ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Cuando los cañones de la Flota de Guerra fueron apuntados contra Río de Janeiro

Cuando los cañones de la Flota de Guerra fueron apuntados contra Río de Janeiro

La “Revolta da Chibata”, o “Revuelta del Látigo”, es un evento de suma importancia en la historia de Brasil insertos en el movimiento más amplio de evolución política nacional, así como por su trascendencia histórica, y con gran importancia para el movimiento de lucha de los negros en particular.

“Revolta da Chibata” (La mayor revuelta de la tropa de la marina del siglo XX en escala mundial)

La “Revolta da Chibata” se relaciona con su líder, el marinero João Cândido, cuya historia es inseparable de la historia del levantamiento.

La “Revolta da Chibata” se relaciona con su líder, el marinero João Cândido, cuya historia es inseparable de la historia del levantamiento.

Fue un motín naval que sucedió entre los días 22 y 26 de noviembre de 1910 en Río de Janeiro, Brasil.

Un problema importante de método de análisis es situar inicialmente la “Revolta da Chibata” siguiendo los acontecimientos políticos del marco nacional. Vale la pena resaltar esta cuestión, ya que se suele utilizar un método erróneo, de transformar los hechos históricos en episodios mitológicos totalmente desconectados de la evolución real de las luchas que se libraron en un momento dado. Esta metodología es típica de los análisis históricos, particularmente de la izquierda. Uno de estos casos típicos es la guerra de Canudos, cuando un grupo de pobladores del campo del Nordeste enfrentó con mucha garra y resistencia al gobierno central, en el año de 1897.

Usualmente, Canudos es presentado como una revuelta campesina del interior de Bahía, como si fuera una revuelta puramente campesina.

Canudos fue un episodio de las luchas internas del régimen republicano en su primera etapa. Jugó un papel en su tiempo.

Si el análisis no logra interpretar los acontecimientos desde el punto de vista de la lucha política en su conjunto, es análisis incompleto; se crea un mito, que es lo que se hizo con Canudos.

En esta mitología, Canudos sería la lucha de los “buenos” campesinos contra el “mal” Ejército brasileño, olvidándonos de que quienes más defendieron la expedición militar a Canudos fueron los opositores al gobierno.

El movimiento de oposición a Canudos fue parte de la lucha contra la consolidación de la oligarquía en el poder.

Aclararemos el papel histórico que jugó la “Revolta da Chibata” y en qué marco se desarrolló esta lucha. Por esa razón, es necesario un rápido análisis del régimen durante la Antigua República. Tanto los hechos de Canudos como la “Revolta da Chibata” son episodios de luchas populares que se dan en el marco del desarrollo del régimen político brasileño.

La declaración de la República

Contrariamente a lo que afirma la historiografía oficial en Brasil, la proclamación de la República fue un episodio dentro de una crisis revolucionaria de grandes proporciones. Una crisis revolucionaria que se inicia con el movimiento abolicionista, que supone también la abolición del Segundo Imperio. Esta liquidación tuvo un carácter revolucionario. Creó una situación revolucionaria en Brasil.

La historia oficial está contada desde un punto de vista individualista y burgués. La proclamación de la República aparece en la historia oficial como un cuartel de generales ultraconservadores.

Esa interpretación de la historia se basa en una novela de Machado de Assis, donde el escritor comenta que el pueblo no tuvo participación en el proceso.

Esos historiadores utilizan el comentario de Machado para mostrar que el evento no tuvo carácter progresista ni revolucionario, porque “el pueblo no participó”. Y sin la participación directa de las masas, la República no podría en modo alguno considerarse un acontecimiento progresista. Habría sido una farsa orquestada por élites conservadoras y atrasadas.

Esta interpretación de los hechos es enteramente arbitraria como criterio. La observación de Machado de Assis es una observación literaria, no un análisis científico, no podría servir de base para ningún análisis social más profundo.

En efecto, como observó Machado de Assis, la población no participó en el episodio del 15 de noviembre de 1889, pero el evento no carecería de significado revolucionario.

En primer lugar, en el ejército se agrupó la mayor fuerza abolicionista de la esclavitud de la época.

Los positivistas, que eran todos republicanos, formaron una izquierda muy radical. Eran conocidos como el ala jacobina del Ejército Brasileño, según la historiografía oficial.

Allí, la juventud militar, concentrada en las escuelas militares, creó un movimiento republicano contra el antiguo régimen imperial. Esta fue la base social del golpe militar del 15 de noviembre.

Disputas políticas en la República Vieja

El período de la República Vieja, en Brasil, va desde la proclamación de la República y el fin del Imperio, en 1889, hasta la Revolución de 1930.

En Brasil es muy común que el primer episodio de todos los períodos revolucionarios se manifieste como un intento de contener la revolución. La revolución entonces se desarrolla después de lo que sería el evento culminante de esta revolución.

La Revolución de 1930 es un ejemplo de ello. Si consideramos que la revolución termina ahí, con la toma del poder por parte de los opositores al gobierno de la Antigua República, estaríamos en un error.

La toma del poder es, de hecho, el comienzo de la revolución. Se desarrolla a partir de ahí y culminará, aunque sin éxito, en el Levantamiento Comunista de 1935, cinco años después, conocido como “la intentona comunista”.

El derrocamiento del gobierno fue, pues, el primer episodio y no el último. En el caso de la proclamación de la Primera República también.

El derrocamiento del gobierno de Don Pedro II fue el primer y no el último episodio de todo el período revolucionario.

Tras el derrocamiento del Segundo Imperio, se inicia en Brasil una gran etapa revolucionaria, con varios episodios que terminarán con el aplastamiento del levantamiento de Canudos, que tuvo lugar en 1897.

Mientras tanto, tuvimos un período de inestabilidad revolucionaria con diferentes luchas. Los gobiernos que se forman, se hunden, como sucedió con el gobierno de Deodoro da Fonseca, que cayó en medio de la hiperinflación provocada por el ministro de Hacienda, Rui Barbosa.

Comenzó en aquel momento un período de lucha política en torno al diputado y también conservador Floriano Peixoto, quien se convirtió en líder de toda la izquierda del Ejército para tratar de contener las tendencias revolucionarias.

En ese momento se produjo un levantamiento del ejército, que representaba un ala contrarrevolucionaria. Fue aplastado por una contrarrevolución que se desarrolló, sin embargo, en un sentido marcadamente revolucionario, en la izquierda, a pesar de los métodos reaccionarios. Con este juego, todo un sector conservador estuvo conteniendo en cierta medida a la revolución.

Floriano Peixoto contaba con la confianza de los militares de izquierda, los jacobinos, y le entregó pacíficamente el gobierno a los políticos burgueses en las elecciones que eligieron a Prudente de Morais.

Eso se convirtió en el detonante de una gran revuelta de los ejércitos, que presionaron a Floriano Peixoto para que diera un golpe militar e impidiera la toma de posesión del representante de la oligarquía.

Tal era el nivel de crisis que existía en ese momento.

La derrota de la izquierda del régimen

Durante el gobierno de Prudente de Morais, la izquierda buscó dar un golpe de Estado.

El episodio del aplastamiento de Canudos se enmarcó en el movimiento de preparación del golpe contra la oligarquía.

La primera expedición a Canudos fue aplastada; la segunda fue dirigida por el líder más importante de toda la izquierda del ejército, conocido como el “corta Cabeças”, el general Moreira César, que momentos antes había ahogado al régimen en Santa Catarina en sangre. Era representante del ala más acérrimamente republicana del Ejército.

Moreira César fue a Canudos buscando aplastar la revuelta que consideraban monárquica, ya que el líder del movimiento, Antônio Conselheiro, era monárquico.

Luego de aplastar el levantamiento, el general planeaba regresar a la capital de la República como el héroe nacional que aplastó a la contrarrevolución, y con esa autoridad derrocar al gobierno de Prudente de Morais.

Luego establecería la dictadura del ala izquierda de las fuerzas armadas.

Los planes, sin embargo, fracasaron por completo, con la lógica contribución de todo un sector de la oligarquía que trabajó activamente para el fracaso de su expedición. Moreira César murió en Canudos.

Este hecho fue desastroso para la izquierda que, organizada en los clubes militares de Río de Janeiro, quedó sin rumbo. Después de muchos intentos de subvertir al gobierno en una situación absolutamente delicada, un elemento de los clubes militares tomó la iniciativa y planeó el asesinato del presidente. Terminó matando solo al Ministro de Guerra. Estos hechos se produjeron después de que Canudos ya había sido aplastado por la derecha, que estaba en el gobierno.

De esta forma, cuando se produjo el atentado, la acción sirvió de pretexto ideal para que el ala más conservadora del ejército, aliada del gobierno de Prudente de Morais, reprimiera a los correligionarios de Moreira César, cerrara los clubes militares y acabara con la episodio con el aniquilamiento de toda la izquierda del régimen.

El programa político defendido por esta izquierda era el programa de la burguesía nacional, la lucha contra la oligarquía cafetalera y la defensa de la industrialización que ya había comenzado en el gobierno de Rui Barbosa. La crisis y la hiperinflación son el resultado de un intento fallido de promover la industrialización nacional.

Todo este episodio no es más que la lucha de clases, que terminó con la derrota del sector más progresista de la burguesía nacional, profundizando el dominio de la oligarquía cafetera, principalmente en São Paulo.

El dominio de la oligarquía del café

Los tres gobiernos sucesivos, Campos Sales, Rodrigues Alves y Afonso Pena, solo consolidaron la política del “Café con Leche”, la alianza de las oligarquías de São Paulo y Minas Gerais en el control del país.

Una vez derrotadas las tendencias de izquierda y revolucionarias dentro del gobierno, estos tres presidentes intentaron estabilizar el régimen en torno al poder de la oligarquía, algo que nunca sucedió ya que entraron en crisis permanente en los años siguientes, hasta su derrocamiento definitivo en 1930.

Campos Sales, el primer gobierno después de Prudente de Morais, llevó al Estado a la bancarrota total, con la economía cafetera en crisis por la fluctuación de los precios en el mercado internacional.

Sales puso en marcha un plan para estabilizar la economía, común a toda la oligarquía cafetalera, pero principalmente de São Paulo y de los bancos ingleses, que fueron los grandes financistas de esta oligarquía y los principales beneficiarios del café brasileño.

Para su plan de estabilización, Campos Sales sacó un préstamo muy grande para la época.

Fue creado un fondo, ya partir de ese préstamo, lo que creó un terreno propicio para la especulación que, curiosamente, es lo que hoy vuelve a estar muy vigente en Brasil y en América Latina.

Con el préstamo, el régimen logró contener el aumento de la deuda pública, y con ello, la tendencia a la quiebra estatal. Sales logró así la estabilidad de la moneda, que era uno de los requisitos de los bancos ingleses para la contratación del préstamo.

Será sobre la base de una moneda estable que el capital extranjero se aplicará en Brasil, ya que el país estaba profundamente comprometido con los bancos. A partir de ahí, la política económica buscó aumentar el valor del café, que a su vez favorecía a la oligarquía, pero que era, sobre todo, un requisito de los bancos ingleses.

La campaña civilista

La política de Campos Sales consistió en reducir las áreas de siembra. Se estableció un acuerdo general para que esto ocurriera, acuerdo que se consolidó en el siguiente gobierno.

Los estados a su vez garantizaron la compra de la cosecha anual de café, lo que evitó la quiebra y el desarrollo de la crisis de la oligarquía.

El Estado, dueño del café, comenzó a colocar el producto hiper valuado en el mercado mundial, lo que estimuló una ganancia especulativa que fue recaudada por los bancos que controlaban el comercio mundial del café.

Con esta política, la oligarquía logró superar la crisis del régimen político y económico. La culminación de estos acuerdos llegó con el Acuerdo de Taubatê, que consolidó el acuerdo informal entre productores y gobiernos estadales.

En este momento entró en juego el gobierno de Hermes da Fonseca. Este fue un gobierno disidente de la oligarquía. Fonseca aparece en la historia de Brasil como un gobierno de derecha, pero en realidad es un ala disidente de la derecha.

La crisis de la política del “Café con Leche” resurgió como resultado directo de los altos costos de la estabilización económica. Mientras los productores de São Paulo y Minas Gerais se embarcaban en un movimiento de crecimiento, toda la oligarquía del Nordeste y Rio Grande do Sul había quebrado, al igual que los pequeños productores. Esto generó una gigantesca revuelta dentro de la propia clase dominante contra la oligarquía del “Café con Leche”.

En ese contexto, apareció el candidato presidencial Hermes da Fonseca, quien fue un hombre de Rio Grande do Sul, tradicional foco de disidencia en el régimen político.

Fue en este gobierno que estalló la “Revuelta da Chibata”. Su gobierno tuvo la tarea de esta oligarquía gauchesca de recuperar su posición económica y salvarla de la bancarrota. Este gobierno expresó la primera gran ruptura dentro de las oligarquías nacionales.

La oligarquía del “Café con Leche” no se sintió capaz de hacerle frente a esta política, y durante los preparativos de la campaña presidencial, dispuso un candidato de izquierda para que la representase. A estas alturas quedó claro que se trató de una política tradicional de la derecha. Su candidato fue Rui Barbosa, que lanzó una campaña civilista, combatiendo el hecho de que Hermes da Fonseca era un militar.

Barbosa señaló el peligro de la candidatura militar, que sería el regreso del Moreira César, de los que habían masacrado a Canudos. Luego de la masacre de Canudos, la oligarquía cafetera cínicamente aprovechó el hecho para promover sus propios candidatos. La maquinaria propagandística de la oligarquía cafetera produjo la mayor obra literaria de Brasil, Os Sertões, de Euclides da Cunha, que es parte de la propaganda contra los militares de la época.

Euclides da Cunha era un periodista del diario “Estado de São Paulo”, es decir, un periódico de la oligarquía cafetalera paulista. Este periodista escribió una verdadera obra maestra, una de las piezas literarias brasileñas más importantes, una epopeya nacional que describe la masacre aterradora de la población de Canudos.

A pesar de que la oligarquía no es favorable a los nordestinos, a los que considera una raza inferior -el propio Euclides da Cunha los calificará precisamente como una raza inferior-, el escritor elogió al sertanejo (habitante de las “estepas”, “sertao”, del nordeste) frente a la brutalidad ciega y la violencia descontrolada de los militares que lo aplastaron.

Los disidentes del régimen

La campaña civilista de Rui Barbosa se benefició de esta propaganda previa, él mismo fue uno de los políticos que se opuso a la violencia de los militares en Canudos.

En su momento, cuando era senador, preparó un discurso muy violento contra los militares. Detrás de toda esta campaña humanista, hubo un intento de impedir que los militares insurgentes contra el régimen oligárquico avanzaran una posición importante dentro de las fuerzas armadas a través de su candidato presidencial. Esto se debe a que, después de Canudos, la oligarquía de São Paulo y Minas Gerais pudo promover una verdadera depuración de las fuerzas armadas. Aun así, no eliminó por completo los focos de disidencia, como se expresó en los levantamientos militares tenientistas de 1922 y 1924.

El hecho es que la campaña civilista inició una gran crisis dentro de las fuerzas armadas, como resultado del altísimo costo social y económico que causó el proceso de estabilización cafetalera.

En general, este período de la historia brasileña se presenta como el apogeo de una política. Lo más correcto es señalar que estos tres gobiernos que precedieron a Hermes da Fonseca y estabilizaron la política del “Café con Leche”, inauguraron el período de decadencia del régimen oligárquico del monocultivo del café.

La estabilización fue en sí misma un factor de crisis, ya que condujo a la ruina de todos los demás sectores de la economía nacional.

Lo que sucedió fue que toda la estructura operativa de la economía brasileña se concentró en salvar artificialmente a un conjunto de monopolios cafetaleros que vivían la política de valorización del café a través de la especulación en los mercados internacionales. Esto hará que la crisis del café alcance proporciones catastróficas en 1929. Esta crisis fue precedida por un período de intensa especulación, que va desde 1922 hasta 1929.

Hermes da Fonseca y el siguiente gobierno fueron disidentes del régimen. Luego viene el regreso de la oligarquía a la presidencia con Rodrigues Alves, quien fue uno de los tres presidentes del período de estabilización.

No llegó a asumir el mandato, muere antes y fueron convocadas nuevas elecciones.

Su sucesor fue Epitácio Pessoa, un elemento que había sido de la izquierda del régimen, pero que se convirtió en representante de la oligarquía. Después de él vino un gobierno de extrema derecha, que también fue un gobierno disidente, encabezado por Arthur Bernardes.

Su carácter derechista se definirá a lo largo de su mandato a partir de las medidas reaccionarias que es llevado a tomar contra la Revuelta del 18 en el Fuerte de Copacabana, y contra las huelgas obreras que van de 1917 a 1922.

Bernardes gobernó el país con la capital en estado de sitio durante cuatro años. Un gobierno muy represivo, que fusiló a los trabajadores en la calle, pero que, curiosamente, era un disidente, el representante más característico de la izquierda de los políticos civiles.

Una campaña contra los militares

La “Revolta da Chibata” fue la primera gran manifestación de la revuelta popular contra el régimen de la República Vieja.

Ocurrió en un momento en que las dos alas de la oligarquía chocaron en las elecciones. Por un lado, los artífices de la política del “Café con Leche”, por el otro, la burguesía en bancarrota de Rio Grande do Sul.

Un hecho tradicional de la vida política en Brasil es que, dependiendo de la situación, cuando no hay una continuidad clara del régimen, las elecciones presidenciales pueden llevar al país a una crisis de grandes proporciones.

La campaña civilista fue uno de esos momentos, cuando la campaña contra la dictadura militar desató una revuelta dentro de las propias fuerzas armadas.

Desde la base de las fuerzas armadas contra la burocracia militar gobernante.

Tanto es así que la “Revolta da Chibata” estalló poco después de las elecciones, en noviembre de 1910. Surgió influenciada por la intensa campaña de oposición contra el gobierno electo de las oligarquías disidentes.

El protagonista de la campaña, Rui Barbosa, era un candidato único, no identificado inmediatamente con el régimen de la oligarquía, aunque estaba a su servicio. Si bien Barbosa no contaba con apoyo popular, el hecho de que la oligarquía no tuviera la fuerza para lanzar su propio candidato la llevó a utilizar este subterfugio, poniendo todo su poder económico a su favor.

Inicialmente un candidato muy débil, a lo largo de la campaña de pronto contó con todo el apoyo de la prensa, órganos pertenecientes a la propia oligarquía.

Su política era simple. Atacó a la derecha, denunciándola como derecha, y atacó a los militares por el simple hecho de ser militares. Esto despertó una tendencia a la izquierda en el electorado, y ciertamente influyó decisivamente en la opinión de los marineros que tomarían parte en la Revuelta, y que hacía tiempo que estaban descontentos con el anacronismo de la política disciplinaria de la Armada. Los marineros sintieron el debilitamiento del liderazgo militar, atacado agresivamente por la campaña civilista.

La revuelta de los marineros, una manifestación de la crisis

La Revuelta, que ya tiene 112 años, estalló el 22 de noviembre de 1910. Rápidamente adquirió una enorme importancia, es un claro síntoma de debilidad, de crisis, sacando a la luz toda la complejidad de las contradicciones del régimen político.

Fue también una clara señal de la imposibilidad de una oligarquía, representativa de los sectores más atrasados​​de la economía nacional, que fracasó bajo el peso de la política de valorización especulativa del café, para poder transformar el régimen desde dentro.

La principal oligarquía que controlaba el país no permitió que esto sucediera.

El estallido de la Revuelta reveló toda la limitación del poder de la oligarquía del sur, pues, en la medida en que necesitó un gobierno más fuerte para controlar el levantamiento, se vio obligada a apoyarse en los sectores dominantes de la economía.

Desde el punto de vista del desarrollo histórico de la República Vieja, la “Revolta da Chibata” fue el resultado más claro de un progresivo debilitamiento del régimen político. Fue uno de los primeros síntomas agudos de esta crisis, y marcó los límites del propio régimen dentro del régimen político.

Tras el episodio de la Revuelta, la oligarquía cafetera pasó a tener más cuidado a la hora de realizar la campaña en torno a sus diferencias con las otras alas, pues el enfrentamiento con el electorado se volvió mucho más intenso a partir de entonces.

Tal era la profundidad de la crisis, que impactó a todo el movimiento obrero brasileño, que tuvo su último episodio de huelgas recién en 1905. 

Este movimiento resurgió durante el segundo mandato de Hermes da Fonseca, en 1912. Desde este punto de vista, la “Revolta da Chibata” fue el presagio de una generalización de las luchas contra el gobierno de Hermes da Fonseca.

Tomada por esta crisis, la oligarquía disidente aún logrará elegir al sucesor de Fonseca, pero después de eso, perderá nuevamente el control del régimen a favor de la oligarquía de São Paulo y Minas.

El año 1910 anunció una serie de acontecimientos políticos revolucionarios en todo el mundo, señalados también por la Revolución Mexicana de 1910. La acumulación de estas crisis condujo a una crisis mundial, la Primera Guerra, que a su vez condujo a la Revolución Rusa de 1917.

A partir de 1910, la crisis persistió por más tiempo que hasta entonces; desde un punto de vista histórico, la “Revolta da Chibata” se puede ubicarla como uno de los eslabones de desintegración de la República Vieja y de la movilización popular revolucionaria en el período, cuya culminación se produjo tras la crisis de 1929, a finales de la década siguiente.

Las revueltas de marineros en el mundo

No fue casualidad que esta crisis fuera anunciada por una revuelta dentro de la Armada.

Los marineros son una sección de la clase trabajadora dentro de las fuerzas armadas. Un marinero es un trabajador, mucho más trabajador que soldado, que está directamente involucrado en los conflictos. Es un operador de barcos, que funciona como una fábrica. Dentro de un buque existen una serie de funciones técnicas que son funciones de fabricación, alimentación de calderas, operación de maquinaria, mantenimiento, limpieza, manejo del buque, es esencialmente un trabajo más técnico que militar.

Vista desde un punto de vista más general, la “Revolta da Chibata” fue la primera manifestación de un gran levantamiento de la clase obrera que atravesó varias etapas en Brasil. Entre las manifestaciones más importantes de esta maduración está la Huelga General de 1917.

Desde el punto de vista de la lucha en sí, dentro del propio cuerpo militar, las revueltas de marineros no son infrecuentes. La historia registra varios episodios importantes de revueltas de marineros.

Entre las cuatro más importantes está la revuelta de marineros rusos del acorazado Potemkin en 1905, que fue encabezada por un militante del Partido Bolchevique; la revuelta de la Armada francesa, que tuvo lugar en el Mar Báltico, en 1917, que se desencadenó después de que el alto mando militar francés diera órdenes al barco de atacar a la Revolución Rusa.

Los marineros se levantan bajo la dirección de André Marty, militante del Partido Comunista Francés.

También está el levantamiento de los marineros alemanes, que marcó el comienzo de la Revolución de 1918 en Alemania; y finalmente, la “Revolta da Chibata”, en Brasil.

Estas son las cuatro grandes revueltas marineras importantes del siglo XX. Comparando estas revueltas desde un punto de vista político local más que internacional, la revuelta de los marineros brasileños fue la más importante. Esto se debe a que la “Revolta da Chibata” levantó a toda la Marina contra el régimen.

Toda la fuerza principal de la Armada de Brasil cayó en manos de los insurgentes.

En el caso del acorazado Potemkin, fue la revuelta de un solo barco, incluso el hecho de que el Potenkim fuera influyente en la Armada de Guerra del Zar, nunca se convirtió en una revuelta general, fue una revuelta importante, pero aislada de esos marineros.

La revuelta en Alemania, fue generalizada y sirvió como detonante de la Revolución Alemana. Cuando los marineros desembarcaron en la ciudad, formaron un soviet de trabajadores y soldados, y esta revuelta se extendió por toda la clase obrera alemana, pero no se apoderó de toda la armada.

La revuelta de los marineros brasileños es sólo de los marineros, pero por sí sola puso en jaque al régimen político, algo que ninguna de las otras famosas revueltas logró hacer.

Levantamientos militares en Brasil

Cuando la Armada de Brasil se levantó en Río de Janeiro, el régimen quedó en manos de los marineros. No había forma de que el gobierno hiciera algo para oponerse; el régimen político fue puesto en una situación de extrema fragilidad.

Brasil en ese momento acababa de renovar toda su flota de guerra. Una delegación de la Armada Nacional, de la que formaba parte el propio João Cândido, fue a Inglaterra para recibir un conjunto de barcos que transformaron a la Armada de Brasil en la más poderosa de América Latina. Todo el poder de esta maquinaria de guerra cayó en manos de los rebeldes y dejó al régimen indefenso.

Entre los episodios más sonados de la revuelta está que los marineros amenazaron con bombardear la capital y lo único que pudo hacer el gobierno fue capitular ante esta amenaza. Desde un punto de vista más general, esta lucha dentro de las fuerzas armadas fue crucial.

La historia brasileña ha registrado numerosas revueltas militares. La República Vieja fue marcada por decenas de estas revueltas. Entre las más importantes está la Revuelta de los Jacobinos; de los Dieciocho del Fuerte de Copacabana; la Revolución de 1924, donde todo el ejército de São Paulo se levantó contra el régimen; más allá de la propia Revolución de 1930; la Columna Prestes que recorrió casi 15 mil kilómetros en Brasil sin ser derrotada. Pero de todas las revueltas, esta de 1910 fue la de mayor impacto, porque los marineros lograron poner de rodillas a todo el régimen de la Antigua República y salir totalmente victoriosos.

Coluna Prestes

Fue la mayor revuelta militar que ha tenido Brasil en toda su historia.

Otro dato importante que merece ser destacado es que la mayoría de los levantamientos militares fueron organizados y dirigidos por oficiales de bajo rango.

Los rebeldes del fuerte de Copacabana eran tenientes que planearon la insurrección para levantar todas las guarniciones militares de Río de Janeiro, pero acabó fracasando.

La Revolución de 1924 fue dirigida por el general Isidoro Dias Lopes, comandante de las fuerzas armadas de São Paulo.

La Columna Prestes fue dirigida por oficiales de rango medio del ejército; Luis Carlos Prestes era capitán de ingeniería.

En 1930, quienes dirigieron los eventos eran tenientes de alto rango.

En 1935, con excepción de Pernambuco, el sargento Gregorio Bezerra encabezó el levantamiento.

El levantamiento del Fuerte Praia Vermelha fue dirigido por un capitán.

Como queda claro, en general, los levantamientos militares importantes en Brasil fueron levantamientos organizados por oficiales.

La “Revolta da Chibata” fue un caso único, protagonizada por simples marineros. Es por eso que fue totalmente prohibida en la historia nacional.

La lucha de los negros: capítulos secretos de la historia brasileña

Aunque todos los rebeldes en las diferentes sublevaciones han sido estigmatizados de una forma u otra, nada se compara con lo que pasó con los marineros de la “Revolta da Chibata”.

Los militares organizaron una verdadera campaña contra esta revuelta; incluso la borraron de la historia nacional.

Durante muchas décadas, especialmente durante el Estado Novo, e incluso después del golpe de 1964, la “Revolta da Chibata” fue uno de los temas más prohibidos de la historia de Brasil.

Cualquiera que se atreviera a hablar sobre el caso, o que se atreviera a escribir sobre él, era interrogado y arrestado.

Los militares y la clase dominante intentaron de manera organizada borrar la memoria de esta revuelta de la historia nacional.

João Cândido, que fue expulsado de la Marina, nunca recibió pensión.

Apenas recientemente, en 2009, el Congreso Nacional le concedió la amnistía por “traidor a la patria”, a pesar de que habían pasado cien años desde el episodio.

La revuelta de los marineros se transformó en el episodio más “maldito” de la historia de Brasil. El único equivalente de este tipo de borrado de la historia que se conoce hoy fue el episodio del Quilombo dos Palmares, que durante varios siglos fue un asunto secreto en Brasil.

La historia de Palmares sólo será recuperada en la década de 1940 por algunos historiadores, militantes del movimiento negro.

El motivo de esta prohibición fue el hecho de que el Quilombo dos Palmares se había convertido en una gran amenaza para el régimen político.

Cuando se produjo la Revolución Haitiana, un siglo después, el tema que ya estaba prohibido se convirtió en una maldición.

Decenas de historiadores se juntaron para escribir contra el Quilombo, considerando que, si el movimiento triunfaba, Brasil podía convertirse en un Haití. Muchos historiadores consideraron que el mayor mal que le podía pasar a Brasil era que los negros tomaran el control del país como sucedió en Haití.

Este fue, por lo tanto, uno de los temas más ocultos de la historia brasileña hasta la fecha y, junto a él, se encuentra la “Revolta da Chibata”.

El centro de todo este miedo fue el hecho de que la Revuelta fue organizada y dirigida, no por oficiales, sino por la población pobre, y por lo tanto, un levantamiento verdaderamente revolucionario. Cualquiera que escribiera sobre ello era perseguido, amenazado, incluso encarcelado.

La rebelión de la rebelión 

Durante la Dictadura Militar, dos periodistas buscaron al director del Museo de la Imagen y el Sonido de Río de Janeiro y aceptaron realizar la grabación clandestina de una entrevista con el ya anciano João Cândido.

Si no fuera por esta iniciativa, hoy tendríamos un conocimiento muy vago de lo que fue este levantamiento y se habría producido la victoria de los militares sobre la historia. Con él se grabó una cinta con más de diez horas de duración, de la que recién a fines de la década de 1990 se publicaron algunos fragmentos en un libro del Museo de la Imagen y el Sonido.

Edmar Morel, nacionalista vinculado al comunismo en las décadas de 1950 y 1960, realizó el trabajo inicial sobre la historiografía de la “Revolta da Chibata” por parte del régimen. Esta reacción de la Dictadura de 1964 ante el intento de rescate de la “Revolta da Chibata” tanto tiempo después de su ocurrencia es bastante significativa para comprender la profundidad de la trascendencia histórica de esta sublevación.

En la antigua Roma, la revuelta de esclavos liderada por Espartaco también se convirtió en un tema prohibido entre el régimen. Se prohibió hasta tal punto que tanto los generales que finalmente consiguieron derrotar la revuelta como los senadores romanos se negaron a realizar ningún tipo de conmemoración de la victoria, alegando que la victoria de una legión romana sobre un ejército de esclavos no era motivo de gloria o celebración, pues el esclavo era un inferior, un ser indigno de atención.

Discursos al margen, la realidad es que todo el mundo coincidía en que se trataba de un hecho sobre el que nadie quería llamar la atención. La revuelta debía ser olvidada lo antes posible, para que no volviera a ocurrir.

Se enfrentaban a un problema inherente a la existencia de la historia. Si hay un recuerdo de un evento, y siempre que este evento esté relatado en un libro, en un momento adecuado, alguien lo leerá y quizás tenga la siniestra idea de imitar exactamente lo que ya se ha hecho.

En la Edad Media, en los tiempos de la persecución ideológica de la Iglesia, los libros estaban prohibidos. Hoy, el régimen político y sus intelectuales tratan de prostituirlo todo. Abiertamente, nada está prohibido, pero tampoco nada está permitido; hay una campaña de brutal desinformación.

En el pasado, los métodos del régimen eran defender que el Quilombo dos Palmares no existía, que el negro era un ser pacífico, que consideraba la esclavitud su estado natural. Hoy, aunque nadie niega el episodio, se intenta desvirtuar su significado histórico para el presente, para la lucha del pueblo negro.

Los intelectuales vinculados al régimen político escriben que el concepto está obsoleto, que lo que realmente existe serían gradaciones de piel y nada más, que “el negro” no existe como tal, y a su vez, no habría “lucha por el negro”. Neutralizan así el hecho indiscutible de la opresión racial, que se ha convertido en un mito intelectual.

La heroica lucha de los negros

Para la población negra, la “Revolta da Chibata” aún tiene una doble importancia. Además de ser un gran levantamiento militar, también es un episodio fundamental en la lucha de los negros para acabar con la opresión.

La mayoría de los rebeldes eran negros, pero la revuelta de los marineros reveló, en la persona de João Cândido en particular, la capacidad de un negro para liderar una revuelta negra.

Una de las armas ideológicas en la lucha de la burguesía nacional, de los blancos de la clase dominante contra los negros, es la incesante propaganda de que el negro es un ser inferior, un estúpido, descerebrado, incapaz, que habría nacido para servir. porque es menos desarrollado que el blanco.

La “Revolta da Chibata” demostró todo lo contrario, tuvo un gran impacto porque desbarató este mito de manera espectacular.

En la Armada, los oficiales siempre aparecen como personas altamente calificadas. Siempre han sido un sector muy elitista de las fuerzas armadas, ya que requerían para sus actividades un alto dominio técnico sobre conocimientos navales, y más aún, para que un oficial llegue al punto de comandar una flota, necesita ser una figura ejemplar en la corporación.

Si por alguna razón era negro, tendría que ser un negro de la élite gobernante, haber asistido a la escuela de oficiales navales.

En la “Revolta da Chibata” ocurrió lo contrario. Un negro, un hombre sencillo, un trabajador, promueve una revuelta, mata a la mayoría de los oficiales que se oponen al levantamiento, controla toda la flota brasileña y comanda las operaciones de toda la flota como si fuera un almirante que hubiera participado en la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Toda la clase dominante quedó consternada por la profesionalidad mostrada por João Cândido.

Un negro, africano, negroide, que es la parte más discriminada de los negros (término utilizado anteriormente para los pueblos de África subsahariana en el contexto de un modelo ahora obsoleto donde se dividía la humanidad en diferentes razas.)

Tanto es así que se comporta y cumple perfectamente los deberes del Almirantazgo, que más tarde se haría famoso como el Almirante Negro.

Bajo el mando de João Cândido, la escuadra rebelde hace una serie de maniobras en la Bahía de Guanabara, se acerca a la costa, amenaza al gobierno, manipula a la perfección los cañones.

Fue una verdadera armada británica la que enfrentó al gobierno brasileño.

La rebelión contra la “civilización”

Esta actuación convirtió la revuelta de los marineros en un espectáculo aterrador para la burguesía. Ante esto, el gobierno no tuvo otra alternativa que ceder en todos los puntos.

Junto a los demás marineros, João Cândido dominó el país desde la Capital Federal, hecho que demostró la enorme talla de estos hombres.

También se mostraron personas educadas, sumamente civilizadas, hecho que llama la atención porque, en revueltas como esta, hechas por la población, el argumento preferido de la clase dominante es mostrar al pobre como un salvaje, destructor de todo -que de hecho es común dada la violencia de una revuelta –, pero en el caso de estos marineros, ni la prensa ni el gobierno pudieron acusarlos de nada, de ningún acto de barbarie, porque se comportaron durante la revuelta como una muy disciplinada fuerza militar sin ningún oficial de mando.

Una vez firmado el convenio con ellos, los marineros creyeron ingenuamente que el convenio se cumpliría, por lo que entregaron sus barcos y se presentaron al mando.

Todo lo que exigieron fue el fin de la brutalidad de los azotes en los barcos de la Marina.

Quienes dieron una demostración de subdesarrollo, y por el contrario, de salvajismo y barbarie, fueron los políticos y militares de la República Vieja. El gobierno no cumplió su palabra y traicionó a los marineros.

Casi todos los insurgentes fueron asesinados.

El grupo líder de la revuelta fue acusado de alta traición y sus diez líderes principales fueron arrojados a un pozo para morir.

Casi todos sucumbieron al calor y la deshidratación; solo unos pocos sobrevivieron, entre ellos el mismo João Cândido, que terminó expulsado de la Armada y con su nombre borrado de la historia nacional.

Los negros, y João Cândido en particular, aparecieron en este episodio como personas extremadamente evolucionadas. Analizando los hechos en detalle, el líder de la revuelta apareció en todo momento como el ser civilizado que en realidad fue. Incluso su ingenuidad al firmar el acuerdo solo parece humanizarlo aún más.

Los oficiales blancos de la Armada, por el contrario, aparecen como verdaderos bárbaros, como delincuentes comunes, gente cruel, bestial y pérfida que traicionó el pacto lealmente hecho con los rebeldes.

Los marineros aparecieron como personas distintas. Si los oficiales murieron en las cubiertas de los barcos, fue porque reaccionaron a la revuelta y murieron en combate. No hubo tortura ni brutalidad por parte de los marineros. Si bien estos insurgentes maltratados aparecen en la “Revolta da Chibata” como seres humanos reales, los altos funcionarios y los políticos se comportaron como animales.

Este vívido contraste en la conducta de ambos bandos fue también un símbolo de las luchas de los negros, un capítulo aparte en el episodio de la revuelta que solo engrandece al pueblo negro mientras demuestra la truculencia y la perfidia de la clase dominante.

La gran personalidad de João Cândido

Faltan algunas palabras más sobre João Cândido, que es una figura que se presta a muchas confusiones.

Era oficial de carrera de la Armada, técnico, cabo. Sabía perfectamente cómo funciona la Armada, por lo que fue un excelente comandante de la revuelta.

Era un hombre tranquilo, pacífico, no es casualidad que tomara la delantera en la revuelta.

Como muchos líderes que aparecen en la historia, no era una persona impulsiva; solo se rebelaba cuando sentía que ese era el único camino, era un soldado muy disciplinado, un hombre recto.

Al final de su vida, en la entrevista que se le realizó, quedó claro que João Cândido fue un hombre sereno, que sufrió una serie de injusticias, pero no trajo resentimientos, tuvo análisis lúcidos sobre los hechos a pesar de ser bastante anciano.

Un aspecto contradictorio de su vida sucedió después de que fue excluido de la Armada.

No era una persona política; no era como el marinero bolchevique que había encabezado la revuelta de Potemkin; no era miembro de ningún partido, ni de izquierda; era, por el contrario, un soldado de carrera, con todos los prejuicios que cualquier soldado también tenía.

Cuando fue destituido, perseguido por la Armada, empezó a sufrir todo tipo de dificultades para encontrar trabajo.

Fue ejerciendo oficios cada vez más humildes hasta convertirse en vendedor de pescado en las costas de la Bahía de Guanabara, en Río de Janeiro.

A través de sus relaciones con otros militares con los que había mantenido amistad, terminó convencido de participar en la marcha del movimiento integralista (protofascista), al que luego se sumó.

Los integralistas hablan de la presencia de João Cândido allí como una de sus realizaciones.

En esta entrevista se mostró admirador del fascismo, elogió la dictadura de 1964, habla bien de Hitler y Mussolini, a quien consideraba un hombre de pulso. 

Estas declaraciones demuestran un atraso político muy grande de su parte. Muchas personas incluso comenzaron a considerar, por estos hechos, que sería un error resaltar la importancia revolucionaria de João Cândido para la “Revolta da Chibata”.

El error de estas consideraciones, sin embargo, está en que la “Revolta da Chibata” tuvo lugar en 1910, y no fue realizada en nombre del integralismo ni de la derecha, sino por los trabajadores de la marina, y tuvo un contenido inequívocamente revolucionario. Fue un importante movimiento revolucionario contra las fuerzas armadas y el régimen político reaccionario de la República Vieja.

João Cândido fue un hombre aislado, nunca fue político, vivía a merced de los acontecimientos e interpretaba la vida política del país según la falta de conocimiento político que él mismo tenía.

Su adhesión al integralismo no fue para nada criminal, nunca fue un verdadero fascista; en realidad tuvo una concepción romántica del fascismo.

Consideró que gobiernos de este tipo podrían ser mejores que los gobiernos de fachada democrática que existían a montones en Brasil.

Los integralistas tampoco estuvieron nunca en el poder, por lo que el romanticismo del ex marino se justifica.

En el fondo, esta admiración no tiene contenido, no quiere decir que se haya convertido en un hombre sin carácter, en un opresor del pueblo.

Su posición también es perfectamente comprensible, dado que João Cândido no era un negro de clase media, sino un humilde trabajador ambulante, y el movimiento fascista siempre había buscado mantener el apoyo “plebeyo”.

Muchas personas honestas de aquellos tiempos también pensaban que Mussolini o Hitler eran defensores del pueblo. Su confusión, sin embargo, y esto es lo fundamental, no cambia en nada su importancia de la “Revolta da Chibata”.

Este cabo es una figura que se destaca en la historia nacional como una gran personalidad, y por eso pudo encabezar una revuelta de la magnitud que fue la “Revolta da Chibata”. Es una figura, por tanto, que siempre debe ser recordada y honrada.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana