ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Por detrás de los grandes atentados terroristas de este Siglo

Por detrás de los grandes atentados terroristas de este Siglo

11 de septiembre del 2001 y ataques a Charlie Hebdo en París Cualquier semejanza no es pura coincidencia

Los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York, ocurridos el 11 de septiembre de 2001, fueron la excusa de la extrema derecha, que controlaba los fundamentos de la “Guerra al Terror” de George Bush Jr..

Estados Unidos a principios de la década del 2000 enfrentó el agotamiento de las políticas “neoliberales”. Los monopolios buscaban nuevos mecanismos para mantener las tasas de ganancia. Francia y Alemania, que juntas constituyen el corazón del capitalismo europeo, viven una crisis de proporciones gigantescas exacerbada por la crisis del ala hegemónica a causa de las oleadas de refugiados de guerra.

Detrás del circo armado en prácticamente todos los grandes atentados están las garras de los servicios de inteligencia y de los organismos de represión al servicio de la derecha que, a su vez, es la representante natural de los intereses de los monopolios capitalistas. A pesar de la campaña histérica e idiotizante de la prensa burguesa, hay intereses reales y materiales, resultados concretos que fueron y son aplicados tras los atentados terroristas.

El imperialismo norteamericano invadió Irak en el 2003 pensando que sería un paseo. El objetivo era, poco después, invadir Irán y hacerse con el control directo de la mayor parte del petróleo de Oriente Medio. Se aprobó el Acto Patriótico en los Estados Unidos y se impuso en el mundo la aprobación de leyes antiterroristas.

El Pentágono aprobó, en 2001, la política denominada “Full Spectrum Dominance”, o dominio total del mundo por cielo, aire, tierra y ciberespacio. La mitad del presupuesto del Pentágono se destinó a la región de Asia Pacífico.

El presupuesto de la CIA y de las demás agencias “antiterroristas” fue catapultado. Finalmente, hubo gran prosperidad para el complejo industrial militar, que durante un tiempo quedó un poco estancada durante algún tiempo. El “cuento de hadas” de la “democracia” genérica mostró claros signos de agotamiento con la derrota militar estadounidense en Irak en 2007 y el colapso capitalista de 2008, impulsado por un gasto militar masivo y la derrota del Partido Republicano en las elecciones nacionales.

Francia, con Alemania detrás, era en la época exactamente el mismo propósito que Estados Unidos con, por supuesto, sus propias peculiaridades. El objetivo era participar directamente en el control de la “torta” en el Oriente Medio, lo que es incompatible con la acción militar exclusiva de los rusos e iraníes y, peor aún, con aliados como Hezbolá, la poderosa milicia libanesa y las milicias chiitas.

La farsa de los ataques del 11.09.2001

Según el registro del gobierno estadounidense, versión repetida exhaustivamente por la prensa burguesa en toda América Latina, vocera de la Casa Blanca en Brasil, 19 militantes de Al Qaeda, bajo las órdenes de Osama bin Laden, se apoderaron de cuatro aviones Boeing y, mientras escapaban de la Defensa Aérea de los Estados Unidos, lograron alcanzar el 75% de los objetivos que planeaban atacar.

Las torres 1, 2 y 7 del World Trade Center se habrían derrumbado por una falla estructural provocada por el fuego en un efecto en cadena con un piso derribando al otro.

Mientras tanto, los aviones que chocaron contra el Pentágono y el avión derribado en Shankisville, Pensilvania, se vaporizaron debido al impacto.

A pesar de todos los gastos y aparatos militares y de inteligencia, no hubo advertencias sobre estos ataques y múltiples fracasos, algo reconocido por el gobierno estadounidense, es decir, impidieron una defensa capaz de impedir el éxito del grupo nacionalista árabe.

Algunos de los hechos muy sospechosos, a pesar de que podríamos enumerar un centenar más, la mayoría de los cuales son públicos y se pueden ver en Internet.

1. El primer hecho que llama la atención es la forma en que cayeron las torres del Word Trade Center. Una forma muy similar a la explosión programada de un edificio. Además, las dos torres cayeron exactamente de la misma manera, lo que aumentó las posibilidades de que explotaran.

2. Se pulverizó el cemento de los edificios. Las escenas del ataque después de la caída de las torres. Lo que ves, y de nuevo se puede ver en las imágenes de televisión, son grandes montañas de polvo de 5 o 6 metros de altura.

3. Los canales de televisión estadounidenses grabaron testimonios de reporteros que escucharon una segunda explosión antes de que los edificios se derrumbaran.

La BBC informó erróneamente sobre el derrumbe del 7 World Trade Center.

4. Miembros de la administración Bush, como Condolezza Rice, Secretaria de Estado, y el mismo George W. Bush Jr. afirmaron que no hubo advertencias sobre los ataques y que el gobierno y el sistema de Defensa no previeron ataques de esta naturaleza. Una afirmación falsa, ya que dos años antes de los ataques del 11 de septiembre, las Fuerzas Armadas de los EE. UU. realizaron ejercicios de entrenamiento que utilizaron aviones secuestrados como armas, siendo uno de los supuestos objetivos el WTC. Fue la experiencia estadounidense a partir del ataque a Pearl Harbor.

5. Se constató que el principal hombre del servicio secreto pakistaní, el general Mohmood Ahmeed, le pidió a uno de los líderes de la causa árabe, Omar Sheikh, que le prestara 100 mil dólares a Mohammed Atta, el principal militante de al Qaeda en la lista de 19 verdugos del atentado.

6. En enero de 2001, la Administración Bush ordenó al FBI y a las agencias de inteligencia que se retiraran de las investigaciones que involucraban a la familia saudita bin Laden, incluidos dos miembros de la familia que vivían en la ciudad de Falls Church, Virginia, cerca de la sede de la CIA. En ese momento, Osama Bin Laden ya era considerado uno de los principales “terroristas” buscados por la Agencia.

La farsa de los ataques contra Charlie Hebdo

Según información oficial, difundida por la prensa burguesa, los responsables de los atentados en París (noviembre de 2015) y contra la revista Charlie Hebdo (enero de 2015), tendrían vínculos con militantes islámicos radicales que operaban en Medio Oriente.

Pero, al igual que con varios otros ataques terroristas, como los del 11 de septiembre de 2001, la evidencia que apareció en los videos parece desmentir las versiones oficiales.

En el caso Hebdo, los terroristas gritaron “¡Alá Akbar!” o “Vengadores de Mahoma” y dijeron, en buen francés, que eran miembros de Al Qaeda. Pero en vez de destruir los materiales de la Revista, que eran muy ofensivos, se dedicaron a matar gente y hasta dispararle a un policía que resultó herido en el suelo. Al no haber completado el objetivo y no mostrar interés en convertirse en mártires, los terroristas huyeron rápidamente de la policía. Estos “militantes” demostraron conocimientos militares y no iban vestidos de yihadistas, sino de comandos militares.

Los ataques contra la revista Charlie Hebdo fueron aprovechados por el Frente Nacional para impulsar una campaña contra los inmigrantes, principalmente contra los originarios de las antiguas colonias francesas en el norte de África y Medio Oriente. La nueva extrema derecha europea intenta distanciarse del fascismo “clásico”, pero basta con pasar de inmigrante islámico a judío y las diferencias son muy pequeñas.

Los atentados de París facilitaron la subida de Emmanuel Macron. Otro capítulo del atentado terrorista de Pearl Harbor, para justificar la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, el autohundimiento de un barco en la bahía de Tonkin, para justificar la entrada en la Guerra de Vietnam, en 1967, el hundimiento de un barco en La Habana, para justificar la guerra contra España a finales del siglo XIX. Y la lista de ejemplos de “ataques terroristas bien direccionados” es gigantesca.

El capitalismo en crisis está desesperado para salvarse de su mayor crisis de todos los tiempos. Es necesario entender que el cuento de hadas de la “democracia” (en abstracto) no pasa de una farsa y que la burguesía es capaz de matar a la propia madre para mantener su privilegios.

Es una guerra de clases por la sobrevivencia. Los trabajadores y las masas son empujadas cada vez más a lucha, pues la alternativa es morir de hambre o por la guerra, interna o externa.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

2 comentarios en «Por detrás de los grandes atentados terroristas de este Siglo»

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana