ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
La crisis en el gobierno argentino

La crisis en el gobierno argentino

La reciente renuncia del ministro de la Economía, Martín Guzmán, evidenció la crisis política del gobierno de Alberto Fernández que se encuentra muy presionado por la escalada de la crisis económica.

Guzmán había sido el principal negociador del reciente “acuerdo” impuesto por el FMI (Fondo Monetario Internacional).

El dólar Blue (paralelo) disparó para 270 pesos por dólar.

La deuda de Argentina ya suma el medio billón de dólares considerando sus varios componentes.

Considerando los maquillajes contables, la inflación es gigantesca, y junto con la expropiación directa vía por ejemplo el uso de recursos sociales para pagar la deuda, es la principal responsable porque los rendimientos de los trabajadores haya caído a menos de mitad de los que era antes de la “pandemia”.

La economía argentina turbinada por las materias primas agropecuarias está contra las cuerdas. El financiamiento del comercio exterior está prácticamente congelado; la fuga de capitales aumenta.

A única “salida” para la burguesía solo puede ser aumentar los ataques contra los trabajadores y las masas, lo que debe empezar por una nueva super devaluación del peso y una reedición del “Rodrigazo” de 1975, lo que implica en fuertes tarifazos y liquidación de subsidios y programas sociales.

El régimen político en su conjunto se encuentra en fuerte crisis, con el parlamento muy dividido y con pocas perspectivas de canalizar el descontento social por medio de las elecciones de octubre de 2023, muchos menos por medio de las elecciones provinciales o las Passo (elecciones primarias).

Guzmán propuso un “pacto social”, lo que incluye no solamente a la burocracia sindical de la CGT sino también a la derecha.

La nueva ministra, Silvina Batakis, sigue la misma línea de Guzmán, aunque con menos fuerza política y aún con el anuncio de objetivos que precisarían de un mago para cumplirlos: aumentar las exportaciones, revalorizar la moneda y generar más empleos.

La caída del gobierno de Alberto Fernández, con la anticipación de las elecciones general o la imposición de un gobierno provisorio, no mejor estilo europeo, es una salida muy parcial, debido a la generalización de la crisis del sistema y a la desconfianza del propio imperialismo norteamericano en las condiciones para atacar al pueblo argentino.

Las salidas para la crisis

La agudización de la crisis capitalista mundial ha aumentado su impacto sobre los pueblos latinoamericano.

Lea También

¿Qué está por detrás del aumento de la agresividad del imperialismo?

El imperialismo, principalmente el imperialismo norteamericano, precisa ir a la guerra como su “salida” preferencial para su mayor crisis de la historia. Es por esa razón que aumenta su presión sobre su patio trasero.

Los trabajadores y los pueblos deben estar alertas. A la pregunta sobre el porque aún no hay grandes movilizaciones, debemos responder que se abrió una nueva etapa con luchas apareciendo en muchos lugares.

Y muchas otras manifestaciones más, que todavia tenemos que actualizar la lista.

El volumen gigantesco acumulado de capitales ficticios/ especulativos solo aumenta, lo que genera varios efectos colaterales. El capitalismo mundial creo que una dependencia mórbida de la especulación financiera.

Es la agudización de la crisis el principal combustible de las movilizaciones populares.

Los verdaderos revolucionarios debemos prepararnos con mucha urgencia para actuar en el escenario de levantes, grandes huelgas y revoluciones. Y al mismo tiempo debemos considerar en la elaboración de nuestra política los intentos de la burguesía de superar su crisis por medio de la represión y cada vez más por medio de métodos militares.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

1 comentario en «La crisis en el gobierno argentino»

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana