ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
¿Para adónde va la política exterior de China en relación a Taiwán?

¿Para adónde va la política exterior de China en relación a Taiwán?

La política de China es fundamentalmente defensiva, de la misma manera que lo es la de Rusia y la de todas las potencias regionales, aunque la TV basura burguesa no lo muestre así. ¿Cuáles son las colocaciones de China sobre Taiwán?

XX Congreso del PC de China

El XX Congreso del Partido Comunista de China refrendó que el gobierno inició “una importante lucha en contra del separatismo y la interferencia extranjera en Taiwán”.

Xi Xinping declaró: “Continuaremos a buscar la reunificación pacífica con la mayor sinceridad y el mayor de los esfuerzos, pero nunca prometeremos renunciar al uso de la fuerza, y nos reservamos la opción de tomar todas las medidas necesarias. Esto lo direccionamos exclusivamente contra la interferencia de fuerzas externas en apoyo a los pocos separatistas que buscan la “independencia de Taiwán” y sus actividades separatistas; no las direccionamos de ningún modo contra nuestros compatriotas de Taiwán.

La reacción del secretario del Departamento de Estado norteamericano, Antony Blinken, fue inmediata: China decidió realizar la reunificación con Taiwán en tiempo “mucho más rápido” de lo que se pensaba.

China considera la cuestión de Taiwán como interna y eso fue refrendado en los acuerdos realizados entre Mao Tse Tung y Richard Nixon que llevaron a la entrada de la República Popular China en las Naciones Unidas y a la salida de la República China de Taiwán.

El imperialismo norteamericano abandonó esos acuerdos porque precisa aumentar el control del mundo, conforme la crisis capitalista avanza y las ganancias caen.

La política del gobierno Chino seguirá siendo “un país, dos sistemas”, como “el mejor mecanismo institucional para Hong Kong y Macau y debe ser respetado a largo plazo.” Ambos “gozan de mucha autonomía” y son “administrados por patriotas”, pero Xi prometió aumentar su integración a las estrategias nacionales.

Junto con la cuestión de Taiwán, la crisis política en Hong Kong ahora se encuentra controlada: “ahora es administrado por patriotas, haciéndolo un lugar mejor”, después de que casi se volvió un caos en 2019.

En el caso de Xinjiang, la salida es la industrialización de la Provincia dentro de la Nueva Ruta de la Seda, con enfrentamiento básicamente militar a la desestabilización establecida por el imperialismo.

La “salida” del imperialismo para sus mayor crisis de todos los tiempos es la guerra y de hecho solo puede ser la guerra. Precisa librarse de los volúmenes gigantescos de capitales ficticios, que solo siguen aumentando. Precisa mantener las ganancias de las super grandes empresas. Y principalmente, precisa contener las revueltas y las revoluciones, para lo cual los estados de sitios y las cortes marciales le vendrían como anillo al dedo.

La cuestión de Taiwán en este momento ayuda a mantener en actividad el complejo industrial militar y a insuflar las contradicciones en el Mar del Sur de China, que es uno de los grandes focos de la guerra.

La política de China es fundamentalmente defensiva, de la misma manera que lo es la de Rusia y la de todas las potencias regionales.

Las contradicciones inter-capitalistas siguen aumentando a todo vapor conforme la crisis capitalista aumenta.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana