Dina Boluarte Agredida en Ayacucho: La Historia de Dos Mujeres que No Temen Exigir Justicia

Dina Boluarte Agredida en Ayacucho: La Historia de Dos Mujeres que No Temen Exigir Justicia

Ruth Bárcena e Ilaria Ayme, se atrevieron a confrontar a la ursupadora Dina Boluarte en medio de una actividad oficial. ¿Quienes son estas valientes mujeres?

En el corazón de Ayacucho, la tierra que ha sido testigo de luchas y resistencias a lo largo de la historia peruana, dos mujeres valientes, Ruth Bárcena e Ilaria Ayme, se atrevieron a confrontar a la presidenta Dina Boluarte en medio de una actividad oficial. Ambas comparten un vínculo trágico: son viuda y madre de dos ayacuchanos asesinados durante las protestas de 2022.

Por un lado, la gran mayoría han festejado la acción de las mismas, y las han colocado como «heroínas» que han logrado hacer lo que muchos quisieran. Por otro lado, los medios de comunicación, las han criminalizado, y han exponenciado los videos como muestra de la «violencia» que vivie el Perú.

La verdad es que, no hay mas violencia que la impunidad, la corrupción, la explotación, la miséria de la gran mayoría a costa del lujo de unos pocos.

La escena, capturada en imágenes, revela el dolor y la rabia acumulada en el corazón de estas mujeres que han perdido a seres queridos por las propias manos del Estado. En un acto oficial donde Boluarte repartía caramelos, las dos mujeres lograron burlar la seguridad del Estado para expresar su indignación. Una de ellas se acercó a la presidenta con vehemencia, mientras la otra, vestida de azul, optó por un gesto más directo al jalarle el cabello.

Ruth Bárcena, identificada como la mujer detenida, lidera la Asociación de Familiares Asesinados y Heridos en Ayacucho. Su esposo, Leonardo David Hancco Chacca, fue una de las víctimas mortales durante las protestas. Con valentía, Bárcena relató la trágica historia de su esposo, quien se sumó a las manifestaciones buscando un cambio en la Constitución para mejorar las condiciones de vida en Ayacucho.

La situación en Ayacucho es crítica, con 10 personas fallecidas durante las manifestaciones en diciembre de 2022. Los nombres de las víctimas resuenan como un llamado a la justicia: José Sañudo Quispe, Clemer Fabricio Rojas García, Jhon Jennry Mendoza Huarancca, Luis Miguel Urbano Sacsara, José Luis Aguilar Yucra, Edgar Wilfredo Prado Arango, Raúl García Gallo, C.M.R.A. (15), Leonardo David Hancco Chaka y Jhonathan Alarcón Galindo.

La reacción de la presidenta Boluarte frente a las expresiones de repudio durante el evento oficial demuestran la política de la criminalización de las demandas populares, la frialdad hacia la muerte de ciudadanos, la decadencia completa y la reaccionarización del Estado, donde asesinar a trabajadores, campesinos y estudiantes está bien, y exigir justicia es una ideologia peligrosa.

En lugar de mostrar empatía por las pérdidas y pedir disculpas, la mandataria optó por desestimar las críticas, atribuyéndolas a «ideologías minoritarias» que, según ella, generan «miseria, atraso, pena y dolor». Este discurso refleja una falta de conexión con la realidad y la angustia de los afectados.

La detención de Ruth Bárcena y la apertura de un sumario fiscal y de denuncias en su contra por parte del Estado, es la muestra de que vivimos en una dictadura «de nuevo tipo». ¿Se centrarán las investigaciones solo en quienes protestan y buscan justicia, o se abrirán carpetas fiscales contra los responsables directos de las muertes en Ayacucho? Es una pregunta, que sabemos la respuesta pero no nos conformamos con ella.

La liberación de Bárcena, según informes, fue resultado de la presión de las personas presentes. Sin embargo, la ministra de la Mujer, Nancy Tolentino, adelanta que se formularán denuncias en su contra y de la otra mujer involucrada. El Ministerio del Interior también ha anunciado investigaciones.

La situación plantea la urgencia de abordar los derechos humanos, la necesidad de justicia para las familias afectadas y la responsabilidad de quienes ostentan el poder en el gobierno y las fuerzas armadas. Las expresiones de repudio en Ayacucho son un llamado a la acción para poner fin a la impunidad.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana