ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
De la victoria de Allende el 4.9.1973 al gobierno Boric

De la victoria de Allende el 4.9.1973 al gobierno Boric

Allende oscilaba pero en varias cuestiones ayudó al movimiento de masas y a la revolución. El pagó con su vida el haberle sido fiel a sus convicciones, no como los "reformistas" de hoy que se venden a lo más reaccionario del sistema.

El día 4 de septiembre de 1970, Salvador Allende venció las elecciones en Chile con el 36% de los votos válidos para la coalición de la Unidad Popular, del cual participaron el PS (Partido Socialista), el PC (Partido Comunista) y la DC (Democracia Cristiana).

Podemos hacerle mil críticas al gobierno de Salvador Allende. Pero debemos reconocer que Allende fue un reformista serio y consecuente que realmente buscaba enfrentar al imperialismo y a la burguesía como condición de la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores y el pueblo chileno.

El gobierno de Boric ni siquiera llega a ser una caricatura del gobierno de Allende. Es parte de la política del gobierno Biden para controlar América Latina en el contexto de la agudización de la crisis capitalista en la región. Esa política, a partir de Chile, se extendió a Colombia con Petro y ahora a Brasil con Lula-Alckmin.

El gobierno Boric ha mantenido en todo lo fundamental las políticas de Sebatián Piñera, incluso la fuerte represión a las manifestaciones, por los mismos Carabineros, con el mismo jefe, el Sr. Yañez. El Wallmapu está más militarizado que nunca.

La “nueva” Constitución mantiene en todo lo fundamental las estructuras del pinochetismo y tiene como objetivo consolidar el acuerdo del 15 de noviembre de 2019 para desarmar el Estallido del 18 de octubre de 2019 a costo cero para el sistema pinochetista.

Allende oscilaba pero en varias cuestiones ayudó al movimiento de masas y a la revolución. El pagó con su vida el haberle sido fiel a sus convicciones.

Allende estuvo a mil años luz de Boric y sus amigos y aliados, que en la práctica no pasan de agentes del imperialismo norteamericano.

Allende, un reformista de verdad

La política de Allende buscaba llegar al socialismo por la “vía parlamentaria”, influenciada por el XXII Congreso del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética) y a pesar del descalabro de esa política en el sangriento golpe de estado en Indonesia de 1965.

Allende fue un reformista del capitalismo serio. Bajo su gobierno fue nacionalizado el cobre, se amplió la reforma agraria, se buscó redistribuir la riqueza social y reactivar la economía a partir de la ampliación del sector industrial.

El gobierno de Allende fue defendido por los soviéticos como ejemplo práctico de su política de “coexistencia pacífica” con el imperialismo. Los cubanos también lo apoyaron; el propio Fidel estuvo tres semanas en Chile en el año de 1971.

Si bien el gobierno de la Unidad Popular contenía el movimiento de masas e iba paulatinamente sucumbiendo a la derecha (principalmente a la DC) para conseguir mantener la “gobernabilidad” por medio de la “institucionalidad”, al mismo tiempo permitió el desarrollo de un partido revolucionario de izquierda, el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionario).

El MIR llegó a tener en torno a 30 mil militantes y 20 mil ayudistas, e impulsó una política de desarrollo de las organizaciones revolucionarias en América Latina junto con el PRT-ERP (Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo) argentino, los tupamaros uruguayos y el ELN (Ejército de Liberación Nacional) boliviano.

El MIR desarrolló los cordones industriales, las asambleas populares y cabildos, y la toma de fundos en el campo. Asimismo, buscó desarrollar la lucha del pueblo Mapuche en el sur del país.

El impulso al movimiento revolucionario era algo que el imperialismo norteamericano no podía tolerar. Principalmente en el contexto en que estaba siendo derrotado en Indochina, precisaba fortalecer el control de su patio trasero, América Latina.

El gobierno de la Unidad Popular fue duramente atacado por el imperialismo, que desde el principio buscó viabilizar el golpe de estado.

En el año de 1973, los ataques contra el gobierno de Allende se volvieron cada vez más fuertes. El asesinato del general Schneider en 1970, el comandante en jefe del Ejército, que fue substituído en el año de 1973 por el general Pratt, que acabó siendo substituido por el general Augusto Pinochet en 1973; la huelga patronal de los camioneros que paralizó la economía; la imposición de varias condicionantes de la DC sobre la Unidad Popular para mantener la “institucionalidad”.

Y como respuesta a los ataques, el propio Allende aprobó la ley del desarme y se posicionó contra armar al pueblo para contener el golpe. En vez de enfrentar a los agentes del imperialismo en las calles con el movimiento de masas, armado, el reformismo optó por la “institucionalidad”, capitulando a la derecha.

El espacio para el “reformismo” ha sido extremadamente reducido por la agudización de la crisis del capitalismo. Cada vez más queda claro que para enfrentar al capital es preciso destruir el estado burgués y expropiar al capital del control de los medios de producción. En América Latina, es necesario derrotar y expulsar al imperialismo norteamericano.

Esas tareas solo pueden ser llevadas a cabo por una revolución de masas. La tarea fundamental de los verdaderos revolucionarios en este período es agruparse por detrás del programa revolucionario y ayudar con mucha energía, a los trabajadores y al movimiento de masas a organizarse a partir de sus luchas, que hoy ya empezaron a surgir y a crecer nuevamente.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

2 comentarios en «De la victoria de Allende el 4.9.1973 al gobierno Boric»

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana