ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Y así seguimos con la cocina: se propone que órgano elegido por el Congreso redacte la nueva Constitución de Chile

Y así seguimos con la cocina: se propone que órgano elegido por el Congreso redacte la nueva Constitución de Chile

Ni la derecha en si misma se atrevió a tanto, esto pasa cuando se le deja a terceros hacer el trabajo de los pueblos organizados. Más cooptación, más mentiras, más derechización y menos cambios. En síntesis más pinochetismo.

Como si no fuese suficiente broma de mal gusto, «Amarillos por Chile» propone que sea el propio congreso el que redacte la nueva constitución.

Mientras que el oficialismo propuso: 90 miembros más 9 escaños reservados para pueblos originarios. La propuesta del Socialismo Democrático, Apruebo Dignidad y la Democracia Cristiana también contempla una comisión paritaria de 32 expertos, la cual acompañaría el proceso y comenzaría su trabajo en el mes de enero del próximo año, esto con el objetivo de elaborar un texto no vinculante sobre el cual trabajaría el futuro órgano.

Chile exigió una nueva constitución a partir de una asamblea constituyente libre y soberana y obtuvo lo mismo maquillado con palabras «progres», por ende, rechazó el proceso constituyente y la «nueva constitución» que representaba en su esencia la continuación del modelo pinochetista.

Para entender más de este punto, te invitamos a leer:
Evaluación: Chile: El “Estallido”, el Plebiscito y las tareas actuales

Ante esta situación, donde muchos creyeron en la maniobra de la burguesía. El rechazo, que en sí, es una victoria para el pueblo, ya que abre nuevamente la posibilidad de redactar desde las bases la nueva constitución, se desmovilizaron y predicaron el fracaso de Chile, dejándole total libertad al gobierno y por ende a la derecha y la burguesía de tomar el control de todo el proceso.

Así, la derecha sigue su juego, en cuanto se ha perdido el control de las manifestaciones en la calle.

La burguesía no se deprime, sigue a todo vapor para obtener sus cometidos, y es ahí donde nos encontramos hoy, ya que se discute la apertura de un nuevo proceso constituyente sin el pueblo, sin control ciudadano, sin participación vinculante, y lo más importante, más derechizado que antes.

Este momento, al contrario de lo que la mayoría piensa, es óptimo para retomar la lucha por todo aquello que nos han arrebatado como pueblos. Nuestra libertad, nuestros recursos, nuestra capacidad de obtener una vivienda digna, una salario digno, una pensión digna, una educación destinada a la formación de individuos para la vida y no para el mercado, un sistema de salud público, gratuito y universal de calidad, entre todas las otras demandas que ya conocemos a pie de la letra, pues se vienen exigiendo desde hace años.

Vivimos en la mayor crisis de la sociedad capitalista de todos los tiempos. Esto quiere decir que el gobierno tiene poca margen de maniobra y por eso quieren que nosotros paguemos el pato.

Es el momento de alzar la voz en pro de un nuevo proceso, peor esta vez a partir de una Asamblea Constituyente Libre y Soberana desarrollada a partir de cabildos, grupos, asambleas de poblaciones, donde sus representantes puedan ser electos por estos grupos y revocables.

¿Hasta cuando vamos a dejar que otros hagan la pega por nosotros?
Le toca al pueblo escribir como desea vivir.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana