ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
46 AÑOS DEL GOLPE MILITAR EN ARGENTINA Y EL GOLPE DEL FMI

46 AÑOS DEL GOLPE MILITAR EN ARGENTINA Y EL GOLPE DEL FMI

En esa época los movimientos guerrilleros, principalmente el ERP y los Montoneros, habían sido duramente golpeados por las fuerzas represivas. Pero el paquete económico contra el pueblo de junio de 1975, que se conoció como “Rodrigazo”, había dado lugar a un nuevo ascenso de masas.

El día 24 de marzo de 2022 se completan 46 años del golpe militar que fue responsable por la desaparición de más de 30 mil personas en la Argentina.

El objetivo era contener el desarrollo de las tendencias revolucionarias que se habían abierto en el año de 1969 con el Cordobazo y hacer lo que los tres gobiernos peronistas posteriores, incluso el encabezado por Juan Domingo Perón, no pudieron hacer.

En esa época los movimientos guerrilleros, principalmente el ERP y los Montoneros, habían sido duramente golpeados por las fuerzas represivas. Pero el paquete económico contra el pueblo de junio de 1975, que se conoció como “Rodrigazo”, había dado lugar a un nuevo ascenso de masas.

La crisis capitalista mundial que se había abierto en 1974 avanzaba y le ponía una piedra definitiva a los llamados “Años Dorados” del capitalismo de pos Guerra.

Chile, Argentina y Uruguay en los años de 1970 fueron usados como laboratorios del llamado “neoliberalismo” por el imperialismo norteamericano.

Esa política pudo contener el ascenso de masas que se había abierto en la época. Ahora, después del colapso capitalista del 2008, la burguesía intenta de manera desesperada controlar la estrepitosa caída de las ganancias y contener la revolución. 

América Latina y específicamente Argentina se encuentra en la línea de frente del saqueo del imperialismo norte-americano que usa la región como retaguardia en su teatro de operaciones militares en el mundo, con su política aún válida del Full Spectrum Dominance, o dominio de todo el espectro mundial por tierra, mares y espacio. Una versión renovada y aún más macabra de la llamada Operación Gladio y del Macarthismo del pos Guerra. La diferencia es que hoy esa política, si bien es más agresiva que la anterior, se desarrolla en el contexto de la mayor crisis capitalista de todos los tiempos.

El “acuerdo” con el FMI contra el pueblo argentino

El “acuerdo” impuesto por el FMI (Fondo Monetario Internacional) representa la unidad de todos los sectores políticos burgueses para imponerle un brutal ataque a los trabajadores y al pueblo argentino.

A parte del circo que fue armado en el Congreso, lo cierto es que la política fue impuesta y que ninguna reacción de masas fue opuesta. “Perdimos, ahora a pagar”; esa es la política de la burguesía argentina.

El kirchnerismo mostró una cierta oposición cuando su presidente Alberto Fernández ya había negociado la aprobación junto con el macrismo que es el principal responsable por la disparada del endeudamiento.

La burocracia sindical, principalmente la peronista, sigue cumpliendo el mismo papel de las últimas décadas de facilitar los ataques a los trabajadores mientras los índices de pobreza toman más de la mitad de la población.

La única salida para los argentinos pasa por la organización de los trabajadores independientemente de todos los sectores de la burguesía. La represión burocrática y represiva parece incontenible. 

Los trabajadores y el pueblo argentino no pueden soportar la caída tan acentuada de las condiciones de vida. Inevitablemente la brutalidad de los ataques provocará revueltas y reacciones populares.

La represión deberá continuar siendo cruel, pero las masas tienden a encontrar su camino de lucha. Lo empezaron a encontrar en 1969. Recientemente desarrollaron “primeras líneas” en Chile y en Colombia que permitieron enormes manifestaciones populares a pesar de la represión policial y paramilitar. En Chile, en las manifestaciones llegó a participar más de la mitad de la población.

Esas manifestaciones fueron preliminares. Aún no entró en escena el gran peso pesado social, los trabajadores. 

La aceleración de los ataques del imperialismo y de la burguesía pone la urgencia de organizar la resistencia, de organizar los verdaderos revolucionarios, independientemente de los “ismos” del pasado, para organizar la lucha, desde ya, en el período de inevitable ascenso que aparece en el horizonte impulsado por el desarrollo incontenible de la crisis capitalista.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana