ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
EVITA, LA LEYENDA ARGENTINA

EVITA, LA LEYENDA ARGENTINA

Esa mujer era Evita. Vivió un breve tiempo, pero cuando se vive con intensidad sirviendo al pueblo, el tiempo puede ser tan breve, pero la huella que se deja puede ser eterna.

POR:

Hugo Flores Del Carpio.
Perú, 26 de julio de 2022.

Una vida corta y eterna.

Se cumplen 70 años del fallecimiento de Eva Duarte de Perón, una gran mujer argentina, Evita le decía su pueblo. Van 70 años de su partida física y se mantiene tan presente en el diario vivir y en la política de su país. La vida de Evita es como si nos dijera… No importa de donde vienes, sino hacia dónde vas. No importa tu origen, lo que importa es lo que quieres conquistar. La vida de Evita es la vida de la mujer latinoamericana que más impactó en la vida de su pueblo. Ingresó por completo en el diario vivir del pueblo argentino, lo organizó, le dio conciencia de su realidad y lo movilizó. Su vida fue corta, desde el 7 de mayo de 1919, fecha de su nacimiento; hasta el 26 de julio de 1952, día de su fallecimiento. Y todo lo que vivió tan intensamente en ese corto tiempo, le dio la eternidad.

La Leyenda Argentina de amor y de lucha.

Eva María Duarte de Perón, Eva Perón, o simplemente Evita como la llamaba su pueblo, era una mujer argentina de origen humilde nacida en Los Toldos, que llegó de las adversidades de la vida, como tantas argentinas, pero destinada a convertirse en la mujer que más impactaría en la vida de esa gran nación. Su vida fue una valiente y resuelta realidad que la convirtió en la Leyenda Argentina de amor y de lucha por el pueblo. Quizá, su leyenda se inició cuando eligió ser Evita. Eva Duarte nos dijo: “Cuando elegí ser Evita, sé que elegí el camino de mi pueblo”. Son en los caminos de los pueblos donde se labran los liderazgos más importantes, el futuro del mundo a conquistar y las vidas eternas.

Donde hay una necesidad nace un derecho.

Actriz, política, compañera y esposa de Juan Domingo Perón. Se conocieron en 1944. Perón se convirtió en el Gran Conductor y Evita en la fuerza del Gran Conductor. Y los dos brillaron en la política argentina con luz propia. Y los dos juntos alumbraron el camino de la esperanza y de la lucha por una vida mejor para todos los argentinos. Fueron el hombre y la mujer que los grandes cambios sociales exigen, porque esos cambios necesitan tanto del hombre como de la mujer. Evita, la lidereza que le dio fuerza y esperanza a los argentinos decía, “Donde hay una necesidad nace un derecho”. Partiendo de aquella premisa, la solución a las necesidades del pueblo, Evita las convirtió en un derecho de todos los argentinos.

Su arribo y trabajo en Buenos Aires.

Eva Duarte fue parte de la ola migratoria interna que vivía la capital argentina por aquella época. Llega a Buenos Aires en enero de 1935, a la edad de 15 años. Pasa por diversas dificultades y vive en pensiones, pero logra incorporarse a la vida artística bonaerense. Participa como actriz en diversas obras de teatro, en radioteatro, hace cine, locución y hasta de modelo. Llegó a ser fundadora y presidenta de la Asociación Radial Argentina (ARA), el primer sindicato de los trabajadores de la radio.

Conoce a Perón.

El 15 de enero de 1944, la ciudad de San Juan sufre un terremoto con una intensidad calculada en 9 grados en la escala modificada de Mercalli, que destruyó más del 50% de la ciudad, con graves efectos en su economía y víctimas estimadas inicialmente en quince mil. Juan Domingo Perón, al mando de la Secretaría de Trabajo y Previsión del gobierno argentino, promovió y asistió a un evento de solidaridad con los damnificados de San Juan. Al acto, realizado en el Luna Park de Buenos Aires el 22 de enero, también concurrió Eva Duarte y es allí donde son presentados. Se conocen, se enamoran y comienza la gran historia.

El peronismo y el antiperonismo.

Desde la Secretaría de Trabajo, Perón había logrado transformar positivamente la vida de los trabajadores argentinos, les reconoció sus derechos, validó sus organizaciones y trabajó con ellas. El peronismo comenzaba a tomar forma y el antiperonismo también, y lo hacía con mucha fuerza.

Spruille Braden, operador de la política imperialista del Gran Garrote, llega a Buenos Aires el 19 de mayo de 1945 para instalarse como el nuevo embajador estadounidense y comienza su labor de organización del antiperonismo para derribar al gobierno de Farrell-Perón.

En respuesta, la Confederación General de Trabajadores (CGT), exhibe su fuerza en un multitudinario mitin realizado el 12 de julio en defensa de la política laboral. La clase trabajadora comenzaba a transitar hacia el peronismo y la lucha política se radicalizada cada vez más. La agenda antiperonista se pone en marcha. El 19 de septiembre, una multitudinaria manifestación de la oposición le propina un duro golpe al gobierno y el 8 de octubre Perón es obligado a renunciar a todos sus cargos. El 11 de octubre, EE.UU. solicita a Londres dejar de comprar bienes de Argentina para apresurar la caída del gobierno y el 12 Perón es detenido y un sector planea su asesinato.

Su matrimonio y su ingreso a la política.

Es dentro de esa coyuntura social y política que Juan Domingo Perón y Eva Duarte se casan por civil el 22 de octubre de 1945 y el religioso lo realizan el 10 de diciembre. El año 1946, Eva lo inicia ingresando de manera abierta y total a la política. Perón presenta su candidatura a la presidencia de la República, cuya elección debía realizarse el 24 de febrero de ese año. Eva se integra a la campaña electoral en favor de su esposo causando gran sorpresa en la política argentina que no conocía del protagonismo de la esposa de un candidato en tales procesos, mucho menos, de la participación femenina en la vida política del país. Hasta ese entonces, a las mujeres no se les reconocía sus derechos políticos. La fórmula Perón-Quijano gana las elecciones con el 54% de los votos. Perón se convierte en el nuevo presidente de Argentina y Evita en la Primera Dama de la Nación.

Su lucha como Primera Dama de la Nación.

En 1947 Evita inicia un extensa gira por diversos países europeos y algunos sudamericanos, en calidad de embajadora de buena voluntad. La gira se extiende por más de 60 días y asimila los diversos programas y sistemas de ayuda sociales que ejecutan los países visitados. Con ese conocimiento, a su retorno, impulsa un renovado sistema de obras sociales (Programas sociales).
Desarrolla un mayor acercamiento con el pueblo, que la convierte en el nexo fundamental entre Perón y su gobierno con la clase trabajadora, sus organizaciones representativas, con los desempleados y los sectores humildes de Argentina. Asimismo, Evita levanta las banderas de la igualdad de derechos políticos entre el hombre y la mujer y la ley que lo consagra es firmada por Perón en septiembre de 1947, haciendo realidad el voto universal.

Un renglón aparte merece su trabajo con las mujeres. El 26 de julio de 1949, Evita funda el Partido Peronista Femenino (PPF) y las mujeres argentinas, de los barrios humildes principalmente, son organizadas e integradas con protagonismo propia a la vida política, fortaleciendo de esta manera a Perón y al peronismo.
En las elecciones generales del 11 de noviembre de 1951, en la que Perón resulta reelecto presidente, el 64% del voto femenino fue para el peronismo, 23 mujeres fueron electas diputadas, 6 senadoras y 80 legisladoras provinciales.

Fallecimiento.

Antes de realizarse las elecciones de 1951, el cáncer de cuello uterino que padecía Evita ya había sido anunciado y fue uno de los motivos por el cual renunció a su candidatura a la vicepresidencia en la fórmula de Perón. Al hacerse pública su enfermedad, la solidaridad internacional con Evita se hizo manifiesta, diversos gobiernos ofrecieron sus mejores médicos para ser tratada. Los acontecimientos ya estaban definidos y Evita fallece en Buenos Aires, el 26 de julio de 1952 a la temprana edad de 33 años. Ese día el pueblo argentino lloró, sus funerales se prolongaron por más de diez días y más de dos millones de personas fueron a darle el adiós y ver como ocupaba su lugar en el sitial de los eternos del pueblo.

Nunca le arrancaron el alma de pueblo.

Evita nació en las entrañas del pueblo, creció entre el pueblo y vivió y luchó por el pueblo. Ningún poder, jamás la pudo arrancar de su pueblo. Ella lo expresó con tanta claridad:

“Yo no me dejé arrancar el alma que traje de la calle, por eso no me deslumbró jamás la grandeza del poder y pude ver sus miserias. Nunca me olvidé de las miserias de mi pueblo y pude ver sus grandezas”.

Esa mujer era Evita. Vivió un breve tiempo, pero cuando se vive con intensidad sirviendo al pueblo, el tiempo puede ser tan breve pero la huella que se deja puede ser eterna.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana