ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
¿Por qué los rusos no aceleraron la derrota de Ucrania?

¿Por qué los rusos no aceleraron la derrota de Ucrania?

“La guerra es la continuación de la política por otros medios”.

Carl von Clausewitz (el genio militar prusiano)

El gobierno encabezado por Vladimir Putin es un gobierno burgués, con contradicciones crecientes con el imperialismo y aproximaciones crecientes con China.

Rusia y China son potencias regionales. China precisa proyectarse como una potencia regional, incluso para tener condiciones de desviar las tendencias revolucionarias en el propio país.

El gobierno nacionalista burgués ruso no embarcó en la política de acelerar la derrota de Ucrania porque por una parte, tendría que hacerse cargo de los gastos de la reconstrucción de la infraestructura destruida en un país que ha venido siendo armado hasta los dientes por la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) desde 2014.

Por otro lado, una derrota fulminante de Ucrania obligaría a la OTAN, que es controlada por el imperialismo norteamericano, a acelerar el enfrentamiento con Rusia.

Esa podría ser la política de un gobierno revolucionario. Pero el gobierno ruso actual mantiene muchos vínculos con el imperialismo occidental. Por ejemplo, recordemos las ventas enormes de oro a la especulación financiera en Londres en las semanas anteriores a la invasión de Ucrania, así como los bienes rusos congelados y la venta de petróleo, gás, fertilizantes y otros productos al Occidente.

Considerando la caracterización del gobierno ruso, podemos decir que su política le ha rendidos sucesos: avances militares, aunque graduales, gastos militares relativamente bajos, que no han provocado la bancarrota económica, el aumento de las contradicciones internas en la Unión Europea, las maniobras con los chinos para impedir ponerse en una situación de extrema dependencia, el uso de la campaña militar para mantener a Rusia pacificada con el aumento del nacionalismo, el control de la derecha rusa abiertamente pro-imperialista, el equilibrio de manera típicamente bonapartista de los cinco grupos que hoy controlan Rusia.

La escalada de la crisis capitalista mundial aún no ha puesto en movimiento a los trabajadores como actores determinantes de la lucha de clases. Pero la agudización de la crisis los pone en pauta para el próximo período.

La guerra es la “salida” capitalista para su mayor crisis de todos los tiempos. Y anda de manos dados con la revolución; y viceversa.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana