobierno del Apartheid, poco después después del levantamiento de Soweto, en el que estudiantes negros y otras personas fueron asesinados a tiros por la policía racista.

Si bien obligó al Primer Ministro de Rhodesia, Ian Smith, a aceptar un gobierno de mayoría negra, aportó al gobierno del Apartheid de Sudáfrica en su apoyo a la Unita en contra del Movimiento Popular para la Liberación de Angola.

Esa guerra duró 27 años, una de las más largas y brutales del siglo pasado.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Plataforma Latino Americana