ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Efecto Caipiriña: La candidatura Massa en Argentina

Efecto Caipiriña: La candidatura Massa en Argentina

¡De la caña al Fernet! ¡De Brasil a Argentina! ¿Que significa el llamado “Massa Presidente" levantado por Cristina Kirchner?

Después de la victoria de Lula/ Alckmin en las elecciones presidenciales en Brasil, el kirchnerismo empezó a levantar la posibilidad de la candidatura del “súper ministro de la Economía”, Sergio Massa, como cabeza de lista, para las elecciones de 2023.

El llamado “Massa Presidente” ha sido levantado por nadie menos que la propia Cristina Kirchner.

Después del atentado, Cristina salió de la defensiva en que se encontraba por los ataques de la derecha, principalmente a partir del Poder Judicial, que aún puede condenarla a 12 años de prisión por el jucio de Vialidad. 

Por ahora, el Poder Judicial está alineado con las políticas de Sergio Massa y Cristina que busca alternativas para vencer. Para vencer a la manera Lula.

La derechización del llamado “progresismo” ha sido la constante en América Latina.

Lula encabezó un “frente amplio” que incorporó hasta algunos sectores de la extrema derecha contra el Bolsonarismo.

Después de la incorporación del derechista y ex gobernador del Estado de São Paulo por cuatro períodos Geraldo Alckmin como candidato a vice, la nueva candidatura Lula/ Alckmin pasó a contar con el apoyo de los mismos golpistas que impulsaron la prisión de Lula (“el político más corrupto de todos los tiempos”) y la victoria del Bolsonarismo en 2018.

La visita a Brasil de la organizadora del golpe en Ucrania, Victoria Nuland, fue muy significativa porque como subsecretaria del Departamento de Estado no se reunió con el presidente oficial, Jair Bolsonaro, sino con Lula.

Las visitas del jefe de la CIA (Burns) y del jefe de la diplomacia (Blinken) para presionar a Bolsonaro para que aceptara “el resultado de las urnas”, así como el reconocimiento de la victoria de Lula/ Alckmin apenas 40 minutos después del anuncio del resultado oficial, también son muy reveladoras.

Pero la victoria de Lula/ Alckmin debe ser considerada como una “victoria de Pirro”. Lula ganó, pero está agarrado hasta el alma por derechistas recalcitrantes. Eso sin considerar que el Bolsonarismo pasó a controlar los tres principales estados de la Federación y, junto con otros sectores de la extrema derecha, controla el Senado y la Cámara de los Diputados.

Massa, el Lula argentino

Sergio Massa

Massa como el súper ministro de la Economía, se ha rodeado de derechistas empedernidos.

Gabriel Rubinstein es un derechista neoliberal que compondría muy bien en un gobierno de la extrema derecha encabezado por Milei. Él es el segundo en el Ministerio de Massa.

Massa ha aplicado la política del imperialismo en la Economía. Junto con la derecha aprobó las imposiciones del FMI (Fondo Monetario Internacional), funcionando, en la práctica, como un gobierno de coalición con la derecha.

Es muy probable que el suceso de la fórmula del imperialismo norteamericano en Brasil venga a ser replicada en Argentina.

En Chile, fue impuesto por el miedo de Kast. En Brasil, Lula/ Alckmin contra Bolsonaro.

En Argentina, es probable que busquen otro “cuco” para asustar a la población para que vote en la fórmula local de Lula/ Alckmin.

Los ataques contra los trabajadores y la población continúan viento en popa. Cortes en los gastos a la asistencia social del 25% al 50%. Incorporación de más trabajadores al impuesto a las ganancias. Inflación galopante y carestía de la vida. Evasión impositiva. Fuga de capitales. Venta de empresas públicas y gasto tributario que se mantiene en los 5% del PBI.

Las patronales están conforme con las políticas aplicadas por Sergio Massa. Las ganancias siguen aceptables; los dólares subsidiados les dan buenos frutos. Los trabajadores y el pueblo siguen pagando el pato, pero están controlados.

La crisis cambiaria es gigantesca, con el peso oficial valiendo la mitad del peso paralelo.

La desindustrialización avanza mientras crece la orientación a la producción de materias primas.

El “dólar soja” ha provocado un aumento de la especulación local en el mercado de materias primas alimenticias, que se le suma a la especulación financiera local. Las cerealeras hacen la fiesta, con el dólar subsidiado por el gobierno y bancado con el sudor de los trabajadores y del pueblo.

Argentina es un barril de pólvora que amenaza estallar a cualquier momento. No que sea muy diferente de Brasil o de los demás países de América Latina. Pero la agudización de la crisis en el tercer país más importante de nuestro subcontinente tiene el potencial de provocar una desestabilización generalizada.

Hoy en día la apuesta es: ¿dónde será el próximo gran estallido social?

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana