ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Brasil ¿Tan bien como aparenta?

Brasil ¿Tan bien como aparenta?

La burguesía brasileña y el imperialismo precisan de un gobierno de fuerza para enfrentar el próximo período, donde será necesario descargar un mayor peso de la crisis sobre las masas para contener su levante...

Brasil representa uno de los países que más ha sido afectado por la crisis mundial.

El fortalecimiento del dólar ha obligado al gobierno Bolsonaro a aumentar las tasas de interés de manera considerable, en más de 10 puntos porcentuales.

El endeudamiento se ha generalizado.

El control de la inflación se ha realizado por medio del endeudamiento público y evidentemente lo que ha sido represado va a estallar después de las elecciones del 30 de octubre.

La dependencia de las exportaciones del llamado agro-business se ha visto afectada por el aumento de los precios de los fertilizantes. Las ganancias han sido compensadas con el aumento de la deforestación en el Amazonas.

La burguesía brasileña y el imperialismo precisan de un gobierno de fuerza para enfrentar el próximo período, donde será necesario descargar un mayor peso de la crisis sobre las masas para contener su levante.

No es por acaso que el bolsonarismo y la extrema derecha en general hayan salido muy fortalecidos en la primera vuelta de las elecciones.

La victoria de Lula/ Alckmin ya no está tan clara como lo era hace algunas semanas, antes de la primera vuelta. Si gana, será un gobierno muy frágil, con un vice que es un derechista y un golpista reconocido y bajo el “abrazo de oso” de la extrema derecha.

Si Lula/ Alckmin pierden será el fin de la derecha tradicional y probablemente también de la propia “izquierda” integrada al régimen. Los golpes contra las masas serán aún más violentos.

Como los organismos de masas fueron cooptados y corrompidos totalmente, en los gobiernos del PT, la tendencia será al estallido de movimientos espontáneos que el régimen buscará enfrentar por medio del protofascismo bolsonarista en las calles y por medio de la infiltración.

De todas maneras, el control social ejercido por la burocracia petista está con los días contados. Conforme la crisis avanza se pone al orden del día la aparición de grupos clasistas en el movimiento de trabajadores y de masas, lo que impulsará el fortalecimiento de la izquierda revolucionaria.

América Latina es una bomba de tiempo. Brasil, que es el principal país de América Latina, está en la línea de frente de los grandes estallidos que veremos en el próximo período.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana