ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
COLOMBIA: Prisiones para los pobres, mansiones para los “corruptos”

COLOMBIA: Prisiones para los pobres, mansiones para los “corruptos”

Petición enviada a la nueva Presidencia en Colombia deja en claro que más que alegría, se esperan respuestas reales, una de estas es la libertad inmediata de todos los presos políticos y un cambio en el sistema de leyes que criminaliza la pobreza y las manifestaciones.

Petro es ahora presidente de Colombia. Las organizaciones sociales se unen para exigir una reformulación del sistema penitenciario en Colombia, como la libertad de los presos políticos, lo cual fue una de sus promesas de la campaña electoral.

Se dice que nadie conoce realmente una nación hasta que ha estado en una de sus prisiones“. Así comienza la petición firmada por el Movimiento Nacional Carcelario (MNC), acompañado de cientos de organizaciones y personalidades.

En la petición se comienza situando a la Colombia actual a partir de un recorrido que detalla los problemas estructurales que masacran hoy a los trabajadores y el pueblo explotado, como lo son la violencia, la corrupción y el entrometimiento de los Estados Unidos en la política nacional para controlar y sustraer sus beneficios a costa de la vida de millones de colombianos.

Se deja en claro que las cárceles no son más que una de las herramientas del Estado Burgués para controlar a los trabajadores y los pueblos. Las mismas tienen un objetivo de clase. El cual es imponer mediante la represión, la “paz”.

Cumpliendo con la lógica impuesta por el imperialismo y los grandes capitales de “criminalizar la pobreza” y mayormente criminalizar las movilizaciones de los y las trabajadoras. Una política – que expone la Petición – que ha supuesto el aumento de nuevos tipos de instituciones penitenciarias y la agravación de las penas, reforzando un sistema penal basadoen una visión vengativa, aplicada como ley penal del enemigo, contraria a la garantía de derechos humanos fundamentales para las personas privadas de su libertad”.

El documento detalla que, al día de hoy, cinco años después de la firma de los Acuerdos de la Habana, hay presos y presas políticas en “espera” a que se cumpla la Ley de Amnistía e Indulto.

Al mismo tiempo, se exige al gobierno de Petro y Márquez “a incluir en su agenda legislativa el fin de la extradición, la repatriación humanitaria de quienes se encuentren en cárceles extranjeras o padezcan enfermedades graves”.

El Petitorio es legítimo, y no podemos olvidar la mención a los presos y presas del Paro Nacional, los cuales son alrededor de 1.200. En su mayoría son jóvenes que están privados de libertad como muestra del papel del Estado Burgués para proteger el sistema.

Al igual que en Chile, los tienen encerrados como moneda de cambio y/o para aterrorizar a los que desacatan las órdenes.

Petro al igual que Boric, tuvo gran apoyo durante su candidatura por sus promesas de “cambio” y “paz”, siempre de la mano de los grandes empresarios y ricos, a quienes claramente iba dirigido ese discurso. Boric resultó ser un tibio, amarillo, reformista y aliado de las grandes cúpulas de poder, Petro, pareciera recorrer el mismo camino. Incluso porque esa es la política actual del imperialismo norteamericano para la región.

Si hemos aprendido algo a lo largo de estos años de falsas izquierdas, es que nada se terceriza. La libertad, la dignidad y la lucha de clases no se negocian, se exigen y defienden contra quien sea que se siente en el gobierno.

Libertad a los presos políticos!

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana