ArabicBasqueBelarusianCatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
La gran burbuja financiera que estallará

La gran burbuja financiera que estallará

¿Estamos en medio de una burbuja inmobiliaria? ¿Como nos afectaría si estallara la burbuja financiera? ¿Cuando mejorará la economía? ¿El capitalismo tiene un plan para la crisis?

Parte de la especulación financiera en el mercado financiero mundial está relacionada con el alto precio de las acciones.

El recalentamiento de la bolsa de valores en el mundo se debe a la carrera provocada por el exceso de capital ficticio que existe en el mercado mundial. Al mismo tiempo, las tasas de interés en Estados Unidos aumentaron, por tercera vez 

Las burbujas financieras ponen la perspectiva de la agudización de la crisis capitalista mundial en rápida evolución hacia una crisis de enormes proporciones que se marca para el próximo período.

Hay muchísimos síntomas. Uno de ellos, que fue denunciado por varios desde diciembre del año pasado, a un rango de 3% a 3,25%. Esta es una novedad para una economía que ha tenido una tasa de interés de casi 0% durante más de 10 años y representa un punto muy importante para las grandes empresas que operan en Estados Unidos. Dependen visceralmente de los préstamos de la Reserva Federal, que es el banco central de los Estados Unidos.

Las grandes empresas han comprado billones en acciones, deuda y otros valores que emiten y que se han ido pudriendo a medida que las propias empresas han entrado en crisis, y que el gobierno, a través de la Reserva Federal, ha ido comprando a su valor total, cuando estaba en el mercado. valían entre el 10% y el 30% de esa cantidad. Así, fue acumulando un volumen gigantesco de bonos chatarra que actualmente suman más de US$ 9 billones.

Existe un mercado especulativo de billones de dólares, relacionado con los bonos chatarra, que mueve alrededor de US$ 10 billones al año. Las tasas de compensación cayeron del 15% en su punto máximo en 2013 a menos del 4% y ahora volvieron a disparar en pleno auge de la crisis capitalista. Esta es la verdadera razón de la subida de tipos de interés. Pero debido a las contradicciones del capitalismo moribundo, una “solución” conlleva otros problemas graves.

El vale todo de la desregulación

Donald Trump nombró responsable de la FDIC, la agencia reguladora de los depósitos bancarios, a James Clinger, un ultraconservador totalmente opuesto a la ley Dodd-Frank, el congresista que dio su nombre a la Enmienda que lleva su nombre y que estableció un cierta regulación del sistema financiero estadounidense tras el colapso capitalista de 2008. La misma política se mantuvo en el gobierno Biden.

El gran capital está desesperado en un intento de contener la rápida caída de la tasa de ganancia. Según The Economist Magazine, que funciona como una especie de observatorio del imperialismo, esta caída fue del 25% entre el 2012 y 2017, y de 2019 para acá ha empeorado mucho más.

El gran capital ya no es capaz de extraer ganancias de una manera “normal” en el sentido capitalista de la palabra, como invertir en una fábrica. Ahora les resulta difícil sacar beneficios incluso de la especulación financiera, excepto con la especulación “salvaje”, principalmente con los nefastos derivados financieros y sin regulación alguna.

Los cinco principales bancos de EE. UU. poseen aproximadamente US$ 450 billones en valor nominal de derivados financieros.

La inevitable caída de las tasas de ganancia

La especulación financiera representa el corazón de la economía capitalista ultraparásita actual.

La crisis capitalista mundial de 1974 puso una lápida en la obtención de ganancias de las actividades productivas. La caída de la tasa de ganancia se aceleró.

Las leyes analizadas por Karl Marx, en el libro El Capital, comenzaron a actuar con máxima intensidad: la búsqueda de la ganancia a toda costa, la superexplotación de los trabajadores, la tendencia a la caída de las tasas de ganancia, esto último a pesar de los mecanismos ultra depredadores para contenerlo.

El llamado “neoliberalismo” se basó en la entrada al mercado de cientos de millones de trabajadores asiáticos, sometidos a condiciones laborales de semiesclavitud, y la entrega de las empresas públicas y el grueso de los recursos de la sociedad a los capitalistas. De esta manera, la especulación financiera alcanzó niveles nunca antes imaginados. Los nefastos derivados financieros por sí solos suman más de veinte veces el monto de la economía mundial y han convertido al mundo en un verdadero casino de apuestas y contra-apuestas.

El “neoliberalismo” colapsó definitivamente con la bancarrota capitalista de 2008. Ante la imposibilidad de elaborar una nueva política, por el tremendo parasitismo, la economía sigue funcionando básicamente sobre la especulación financiera, lo que implica operaciones de apuestas y contra-apuestas para garantizar a los capitalistas ‘ganancias.

Las propias reglas contables, denominadas SFAS-140, consideran el “full book netting”, lo que significa que los riesgos de una empresa son descontados por la otra, en una operación similar al descuento de impuestos en las transacciones interestatales en la contabilidad de gobiernos federados. En realidad, se trata de una operación suicida, kamikaze, que solo se sustenta en la premisa de que no habrá una quiebra masiva como la que se inició en 2008. O, lo que es más probable, es por falta de una política alternativa.

El problema que se plantea es que los mismos mecanismos que llevaron al colapso capitalista de 2008 están ahora en pleno funcionamiento, con mucha mayor intensidad, debido a la paralización de la economía y al gigantesco endeudamiento del estado burgués.

COMPARTIR:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

2 comentarios en «La gran burbuja financiera que estallará»

Deja un comentario

Plataforma Latino Americana