De Vietnam a Palestina: La Resonancia del Movimiento Estudiantil en la Lucha Antiimperialista

De Vietnam a Palestina: La Resonancia del Movimiento Estudiantil en la Lucha Antiimperialista

En 1970, las manifestaciones estudiantiles estallaron en todos los Estados Unidos, de la misma manera que habían estallado en 1968 o que volvieron a estallar 54 años después, en 2024, en solidaridad con la justa lucha del pueblo palestino.

En apoyo al pueblo vietnamita ayer y palestino hoy

El ascenso estudiantil mundial del año de 1968 tuvo como base la Ofensiva Tet vietnamita contra el imperialismo norteamericano y el gobierno títere de Saigón, de la misma manera que el mayor ascenso estudiantil mundial actual tiene en su base la lucha del pueblo palestino contra el imperialismo norteamericano y sus agentes sionistas.

En 1968, hubo el Mayo Francés que tuvo repercusiones importantes en América Latina. En el caso de México, días antes de las Olimpíadas sucedió la masacre estudiantil de Tlatelolco que dejó millares de muertos en manos de la policía que a mando de Richard Nixon buscaba oponerse en contra de la escalada de la guerra mediante el envío de tropas a Camboya.

Estos hechos gravísimos tenían su repercusión en nuestra región con grandes eventos de masas como el Cordobazo en 1969 en Argentina, las grandes manifestaciones estudiantiles en Brasil, Argentina, Uruguay, Chile y México, y el ascenso metalúrgico en Brasil, en Osasco, SP, y en João Molevade, MG, mientras la lucha avanzaba en varios países.

La crisis capitalista mundial avanzaba, poniéndole un punto final a los llamados “Años Dorados del Capitalismo”, y que, bajo la presión de la derrota en Vietnam, llevó a la crisis de 1974, que sólo pudo ser controlada por medio de las llamadas políticas “neoliberales”, aplicadas a partir de los años 80.

La cara del “capitalismo humano” estaba quedando cada vez más evidente.

La impunidad de los asesinos de Kent sigue hasta hoy de la misma manera que siguen impunes los asesinos de los manifestantes de Tlatelolco o de las víctimas de la Dictadura en Brasil, Chile, Uruguay, Bolivia, Guatemala y otras neocolonias del imperialismo.

La “democracia imperialista”

En 1970, las manifestaciones estudiantiles estallaron en todos los Estados Unidos, de la misma manera que habían estallado en 1968 o que volvieron a estallar 54 años después, en 2024, en solidaridad con la justa lucha del pueblo palestino.

La represión brutal puede contener las luchas durante un cierto período, principalmente si va acompañada de una política estructural que las contenga más allá de la represión.

El gobernador de Ohio, James Rhodes, quien ordenó en 1970 a casi mil soldados de la Guardia Nacional que ocuparan el campus estatal de Kent, dijo que los manifestantes eran «peores que las camisas marrones y el elemento comunista y también los jinetes nocturnos y los vigilantes». «Son el peor tipo de personas que albergamos en Estados Unidos. Creo que nos enfrentamos al grupo más fuerte, bien entrenado, militante y revolucionario que se ha reunido en Estados Unidos”.

De manera más o menos parecida, pero aún más demagógica y macabra, hoy el gobierno Biden se dice a favor de la “democracia”, pero le entrega a los sionistas israelíes enormes cargas de armas avanzadas y dinero para que continúe con la matanza.

Las tropas de Rhodes ya estaban en la vecindad porque Rhodes las había movilizado en un intento de aplastar una huelga de los conductores de camiones Teamster en Akron. Llegaron a Kent en cuestión de horas, acompañados de transportistas de personal blindados e inmediatamente se enfrentaron con más de mil manifestantes. Los 900 soldados comenzaron a disparar cientos de gases lacrimógenos y amenazar a la multitud con sus bayonetas, hiriendo a un estudiante. Más de 100 estudiantes fueron arrestados el sábado 2 de mayo, la mayoría por violar el toque de queda de 8 p.m. al amanecer impuesto por el gobierno de la ciudad.

El domingo 3 de mayo, el propio gobernador Rhodes llegó a Kent para supervisar la supresión de las protestas contra la guerra. Cientos de manifestantes organizaron una sentada en una intersección cerca del campus, presionando demandas de abolición de ROTC, un corte en la matrícula, la amnistía para todos los arrestados y la eliminación de los guardias de la ciudad. Las tropas usaron gases lacrimógenos y bayonetas para romper la manifestación y llevar a los estudiantes de regreso al campus.

El lunes 4 de mayo, los funcionarios del campus intentaron prohibir la manifestación programada del mediodía, pero unos 3.000 estudiantes se reunieron de todos modos. Se ordenó a la Guardia Nacional que dispersara a los estudiantes, quienes desafiaron gases lacrimógenos y amenazas de arresto. Cientos de estudiantes continuaron burlándose de los soldados, y a las 12:24 pm, los guardias apuntaron y abrieron fuego.

Los efectos colaterales de la brutal represión a los estudiantes

La masacre de los estudiantes de la Universidad Kent llevó a la mayor huelga nacional de estudiantes de la que participaron 4.3 millones estudiantes, cerrando o interrumpiendo más de 900 campus universitarios. La Guardia Nacional fue enviada a 21 campus, mientras que la policía luchó contra los estudiantes en otros 26. Funcionarios de la Universidad cerraron 51 campus por el resto del período. El campus de Kent State permaneció cerrado durante seis semanas.

El fin de semana siguiente sucedió una marcha con 100.000 manifestantes en Washington D.C.

La Casa Blanca culpó a los asesinatos a los propios estudiantes. El secretario de prensa de Nixon, Ron Ziegler, hablando en nombre de un presidente cuyas manos estaban goteando con la sangre del pueblo vietnamita, dijo que las muertes eran una advertencia de que «cuando la disidencia recurre a la violencia, invitó a la tragedia».

Todas las maniobras imperialistas tuvieron como objetivo evitar la repetición del ejemplo del Mayo Francés cuando los estudiantes se unieron a los trabajadores y paralizaron el país durante um mes.

Nixon intentó continuar con la política de fuerza y la campaña guerrista con la ayuda de la burocracia sindical y otros infiltrados

El 8 de mayo, sicarios de la burocracia sindical de Nueva York atacaron manifestantes contra la guerra en la ciudad de Nueva York.

El 15 de mayo, la Guardia Nacional y la policía estatal mataron a muerte a seis estudiantes negros e hirieron a docenas de otros en Augusta, Georgia.

El 18 de mayo, la policía mató a dos estudiantes e hirió a otros nueve en un dormitorio en la Universidad Estatal de Jackson, una universidad históricamente negra en la capital del estado de Mississippi.

Pero las protestas contra la guerra siguieron creciendo obligando al gobierno de los Estados Unidos a retirarse de Vietnam en 1974.

El movimiento estudiantil contra la Guerra de Vietnam aumentó la crisis del régimen e impactó el movimiento contra la guerra, al movimiento negro y por los derechos civiles, y al movimiento obrero.

El movimiento de los derechos civiles masivos se combinó en sus últimos años con una serie de rebeliones espontáneas de los sectores más oprimidos de los trabajadores y jóvenes afroamericanos.

El año 1970 vio el mayor número de huelgas en dos décadas. Pocas semanas antes de Kent State, la primera huelga postal nacional había llevado a la administración de Nixon a llamar a la Guardia Nacional para mover el correo. Anteriormente, General Electric Co. había sido cerrado por una huelga militante y prolongada. Los conductores de camiones de Teamsters atacaron, y más tarde en el año, los trabajadores de General Motors se hicieron huelga durante 67 días.

Las contradicciones capitalistas se agudizan sin parar como parte de la mayor crisis capitalista de todos los tiempos, que es la continuación del colapso capitalista de 2008 que aún no se cerró. Es por esa razón que la burguesía busca su salida en la guerra, valiéndose de América Latina como su retaguardia estratégica.

La crisis capitalista, es por otro lado, el principal combustible del ascenso de masas y de la revolución proletaria mundial.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana