«Durante más de dos meses estuvimos en prisión sin que se nos garantizara el debido proceso»  – Caso Perseo

«Durante más de dos meses estuvimos en prisión sin que se nos garantizara el debido proceso» – Caso Perseo

Actualmente somos más de 100 personas procesadas en el caso Perseo, y esta situación refleja una interpretación extensiva y abusiva de la definición de terrorismo en nuestra legislación. 

Buenas noches a todos. Primero quiero agradecer la invitación a este foro sobre la mujer y el terrorismo en el Perú. Saludo también a nuestros pueblos del Perú y del mundo que enfrentan persecución política por defender sus derechos fundamentales. 

Me llamo Nora, soy una ciudadana peruana, tecnóloga médica de profesión, y actualmente estoy procesada en dos casos: el expediente 1099 y el expediente llamado «Olimpo” del 2 de diciembre de 2020.

En un contexto marcado por la pandemia y una grave crisis política y social en nuestro país, fui parte de un grupo de 75 personas, incluyendo mujeres, adultos mayores y hasta personas con recién nacidos, que fueron objeto de un operativo arbitrario, ilegal y abusivo. 

Durante más de dos meses estuvimos en prisión sin que se nos garantizara el debido proceso. Se nos negó el acceso a nuestros abogados, la lectura de la acusación fiscal y hasta un simple papel y lápiz para tomar nota de las imputaciones.

Este tipo de procedimientos se ha mantenido no solo en mi caso, sino también en otras investigaciones en nuestro país, y lo vemos reflejado en la actualidad en las luchas populares donde no se respeta el debido proceso. 

Se está utilizando el «derecho penal del enemigo», que prioriza la seguridad nacional sobre los derechos constitucionales, para criminalizar la acción política.

En el caso del Movadef, por ejemplo, se les negó la inscripción como partido político a pesar de cumplir con todos los requisitos legales. Esto llevó a que se fabricara una supuesta amenaza terrorista para justificar la violación de derechos fundamentales y la criminalización de la acción política.

En cuanto al caso Perseo, se busca sentenciar a dirigentes y activistas del Movadef por afiliación a organización terrorista, cuando en realidad han ejercido sus derechos políticos dentro del marco democrático. 

Las imputaciones que se nos hacen, como participar en marchas o actividades sociales y culturales, demuestran cómo se está judicializando la acción política en nuestro país.

Actualmente somos más de 100 personas procesadas en el caso Perseo, y esta situación refleja una interpretación extensiva y abusiva de la definición de terrorismo en nuestra legislación. 

Es importante denunciar estas violaciones de derechos y buscar solidaridad tanto a nivel nacional como internacional.

Nuestra lucha no es un delito, es un derecho. Defender la nueva constitución, la educación, la salud y los derechos de los pueblos no puede ser criminalizado. Estamos enfrentando un estado en descomposición que prioriza la represión sobre el diálogo y la justicia. 

Es hora de estar alertas y unidos para enfrentar esta política represiva y autoritaria que busca callar nuestras voces críticas y disidentes.

Gracias por permitirme compartir mi testimonio y por escuchar nuestra voz en esta lucha por la justicia y los derechos humanos.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana