ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
La especulación financiera y el aumento de los intereses

La especulación financiera y el aumento de los intereses

Con cada nueva crisis, el capitalismo obtiene un nuevo bypass cardíaco. Para el próximo período habrá un desplome de proporciones aún mayores. ¿Cuantos infartos aguantará este sistema?

La política de tasas de interés está sujeta a la especulación financiera, que hoy representa el grueso del capitalismo mundial debido a la escalada del parasitismo, principalmente por el agotamiento del llamado “neoliberalismo”.

La compra y venta de valores financieros, agrupados de diversas fuentes especulativas, es la base de los nocivos derivados financieros que hoy mueven alrededor de 25 veces el volumen total de la economía mundial real, que ya es muy parasitaria. 

Además de los derivados financieros, se establecen apuestas y contraapuestas, sobre las cuales se implementan seguros, fianzas y otros mecanismos para garantizar las ganancias de los grandes capitalistas. Estos mecanismos han transformado al mundo en una especie de casino, o “Banco Inmobiliario”, donde los especuladores siempre fracasan, pero siempre ganan, pues viven de la transferencia de recursos públicos. 

Hoy en día, ninguna gran empresa obtiene ganancias. Las ganancias provienen primero de sus divisiones financieras.

Te puede interesar:

¿Puede haber una guerra nuclear?

Cuando en 2008, la AIG, la mayor aseguradora del mundo, quebró, fueron precisamente este tipo de operaciones de apuestas y contraapuestas las que la AIG aseguró. 

Todos los mecanismos que llevaron al colapso de 2008 están ahora más activos que nunca y los estados burgueses, a su vez, se encuentran mucho más endeudados y debilitados por los billones que transfirieron para rescatar a los monopolios.

Entiende en profundidad:

¿Empresas Muy Grandes para quebrar?

Las garantías para operaciones especulativas, o “colaterales”, se basan en recompras (“repos“) o garantías de cambio, tales como bonos del Tesoro de EE. UU., bonos hipotecarios (financiamiento inmobiliario), títulos de deuda corporativa y otros valores financieros de varios tipo), que obviamente dependen directamente de las tasas de interés.

Los principales proveedores de garantías son los fondos especulativos de inversiones, las compañías de seguros, los fondos de pensiones, los bancos centrales y los fondos de reserva soberanos. 

La tasa de recompra de estos valores financieros colaterales es un indicador de la “salud” del mercado especulativo y evoluciona en línea con la tasa de ganancia de los títulos públicos.

En 2007, el mercado de bonos colaterales alcanzó los 10 billones de dólares en los Estados Unidos. 

Hoy suman aproximadamente US$ 16 billones, pero solo la Reserva Federal acumula alrededor de US$ 9 billones. Para el próximo período se espera la baja de las calificaciones de los títulos de las grandes empresas y, por ende, el repunte de la especulación financiera con los llamados “high yields”, o títulos basura.

Si no se eleva la tasa de interés, la única forma de salvar las ganancias de los monopolios será mantener programas de flexibilización cuantitativa (QE, quantitative easing), que terminarán aumentando los volúmenes de capital ficticio en poder del banco central, elevando el llamado “apalancamiento” y la necesidad para “imprimir” mayores volúmenes de dinero para pasarles a los grandes capitalistas. Tal política sólo puede conducir a la hiperinflación en condiciones de parálisis industrial.

Los mecanismos que el gobierno intenta utilizar para evitar el aumento de la inflación no son más que medidas monetaristas ultralimitadas. 

Uno de ellos involucra la expansión del programa de “recompra inversa”, que ahora mueve alrededor de US$ 500 mil millones diarios. Este programa trata de atraer dinero de fuera de los grandes bancos, como fondos, pero está lejos de lograr la reducción del volumen de capital ficticio acumulado por la Reserva Federal. 

Otra política es aumentar las ventas de bonos del gobierno que se utilizan como garantía. Quienes compran estos bonos, además de la Reserva Federal, son principalmente los gobiernos de China, Arabia Saudita, Japón, Corea del Sur y Brasil. 

El problema es que la base de la dictadura global del dólar se está debilitando, lo que aumenta la dificultad de traspasar la crisis de Estados Unidos al mundo.

El colapso financiero esperado finalmente está aquí

El sistema capitalista mundial está en un callejón sin salida y con la guerra las contradicciones escalaron a niveles muy altos. 

Con cada nueva crisis, el capitalismo obtiene un nuevo bypass cardíaco. Para el próximo período habrá un desplome de proporciones aún mayores. Esta es la base que pondrá en movimiento a la clase obrera mundial, el agente social cuya tarea histórica es derrocar al capitalismo, instaurar la propiedad social sobre los medios de producción y poner fin a la explotación del hombre por el hombre.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

1 comentario en «La especulación financiera y el aumento de los intereses»

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana