¿Cómo Yemen desmanteló la red de espionaje de estadounidense-israelí?

¿Cómo Yemen desmanteló la red de espionaje de estadounidense-israelí?

Yemen ha informado del desmantelamiento de una red de espionaje estadounidense-israelí que operaba durante décadas en este país árabe.

Por: Maryam Qarehgozlou

El Ejército yemení anunció el lunes que había desmantelado una red de espionaje estadounidense-israelí que operaba dentro del país árabe, asestando un duro golpe a los intentos destinados a socavar las instituciones gubernamentales yemeníes.

Según la declaración del Ejército yemení, los espías tenían conexiones “probadas” y “directas” con la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU., el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) y el servicio de espionaje espía israelí (Mossad).

El comunicado añade que la red era “el principal brazo de espionaje” de Estados Unidos y el régimen de Israel, equipada con “tecnologías y dispositivos avanzados” para llevar a cabo sus actividades clandestinas en varias instituciones estatales. Algunos miembros habían estado colaborando con la CIA desde los años 1980 y 1990.

Los espías obtuvieron información “altamente sensible” sobre los sectores militar, de seguridad, económico, agrícola, sanitario y educativo de Yemen. Utilizaron indebidamente sus funciones en la embajada de Estados Unidos en Saná para llevar a cabo sus actividades subversivas.

“Después de que la embajada de Estados Unidos abandonara Saná en 2015, los espías se dedicaron a llevar a cabo su espionaje con diversos pretextos en diferentes campos, incluida la agricultura y la economía, utilizando dispositivos de comunicación secretos y gestionados por funcionarios estadounidenses”, revela el comunicado.

Desde 2015, los espías continuaron operando bajo la apariencia de organizaciones internacionales, incluidos varios organismos de las Naciones Unidas. El comunicado también destacó que los miembros de la red habían visitado Estados Unidos varias veces para asistir a talleres de capacitación y reuniones con funcionarios estadounidenses.

Este anuncio se produce tras el arresto de un grupo de 18 espías, conocido como Fuerza 400, por las autoridades de seguridad yemeníes en el oeste del país hace casi un mes.

Cómo operaron los espías estadounidenses-israelíes

El general de división Abdul Hakim Hashem al-Jaiwani, jefe del Servicio de Inteligencia y Seguridad de Yemen, declaró en un discurso televisado que la red de espionaje liderada por Estados Unidos e Israel había reclutado funcionarios dentro del gobierno yemení para influir en los tomadores de decisiones e infiltrarse en agencias estatales.

Al-Jaiwani añadió que algunas de las operaciones de la red habían resultado en la “propagación de enfermedades” en Yemen, dañando aún más su ya tenso sistema de salud debido a años de sanciones occidentales.

La red también promovió la “corrupción moral” para socavar el sistema educativo de Yemen.

Según las agencias de seguridad yemeníes, la red ejecutó planes estadounidenses para atacar el sector agrícola mediante la producción y propagación de plagas agrícolas, con el objetivo de socavar la producción local y destruir la economía.

La red reclutó espías dentro del Ministerio de Agricultura para sabotear instituciones de investigación agrícola y centros de multiplicación de semillas. También reclutó a economistas y propietarios de empresas petroleras y comerciales, vinculándolos con los servicios de espionaje estadounidenses e israelíes.

“La red de espionaje estadounidense-israelí ha atraído a muchos individuos y les ha organizado visitas a Estados Unidos para influenciarlos y reclutarlos”, dice el comunicado.

La red influyó en los tomadores de decisiones, penetró en las autoridades estatales y ayudó a aprobar decisiones y leyes perjudiciales para Yemen.

Fuentes anónimas citadas por la agencia libanesa Al-Mayadeen afirmaron que espías estadounidenses e israelíes intentaron matar a algunos miembros de la red antes de su arresto para evitar fugas de información.

Sabotear las operaciones pro-Gaza

Al-Jaiwani señaló que la red proporcionó inteligencia a los ejércitos estadounidense e israelí para ayudar a atacar la infraestructura yemení utilizada para atacar barcos israelíes y vinculados a Estados Unidos en aguas regionales.

El Ejército yemení ha intensificado recientemente los ataques contra el transporte marítimo en el mar Rojo, el golfo de Adén, el océano Índico y el Mediterráneo, exigiendo el fin de las acciones del régimen de Israel en Gaza, que han dejado más de 37 100 palestinos muertos desde octubre del año pasado.

En respuesta, Estados Unidos y el Reino Unido desplegaron barcos en el mar Rojo para proteger a los buques israelíes e iniciaron una campaña de bombardeos contra las fuerzas yemeníes.

A pesar de esto, las fuerzas yemeníes anunciaron el mes pasado que continuarían sus operaciones militares, expandiéndolas al mar Mediterráneo para excluir a Israel de vías navegables clave e impactar su economía.

¿Quiénes son estos espías?

Las Fuerzas de Seguridad de Yemen publicaron registros de empleo de los miembros de la red vinculados a los servicios de espionaje de Estados Unidos y documentos de la embajada.

Amer Abdul Mayid al-Aqbari fue reclutado por la CIA en 1987. Trabajó en proyectos para destruir el suelo, promover productos estadounidenses, reducir la producción agrícola, esparcir pesticidas tóxicos y transmitir enfermedades animales. También influyó en la Conferencia de Diálogo Nacional en Yemen.

Abdelkader Ali al-Saqqaf, reclutado en 1994, recopiló datos sobre la situación política y judicial de Yemen y proporcionó información sensible sobre operaciones militares y de seguridad a la CIA.

Shaif Hefdhallah al-Hamdani, recluta de la CIA desde 1997, compartió información sobre sitios de lanzamiento de misiles balísticos, operaciones con drones y objetivos militares y económicos. También transmitió el código del Banco Central a las autoridades fugitivas en Adén.

Abdelmain Husein Ali Azzan había trabajado con la CIA y el Mossad desde 2006, proporcionando información sobre la fabricación militar y las capacidades estratégicas de Yemen. Se puso en contacto con el Mossad a través del agregado económico de la embajada de Estados Unidos y trabajó para la empresa fantasma de la CIA LAPIS hasta 2018.

Hesham Ahmed Ali Al-Wazir pasó información a la CIA desde 2009, monitoreó actividades destinadas a desmantelar el armamento nacional en el marco de proyectos de USAID y proporcionó información política, económica y militar a los estadounidenses.

Mohamed Salah Al-Jarashi fue contratado por el FBI en 2011 y proporcionó una base de datos y mapas de campos, depósitos de armas, centros de seguridad, hospitales, carreteras y rutas.

Otros espías transmitieron información que contribuyó a la política de asedio estadounidense contra Yemen y gestionaron células de informantes que realizaban actividades de espionaje.

Complicidad occidental en la guerra contra Yemen

Estados Unidos y sus aliados respaldaron plenamente a Arabia Saudí después de que ésta lanzara una guerra brutal y sin límites contra Yemen en marzo de 2015, enviando armamento avanzado al Reino.

Esta guerra mató a más de 150 000 personas, en su mayoría civiles, y creó uno de los peores desastres humanitarios del mundo, cuyos efectos aún son visibles y vívidos.

Los gobiernos occidentales brindaron apoyo político y logístico a Riad en su infructuoso intento de restaurar el poder en Yemen, el antiguo gobierno instalado por Arabia Saudí y dirigido por Abdu Rabu Mansur Hadi.

“El logro de hoy envía un mensaje a los estadounidenses e israelíes de que Yemen es firme y decidido en su victoria por las causas de su nación, la principal de las cuales es la causa palestina”, dijo el mayor general Yemen Yalal Ali bin Al-Rowaishan, citado por la cadena yemení Al-Masirah.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana