ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
La nueva escalada de la especulación financiera hace temblar el capitalismo

La nueva escalada de la especulación financiera hace temblar el capitalismo

Todo destinado al funcionamiento de un sistema que si bien produjo grandes avances se ha estancado dada su incapacidad de superar sus contradicciones las cuales nos mantienen al margen de la crisis y el hambre, en un sistema de injusticia y explotación

Los CDS (credit default swap) fueron inventados por JP Morgan Bank, en 1994, con el objetivo de especular con apuestas y contra-apuestas sobre los propios préstamos.

Las llamadas políticas “neoliberales” eliminaron la regulación del sistema financiero desde el 2001 en los Estados Unidos, durante la Administración de Allan Greenspan al frente de la Reserva Federal, el banco central.

Tras el pico histórico alcanzado durante el colapso capitalista de 2008, el volumen se redujo casi a la mitad, de 33,4 billones de dólares a 14,3 billones de dólares según el BIS (Banco de Pagos Internacionales), una especie de suprabanco mundial.

Posteriormente, se desarrollaron nuevos mecanismos especulativos, aún más parásitos. Los CDO sintéticos (obligaciones de deuda colateralizadas), una especie de garantía para operaciones especulativas, además de otros títulos especulativos, impulsaron la caída de los CDS e incluso de los CDO originales, vendiendo “protección” adicional (otros valores financieros) a los especuladores que tenían estos títulos.

Con la concentración de la crisis capitalista en el Estado burgués, se limitó la especulación con CDS, con apuestas contra el pago de la deuda pública.

En Europa, fue prohibido, lo que no impidió que escalara el endeudamiento generalizado.

El mercado de nefastos derivados financieros no sólo sigue vivo, sino que está más fuerte que nunca debido a la parálisis de la producción real.

Los SEF (swaps para ejecuciones) y las llamadas centrales de compensación se encuentran entre las nuevas estrellas de la especulación financiera.

Las transacciones entre inversores individuales fueron reemplazadas por transacciones controladas por los grandes bancos.

Casi el 96% de los derivados financieros en los Estados Unidos están controlados por solo cinco grandes bancos: JP Morgan, Citigroup, Bank of America, Goldman Sachs y Morgan Stanley.

Un centenar de grandes especuladores obtienen grandes ganancias de estas actividades altamente parasitarias.

Los bancos que los crean obtienen altas ganancias, con un promedio de 2,5% por transacción.

El gigantesco parasitismo de la economía capitalista mundial es consecuencia del propio desarrollo del capital financiero (unión del capital industrial y bancario), que es el fenómeno típico de los monopolios, alejándose cada vez más de la producción real por causa del desarrollo de la socialización de los procesos de producción, por un lado, y la concentración de la propiedad privada por el otro.

El capitalismo no funciona más. Todas sus leyes se encuentran muy tensionadas. La reproducción ampliada del capital, la obtención de ganancias, el aumento de la composición orgánica del capital parecen hacer estallar su propio funcionamiento.

La crisis capitalista representa los síntomas del parto que se viene; está siendo parido un nuevo sistema social a partir de la alta socialización de los medios de producción. Es necesario expropiar a sus grandes detentores ultra parásitos. Pero ellos cuentan con la protección del estado burgués. La tarea social de destruirlo para poder avanzar es de una revolución de masas dirigida por los trabajadores. Y el papel de los verdaderos revolucionarios es organizar y direccionar las luchas contra el capital.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana