ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Perú: Por detrás de la crisis del gobierno de Pedro Castillo

Perú: Por detrás de la crisis del gobierno de Pedro Castillo

Hugo Flores Del Carpio.
Perú, 27 de mayo de 2022.

Perú Libre, el partido que postuló a Pedro Castillo como candidato a la presidencia, jamás imaginó que podía ganar las elecciones. El presidente de Perú Libre (PL), Blamir Cerrón, no podía ser candidato por encontrarse con una sentencia dada por el poder judicial.

Pedro Castillo, adquirió notoriedad en el año 2018, a raíz de una huelga nacional del magisterio peruano. Él era dirigente de un sector del magisterio opositor a la dirigencia del sindicato histórico de los profesores, el Sindicato Unitario de los Trabajadores en la Educación del Perú (SUTEP).

Para las elecciones generales del 2021, en las que ganó PL con Castillo de candidato, las fuerzas de izquierda comenzaron con los esfuerzos para organizar un solo frente electoral para oponerse a la derecha. En estas conversaciones y esfuerzos también participó PL con Cerrón. Lamentablemente, tanto Cerrón como otros líderes, no concretaron su participación en el frente. Cada partido quería poner el candidato a la presidencia, entre otros desacuerdos. Aquí hay un grave problema de caudillismo. Hasta el momento de inscribir la alianza política del frente en el Jurado Nacional de Elecciones, Cerrón puso obstáculos.

El frente que se logró articular fue Juntos por el Perú (JP), con la participación del Partido Comunista Peruano (PCP), el Partido Comunista del Perú – Patria Roja (PCdelP – PR), Nuevo Perú (NP) con Verónica Mendoza, como tres de las organizaciones principales. La candidata a la presidencia por JP fue Verónica Mendoza de las filas de NP.

Perú Libre en las últimas elecciones presidenciales

PL fue solo a las elecciones, sin mayor propósito que mantener la inscripción en el Registro de Organizaciones Políticas, de lo contrario perdería la legalidad para participar en los futuros procesos electorales. 

La ley peruana exige que los partidos legalmente inscritos participen en las elecciones generales, de lo contrario pierden la inscripción. Si participan y no logran el porcentaje requerido de votos, del 5%., también pierden la inscripción.

Al proceso electoral, tanto la derecha como la izquierda se presentaron muy desunidas. Me refiero a la primera vuelta; para la segunda si se unieron ambas partes.

Durante la campaña, todos los dardos de la derecha se dirigieron contra JP y Verónica Mendoza, una estrategia sostenida sobre el anticomunismo y sus peligros. Se descuidaron de PL y lo dejaron libre de todo ataque. Con esa libertad y ante su escasez de recursos y tribuna periodística, hicieron una campaña   desde las áreas rurales y con más cercanía al pueblo.

La derecha logró bajar a Verónica Mendoza y gran parte de su electorado micro hacia PL. Cuando la derecha quiso reaccionar ya era tarde. PL, en las últimas tres semanas antes del día de las elecciones, comenzó a crecer de manera galopante, especialmente en las últimas dos. Bajaba Verónica y crecía Castillo. Ni PL lo podía creer.

La estrategia de la derecha era hacer pasar a la segunda vuelta electoral a dos de sus partidos, dejando fuera a los partidos de izquierda. No les resultó, reaccionaron muy tarde contra PL.

Perú Libre, ganó la primera vuelta electoral pero con candidatos muy poco preparados y, otros, nada preparados. Uno de ellos, era Castillo, nada preparado, ni como dirigente sindical, con falencias comunicativas. Es por eso que él no da ni entrevistas como debiera ser.

Teniendo a PL con Castillo y a Fuerza Popular (FP), con Keiko, FP es el partido del fujimorismo, las fuerzas de izquierda tuvieron que hacer un llamado a cerrar filas con PL y Castillo y cerrarle el paso a la ultraderecha representada por el fujimorismo y hasta con el apoyo de Vox de España, algunos de sus representantes llegaron a Perú. Hasta el venezolano ultraderechista  Leopoldo López vino a Perú para acompañar a Keiko en un tramo de su campaña.

En la campaña para la segunda vuelta, la derecha atizó las debilidades de PL, sus contradicciones internas, su falta de solvencia y lo ligó al terrorismo, aparte del anticomunismo desplegado.

Y por otro lado, Cerrón se endiosó. Su sectarismo afloró, desdeñó el apoyo de JP, lo limitó, creyó que podía solo. Juntos por el Perú, como todos los sectores del pueblo, se la jugaron por el triunfo de Castillo.

PL ganó las elecciones y la derecha lo acusó hasta de hacer fraude, siguió atizando sus contradicciones logrando abrir una brecha entre Castillo y Cerrón, separándolos y caían en su juego. Al desdeñar el apoyo de otras fuerzas de izquierda como JP se quedaron huérfanos de gente preparada, sin cohesión política entre presidente y partido, el arribismo, el amiguismo, el usufructo comenzaron a asomar.

La crisis de Perú Libre en el gobierno

Ahora tenemos a una mayoría en el Congreso preocupada por vacar al presidente Castillo. Allí dirigen principalmente sus esfuerzos, desestabilizan al gobierno. Y tenemos a un ejecutivo más preocupado porque no vaguen al presidente que por gobernar.

No existe un norte en el gobierno, hay desgobierno y caos en gran medida.

Castillo tiene muchas deficiencias, nada preparado, es muy limitado, no se para como un político, a pesar de que respeta la institucionalidad oficial,  ni piensa con esa mentalidad.

Hay muchos conflictos sociales en el Perú y Castillo no sabe como resolverlos. Se cambian ministros a cada momento como nunca antes ha sucedido. Hay denuncias de corrupción dentro del gobierno, alejamiento de los sectores populares, promesas que no se cumplen, se deja arrinconar por la derecha.

El Congreso no llega ni a los 18 puntos de aprobación. Las mayorías del pueblo están exigiendo que se cierre el Congreso. Hay sectores que están pidiendo que también se vaya Castillo y se llamen a elecciones generales. El descontento popular va en esa dirección, que se vayan todos, Congreso y Ejecutivo y nuevas elecciones.

Tenemos falencia de calidad en cuanto a calidad como personas y calidad como políticos, tanto en el Congreso como en el ejecutivo, con Castillo a la cabeza.

Hay una articulación internacional de lucha contra las fuerzas de izquierda, especialmente comunistas, y debemos cohesionarnos, por muy débil que sea el punto de partida para esa unidad. Dependerá de nosotros el saber fortalecerla.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana