Argentina: la inflación galopante y el gobierno de Alberto Fernández

Argentina: la inflación galopante y el gobierno de Alberto Fernández

#Argentina, nuevos tarifazos, desempleo e inflación. El malabarismo de la burguesia se está agotando

La inflación oficial en Argentina casi llegó al 100% en 2022.

El gobierno de Alberto Fernández quiere reducirla para el 60%, prácticamente por decreto, incluyendo esa previsión en el Presupuesto del Gobierno Federal del 2023.

Como dice Lenin la inflación no sólo es un gran problema para el capitalismo, sino que “no hay nada más revolucionario que la inflación”.

Por lo tanto, a parte de los trucos contables, que son parte de las maniobras para más o menos controlar las cuentas públicas manteniendo los privilegios de los grandes capitalistas, se trata de la estabilidad del conjunto del sistema político y social.

El problema que se plantea es como bajar la inflación. Concretamente, ¿quién pagará la cuenta?

El ministro de Economía, Sergio Massa, es el candidato preferencial del imperialismo norteamericano para las próximas elecciones presidenciales, lo que requiere un mínimo de estabilidad.

Eso no quita la posibilidad de la entrada en palco de candidatos de la derecha macrista y hasta del ultra “neoliberal” Milei.

Alberto Fernández se convirtió en un zombi político, a la deriva y dependiente de la política anti-obrera de Massa.

Cristina Kirchner, por medio de mil disculpas formales y bajo la amenaza del reaccionario sistema judicial, prácticamente abandonó su candidatura presidencial y también apoya a Massa.

La salida del sistema y de los trabajadores a la crisis

Los malabarismos financieros han sido intensos e incluyen la enorme y creciente deuda pública, catalogada como default por las agencias calificadoras de riesgo, nuevas deudas contraída del FMI (Fondo Monetario Internacional) y China, la venta de título públicos en peso a varios órganos públicos o la recompra de US$ 1.000 millones de la deuda externa argentina.

Esa medida aparentemente fue grotesca. Ya que Argentina apenas tenía recursos para un único mes de importaciones. El objetivo es ayudar a las ganancias de los especuladores financieros, para que éstos saquen la deuda argentina del default, evitar una mayor desvalorización del peso ante el dólar y la fuga de capitales.

Los pagos a los capitalistas internacionales son sacrosantos y no pueden ser cuestionados.

El dólar preferencial para los especuladores financieros o el dólar soja también son intocables.

La especulación con el dólar preferencial en las importaciones para posteriormente venderlas en dólares paralelos es también parte de la farra de las ganancias fáciles intocables.

El control de los precios del gobierno es tan artificial y especulativo que llega a provocar temblores. Quien aumenta los precios en no más que el 4% mensual, tiene acceso a dólares preferenciales como compensación.

Es la receta cierta para el desabastecimiento, el acaparamiento y el aumento brutal de los precios de los productos de consumo popular.

Las medidas monetaristas puras, como el aumento de las tasas de interés, que se ha usado intensivamente en todos los países de América Latina están agotadas porque tiene el potencial, en las actuales condiciones, de provocar bancarrotas generalizadas.

La cuenta el gobierno de Alberto Fernández ya se la pasó a los trabajadores con la complicidad de la burocracia de la CGT (Confederación General de los Trabajadores).

Los reajustes salariales de este año serán de 60% en dos cuotas semestrales, sin que se acepte nada superior a eso en las paritarias.

Mientras tanto el gobierno prevé nuevos tarifazos, principalmente en relación al gas.

Es la construcción de un nuevo “Rodrigazo” semi silencioso y que sólo puede llevar a un gran colapso.

La salida para los trabajadores y el pueblo argentino, de la misma manera que vale para el pueblo peruano y de toda América Latina y el mundo, es la organización de la salida a la crisis bajo la dirección de los trabajadores.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana