ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Una breve historia de como ser mujer, no define tu pensamiento político. 

Una breve historia de como ser mujer, no define tu pensamiento político. 

Hace nueve años, el 8 de abril de 2013, Margaret Thatcher, exponente del Partido Conservador británico, falleció. Thatcher se desempeñó como Primera Ministra del Reino Unido entre 1979 y 1990, ayudando a universalizar la adopción del llamado "neoliberalismo", que fue impuesto en el mundo junto con los Estados Unidos como política para contener la crisis mundial de 1974.

Hace nueve años, el 8 de abril de 2013, Margaret Thatcher, exponente del Partido Conservador británico, falleció. Thatcher se desempeñó como Primera Ministra del Reino Unido entre 1979 y 1990, ayudando a universalizar la adopción del llamado “neoliberalismo”, que fue impuesto en el mundo junto con los Estados Unidos como política para contener la crisis mundial de 1974.

Durante su gobierno, Thatcher implementó una serie de políticas para salvar las tasas de ganancia de las grandes empresas, que no paraban de caer desde 1974, como la desregulación de la economía (especialmente en el sector financiero), la destrucción de los derechos de los trabajadores, la flexibilización de la legislación ambiental en pro de las ganancias a cualquier costo de las grandes empresas, la privatización de las empresas estatales, que habían sido estatizadas en la Segunda Guerra Mundial para salvarlas, y la reducción del poder y la influencia de los sindicatos, que se acentuó después de la derrota de la gran huelga de los mineros del carbón de 1984-1985.

Redujo los impuestos sobre la renta para los más ricos y aumentó los impuestos indirectos y de consumo, o sea los impuesto que paga la población común. También intentó sin éxito privatizar el sistema de salud pública, que había sido un ícono del llamado “estado de bienestar social” después de la Segunda Guerra, como un mecanismo para contener el desarrollo de las tendencias revolucionarias.

Las medidas económicas de Thatcher ganaron elogios del mercado financiero y un fuerte apoyo de los oligarcas británicos, pero fueron extremadamente impopulares entre los trabajadores.

Durante el gobierno de Thatcher, varios servicios públicos fueron desguazados y desmantelados. Se extinguieron varias prestaciones sociales, como la distribución gratuita de leche a los niños en las escuelas y diferentes tipos de pensiones. 

Los sectores tradicionales de la economía británica, como la industria del hierro y el carbón, fueron extinguidos debido a la desregulación del mercado, dejando a cientos de miles de trabajadores sin ocupación. 

Financió milicias de extrema derecha en Irlanda, responsables por torturar, violar y matar a civiles. Apoyó el régimen racista del Apartheid en Sudáfrica, etiquetando a Nelson Mandela y al Congreso Nacional Africano como terroristas.



También financió el régimen camboyano y fue aliada y protectora del dictador chileno Augusto Pinochet. 

Mientras la prensa burguesa ingleses lloró su muerte llamándola de “la mejor primera ministra en tiempos de paz” y la nobleza de Inglaterra mostró consternación, los trabajadores salieron a las calles para celebrar su muerte. 

Los manifestantes llenaron la entrada de la casa de Thatcher con botellas de leche para recordar los cortes. Los portales de noticias tuvieron que bloquear los comentarios, porque la población seguía publicando expresiones de agradecimiento por la partida de la “Dama de Hierro”.

Aquí vemos, de forma breve, como no importa los medios que la elite económica  precise desplegar, los usará sin miedo ni moral a favor de proteger su sistema. 

Cuando le es conveniente, la burguesía no duda en poner una mujer al mando de un gobierno para masacrar a miles, a personas de la comunidad LGBTQIA+, a personas negras, a inmigrantes, a curas/padres, o hasta a niños o supuestos “izquierdistas”. 

En la práctica, la mujer Thatcher, el negro Obama, o todos los “inclusivos” del actual gobierno de Joe Biden aplican las políticas de los banqueros, grandes empresarios y dueños de los medios de producción. 

A nosotros, como trabajadores, debe importarnos las políticas que representen nuestros intereses, que defiendan nuestras necesidades y que estén del lado correcto de la historia, por el poder al pueblo y los trabajadores. Y eso solo podremos conseguirlos organizando su lucha de manera independiente de todos los sectores de la burguesía, de nuestros opresores.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

2 comentarios en «Una breve historia de como ser mujer, no define tu pensamiento político. »

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana